En tres ocasiones Georgina Kary Santiago Gatica, Jefa de la Unidad de Competencia Económica del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y encargada de analizar y presentar un proyecto de resolución de la fusión Disney-FOX ante el Pleno del IFT, solicitó a la Secretaría de la Función Pública (SFP) no hacer pública su información relativa a posibles conflictos de interés.

El problema se agrava cuando los representantes legales de los gigantes del entretenimiento, Ernesto Estrada y Eduardo Pérez Motta, se desempeñaron como comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y, como presidente la extinta Comisión Federal de Competencia (Cofeco, ahora Cofece), respectivamente. Los tres funcionarios coincidieron durante varios años en la Cofeco.

Según documentos en poder de Reporte Índigo, los cuales fueron capturados directamente por Santiago Gatica en el sistema “declaraNetplus” –cumpliendo su obligación de presentar declaración patrimonial-, manifestó a la Secretaría de la Función Pública, no estar de acuerdo en hacer público su posible conflicto de interés.


Adicionalmente, algunas declaraciones patrimoniales anteriores de Georgina Santiago fueron presentadas de manera extemporánea. En su paso por la Secretaría de Economía, donde colaboró hasta el año 2013, se registra que el testimonio inicial y de conclusión, fue presentado hasta el 1 de julio de 2015 y el 29 de mayo de 2018, cuando ya se desempeñaba en el IFT

De acuerdo a lo establecido en la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, Ley que aplicaba en el momento que entró Georgina Santiago al IFT, debió realizar sus declaraciones patrimoniales a los 60 días naturales después del ingreso y conclusión del encargo.

En el mismo sitio, se puede corroborar que el hoy representante para la fusión Disney-Fox, Ernesto Estrada, al dejar su encargo como Comisionado del IFT, también pidió que no se hiciera público su posible conflicto de interés.

Según el abogado Gerardo Soria, experto en telecomunicaciones y competencia económica, “un servidor público encargado de analizar asuntos de competencia, como lo es la fusión Disney-Fox, no solo debe apegar su actuar a la Ley General de Responsabilidades y al Código de Conducta del IFT, sino también a la Ley Federal de Competencia Económica y al Código Federal de Procedimientos Civiles”.

En el pleno de la Cámara de Diputados, José Gerardo Fernández Noroña alertó por un posible conflicto de interés en la fusión, por la relación entre los representantes de Disney-Fox (Eduardo Pérez Motta y Ernesto Estrada) con Georgina Santiago.


El legislador además señaló que en el pasado Santiago se vio beneficiada con un contrato por asignación directa en Pemex otorgado por Estrada

El diputado dijo que no sólo puede existir en la fusión “conflicto de intereses, sino posibles actos de corrupción detrás del proceso”.