¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

CASINEROS

Operan con permiso ‘fantasma’

Hugo Gutiérrez

Los centros de apuestas Hollywood, Foliatti y Crown Cumbres abren sus puertas diariamente aunque no cuentan con permiso de la Secretaría de Gobernación.

Y es que la compañía Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua (Comenchi), la misma que está involucrada en la acusación del Ayuntamiento de Monterrey por falsificar un permiso de uso del suelo para el Foliatti, trabajó sistemáticamente para rentar a los casinos un supuesto permiso de Segob.

Una presunta autorización que apareció de repente, como por arte de magia.


Abr 1, 2013
Lectura 7 min

A raíz del operativo, los socios de casinos trataron de obtener una suspensión de amparo para operar

Los operadores del casino que funciona con el presunto permiso de Comenchi habrían falsificado la firma de José Garza Gallardo

Los centros de apuestas Hollywood, Foliatti y Crown Cumbres abren sus puertas diariamente aunque no cuentan con permiso de la Secretaría de Gobernación.

Y es que la compañía Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua (Comenchi), la misma que está involucrada en la acusación del Ayuntamiento de Monterrey por falsificar un permiso de uso del suelo para el Foliatti, trabajó sistemáticamente para rentar a los casinos un supuesto permiso de Segob.

Una presunta autorización que apareció de repente, como por arte de magia.

Un permiso que nunca existió en los archivos de la Secretaría, pero que debido a la orden de un juez federal, ésta tuvo que ingresar a la empresa a su sistema como permisionaria.

Es decir, en la Secretaría no existen antecedentes de que Comenchi solicitara la autorización y que Segob recibiera papelería para tal efecto en el año 2005, cuando supuestamente fue otorgado dicho permiso. 

Incluso la Secretaría de Gobernación hasta emprendió un proceso jurídico contra esta resolución y contra el exfuncionario de Gobernación que presuntamente firmó la autorización: Manuel Ignacio Fierro Evans, titular de la Unidad de Gobierno de Segob en el 2005.

Pero por la orden de un juez federal, Segob se vio obligada a ceder.

Entonces la compañía Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua, S.A. de C.V., con fecha de constitución del 21 de enero de 2005, opera con el supuesto permiso GAJS/SCEVF/P-08/2005, para 60 centros de apuestas remotas, con 60 salas de sorteos de números y captación de apuestas vía Internet.

Supuesta autorización con una vigencia de 25 años, del 28 de noviembre de 2005 al 28 de noviembre de 2030.

No importó que la Secretaría de Gobernación declarara falso ese permiso de la empresa Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua S.A. de C.V.

Tampoco, que detrás de esa supuesta autorización estuvieran exfuncionarios de Gobernación acusados de de corruptos. 

Un magistrado amparó a esta compañía en Puebla.

La próspera empresa con establecimientos en varias ciudades del país, tiene siete centros de apuestas entre Monterrey, Allende, Montemorelos y Linares.

Aunque Gobernación denunció que el permiso con el que puede operar hasta 60 centros de apuestas es apócrifo, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal de Puebla resolvió el 9 de agosto de 2012 que el permiso es válido.

Y resolvió así porque así lo testificó el ex titular de la Unidad de Gobierno de Segob, Manuel Ignacio Fierro Evans, durante un juicio previo.

Proceso en el que la misma Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua litigó contra el Municipio de Linares, Nuevo León, que le había negado establecerse.

Pero Fierro Evans testificó así porque está detrás de ese y otros supuestos permisos otorgados en condiciones extrañas.

De hecho, Fierro Evans fue destituido e inhabilitado para el servicio público en 2007.

Y en 2012 la Procuraduría General de la República lo acusó de autorizar “criterios de excepción” que permitieron la operación del trágico Casino Royale, pero un magistrado federal negó la orden de aprehensión contra este personaje por supuestas fallas técnicas del Ministerio Público.

Hasta antes de la sentencia del tribunal en Puebla que amparó a los negocios dando como válida la autorización, Gobernación no publicaba a esta empresa en la lista de permisionarios que difunde por Internet, pero ahora lo tuvo que hacer.

En la empresa aparecen como socios Marco Antonio Ayala Anzaldúa y Antonio Ochoa Garza.

Acusación 
de falsificadores

 Esta extraña y supuesta autorización con la que abren varios casinos en Nuevo León se suma a la acusación de falsificación que hizo el Municipio regio contra los operadores del Foliatti de la Pulga Mitras, en la avenida Fidel Velázquez.

Según el Ayuntamiento, los operadores del casino que funciona con el presunto permiso de Comenchi habrían falsificado la firma de José Garza Gallardo, secretario de Desarrollo Urbano y Ecología de Monterrey durante la gestión del exalcalde Adalberto Madero.

Garza Gallardo rechazó haber firmado el instructivo que la defensa del casino Foliatti mostró en su juicio de amparo como permiso municipal de uso de suelo para operar el casino en la Pulga Mitras.

Aceptó haber autorizado durante el año que estuvo a cargo de la dependencia municipal entre cinco o seis licencias de uso de suelo para casinos, pero se desligó de la supuesta autorización al casino Foliatti.

Todo esto, luego de que el 27 de febrero el Ayuntamiento de Monterrey puso la muestra a los municipios del área metropolitana, como alguna vez lo hizo ya Mauricio Fernández en San Pedro.

Y el Municipio regio cerró de manera consecutiva 10 casinos que carecen de licencias municipales.

La administración a cargo de la alcaldesa Margarita Arellanes efectuó un análisis a los expedientes de los centros de apuestas y detectó la falta de licencias de uso del suelo para operar.

Como resultado de las auditorías, funcionarios del Ayuntamiento clausuraron 10 casinos y a dos más que ya estaban cerrados les colocaron sellos de clausura.

El operativo sorpresa se efectuó por inspectores de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología municipal (SEDUE), a cargo de Brenda Sánchez.

Y fue auxiliado por elementos del Ejército, la Marina y la Policía Regia.

Los casinos clausurados fueron el Foliatti, en la colonia Mitras Norte, las sucursales del Yak en Plaza Cumbres y Valle Oriente, y el Crystal Palace, ubicado en la avenida Revolución.

También se suspendieron tres sucursales del Caliente, ubicados en las avenidas Gonzalitos, Eugenio Garza Sada y Lázaro Cárdenas, así como el Casino 909, localizado sobre Constitución.

Además el Crystal Palace de Revolución, el California Palace de la colonia Regina y el Miravalle Palace.

La Isla del Tesoro y el Golden, ambos ubicados en Plaza La Silla, también fueron suspendidos por los inspectores de la SEDUE.

Estos dos últimos fueron los únicos casinos que ya estaban cerrados al momento del operativo.

A raíz del operativo, los socios de casinos trataron de obtener una suspensión provisional de amparo para continuar operando.

Entre ellos, el Miravalle Palace buscó la protección de la justicia federal contra el acto de la autoridad municipal, pero no consiguió la suspensión.

También lo intentó el Foliatti, ubicado en la Pulga Mitras, pero cuando recibió la suspensión del Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, el Ayuntamiento solicitó la ayuda de Protección Civil del Estado y volvió a colocar la clausura.

El argumento del nuevo cierre fue que el recinto, ubicado en cuatro pisos y con más de mil máquinas de juego, no cumple con las medidas de seguridad.

Pero además, en este caso el Municipio demandó penalmente por la falsificación de la firma del permiso de uso del suelo.

Comentarios