Stephen Kiprotich corrió los 42 kilómetros de la maratón en dos horas con ocho minutos en los Juegos Olímpicos de Londres.

En México los diputados discutieron ayer casi el mismo tiempo un punto de acuerdo sobre la actuación de la delegación mexicana en las Olimpiadas.

Muy pocos minutos menos de lo que hizo el atleta de Uganda corriendo sin parar fue el tiempo que los legisladores cruzaron acusaciones sobre los cuestionables resultados y la dependencia que tiene que ser la responsable.

Y es que las siete medallas que ganó México no fueron suficientes para los priistas y querían dejarlo claro.

Lo que originalmente sería un punto de acuerdo para felicitar a los ganadores de medallas terminó en una competencia de conocimiento de la Constitución y las leyes.

La segunda comisión de la permanente quería emitir una felicitación a todos los atletas que ganaron medalla por lo que el diputado del PRI, Humberto Benítez, pidió que se agregara una solicitud para que la Comisión Nacional del Deporte diera un informe “autocrítico” ya que los resultados dejaban mucho que desear.

La sola petición de este tema desató la larga discusión. 

“Lamento las expresiones del diputado Benítez porque son mezquinas”, lanzó el diputado panista Arturo García Portillo. El legislador sintió que lo del priista dijo era una afrenta al gobierno de Felipe Calderón.

Y así, salió a relucir aquel que todos los priistas defienden: Enrique Peña Nieto.

“Nunca en el Estado de México han pedido a su gobierno, a Enrique Peña Nieto o a Arturo Montiel un informe autocrítico de por qué obtienen el quinto lugar en la olimpíada juvenil, que es la fuente de los atletas nacionales de alto rendimiento”, fue el contraataque panista de García Portillo.

“Está usted totalmente equivocado”, fue la respuesta del priista.

El ambiente subió de tono. Los panistas responsabilizaron al Comité Olímpico Mexicano, no a la SEP.

“Retiro lo de autocrítico”, fue una segunda propuesta de Benítez. El objetivo era no politizar el tema, pero ya estaba muy politizado y no había marcha atrás. 

El petista Jaime Cárdenas les advirtió que si no se incluía la petición de un informe que él se abstendría de votar.

Ante esto diputados y senadores convinieron en que el informe “autocrítico” se hiciera en un punto de acuerdo por separado para que la felicitación no se mezclara con el asunto.

Así que habrá felicitación por un lado, y exigir las causas por los resultados tan pobres por el otro. Es un acto de gentileza legislativa como lo dijo un diputado.

En ese momento iniciaron la redacción y la aprobación.

Llovieron propuestas para la redacción. Todas confusas. La reunión ya tenía tintes de comedia y todavía la senadora Adriana González pidió que en el informe se incluyera a los juegos olímpicos de invierno del 2010. Sí, los de hace dos años. La persona encargada de redactar el punto de acuerdo no sabía escribir Vancouver.

El resultado fue un laberíntico punto de acuerdo, fruto de la negociación y el oficio político de los diputados y senadores que querían, como propuesta original, felicitar a los medallistas olímpicos.