Un juez federal ordenó la liberación de Emilio Lozoya Austin, ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), por el caso Agronitrogenados; sin embargo, no será puesto en libertad pues también está preso por el escándalo de corrupción de la empresa Odebrecht.

De esta manera, al exfuncionario del sexenio de Enrique Peña Nieto le fue colocado un brazalete tras permanecer tres meses en prisión preventiva justificada en el Reclusorio Norte, por presuntamente haber comprado a sobreprecio la planta chatarra de Agronitrogenados a la empresa Altos Hornos de México.

Ante esta situación, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR), las partes acusadores en el caso, apelaron la resolución del juez que emitió este viernes 21 de enero.

Aunque el juez resolvió ejecutar de inmediato la determinación e informar en un plazo de 24 horas de su cumplimiento, Lozoya Austin no saldrá de la cárcel hasta que también se resuelva el tema Odebrecht.

Cabe recordar que el ex director general de Pemex está acusado de recibir sobornos millonarios de la constructora brasileña a cambio de contratos preferenciales durante el pasado sexenio.

El propio Lozoya ha señalado en su denuncia que dicho dinero se utilizó, a su vez, para sobornar a legisladores de diferentes partidos para que aprobaran las llamadas reformas estructurales, especialmente la de materia energética.

Aunque originalmente, el exfuncionario gozaba de su libertad tras ser extraditado de España en julio de 2020 y aceptar colaborar con la FGR, al no prosperar ninguna de sus denuncias, la dependencia federal solicitó la prisión preventiva en su contra, así como una pena de 39 años.

Lee también: FGR pide 15 años más de cárcel para Lozoya por Agronitrogenados; sumaría 54 años

Fue el pasado 3 de noviembre que el juez Artemio Zuñiga impuso la prisión justificada contra Lozoya, pues este cuenta con los recursos necesarios para fugarse, tiene diferentes domicilios y una red de contactos de alto perfil.

La caída de Lozoya comenzó luego que la periodista Lourdes Mendoza difundió fotografías de él cenando en el lujoso restaurante Hunan, ubicado en la colonia Lomas de Chapultepec; lo que provocó indignación en la sociedad.