Aunque han pasado ya dos años del inicio del pandemia de COVID-19, hay historias a su alrededor que nos siguen sorprendiendo; tal es el caso de un hombre que escapó del Hospital General Regional No. 220 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ubicado en Toluca, donde recibía atención médica.

El sujeto salió del centro de salud descalzo, con una bata color verde y sin usar cubrebocas, además que aún portaba el catéter del suero en el brazo. Las fotografías que se han hecho virales en redes sociales lo muestran pisando el pavimento en medio del tránsito.

Un video deja ver el momento en que el hombre intentó abordar una unidad de transporte público, pero personal de seguridad privada se lo impidió para evitar posibles contagios.

“Ya me quiero ir, no quiero estar aquí, no te metas, voy a tomar un taxi, me voy a mi casa”, señaló en tono molesto el paciente.

Confirman la historia

Por medio de una tarjeta informativa, el IMSS Estado de México confirmó que el sujeto de 60 años fue ingresado por un diagnóstico coronario agudo y también dio positivo al coronavirus SARS-CoV-2 el pasado 25 de noviembre.

Un día después, el hombre manifestó su intención de irse y se comportó de manera agresiva contra el personal médico, de enfermería y seguridad de la institución.

Lee también: Oxford busca voluntarios para exponerlos al COVID y estudiar su respuesta inmune

El área de Trabajo Social contactó al familiar responsable del hombre, quien manifestó su interés para que siguiera recibiendo la atención médica.

Pero el paciente se negó y salió del hospital acompañado del personal de seguridad y equipo multidisciplinario para ayudarlo.

Ante esta situación, los familiares del hombre se vieron obligados a respaldar su solicitud de alta voluntaria, la cual tramitó finalmente para retirarse a su casa.

IMSS actuó de manera correcta

Luego que el caso se hizo viral, el IMSS señaló que en todo momento actuó conforme a los protocolos médicos y de seguridad, pues se le hizo saber al paciente los riesgos de su decisión y no se le dejó solo cuando abandonó el hospital.

El Instituto señaló que en todo momento se buscó garantizar la integridad, seguridad y el bienestar del derechohabiente y las personas a su alrededor.