“Y claro que hay un interés social y también un interés comercial, que es darle movimiento a esta zona de Valle Oriente”

Eugenio Alanís

Director de Imagen y Mercadotecnia de Grupo Inmobiliario Monterrey.

Ante la serie de problemas entre la administración de Mauricio Fernández y el Club Avispones surgió una opción que podría solucionar temporalmente el conflicto.

Y es que el Grupo Inmobiliario Monterrey ofreció un terreno de aproximadamente una hectárea, y además la instalación de un campo polivalente.

El campo sería instalado con pasto artificial  y gradería que estaría en el extremo oriente de la cancha, que correría de sur a norte. 

Para la construcción del campo el Grupo abrió la puerta para que empresas con responsabilidad social participen como patrocinadores.

Eugenio Alanís, director de Imagen y Mercadotecnia del Grupo Inmobiliario, explicó que la idea también es darle vida a ese sector de Valle Oriente, donde por la noche hay poco movimiento.

“Y claro que hay un interés social y también un interés comercial, que es darle movimiento a esta zona de Valle Oriente.

“Porque en la parte de enffrente habrá una plaza cultural con locales de pintura, danza, librerías”.

La inversión en el campo podría ser de unos 4 o 5 millones de pesos.

Además de patrocinadores, el capital puede llegar con la utilización del campo para otro tipo de eventos.

El interés del Club Avispones  por aceptar la oferta y jugar en esa cancha de Valle Oriente está siendo considerado por la directiva, que también debe evaluar la situación jurídica del amparo que solicitó ante un Juez de Distrito.

Y es que está pendiente la resolución judicial de esa instancia, que de ser favorable para el club, quizás podría continuar en el campo de Fuentes del Valle.

Campo donde el club ha construido infraestructura de juego desde hace unos 40 años, cuando empezó a jugar en el sector.

Esta alternativa que ofrece Grupo Inmobiliario Monterrey también tiene otra ventaja contra el ofrecimiento que hizo el Municipio de San Pedro.

Se trata de la seguridad, porque el campo que propone el Ayuntamiento está en Santa Catarina, no dentro de San Pedro.

Y esa ubicación ha provocado que los padres de los jugadores no estén de acuerdo en trasladarse hasta el municipio vecino.

Toda esta polémica surgió cuando de manera sorpresiva el alcalde Fernández anunció el pasado 6 de marzo los proyectos de interconexión de las avenidas Lázaro Cárdenas y Morones Prieto.

Que estarían conectados a través del arroyo El Capitán.

También anunció la integración de los parques de Calzada San Pedro y Calzada del Valle.

Pero hay dos obstáculos que se interponen en los planes de Fernández: los predios ocupados por los clubes de futbol americano Avispones y Pumas, donde se proyecta la construcción de la Fuente de las Cascadas y el Jardín del Desierto Mexicano, respectivamente.

El municipio otorgó en 1968 un comodato del predio que ocupa el Club Avispones y que venció en 2001.

El Club obtuvo del Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, a cargo del juez Javier Rubén Lozano Martínez, una suspensión provisional de amparo para evitar que el municipio lo desalojara de sus instalaciones.

Esa suspensión fue concedida el 12 de marzo.

La protección se consignó en el juicio de amparo 163/2012, promovido por el Club y se fijó la audiencia constitucional para el 16 de abril.

Dos días después de que se dio a conocer la medida, Fernández advirtió que le “partiría la madre” al presidente del Club, Óscar Ramos, o a quien quisiera adueñarse del predio. 

“Se quiere robar los terrenos, le voy a partir la madre”, sentenció el munícipe.

Representantes de los clubes se reunieron con el alcalde el 23 de marzo para tratar de llegar a un acuerdo y evitar el desalojo.

Sin embargo, cinco días después Fernández informó que desalojaría de sus respectivas canchas a los clubes Avispones y Pumas para el mes de junio.

Fernández anunció el 17 de abril, un día después de la audiencia constitucional, que promovió una demanda penal ante la PGR contra Ramos por falsear información durante el amparo que presentó contra el desalojo del Club.

Mientras Fernández demanda penalmente a un promotor del deporte, omitió la misma acción contra los cinco ex funcionarios municipales que ilegalmente otorgaron la licencia de uso de suelo y el permiso de construcción para la sucursal de Walmart ubicada sobre la avenida Gómez Morín.

El pasado 13 de mayo, vecinos de la colonia Fuentes del Valle entregaron a Fernández los resultados de una consulta en la que cerca de 300 vecinos respaldaron la reubicación del Club Avispones, debido a las molestias que generan.

Fernández ha propuesto que el Club sea reubicado sobre el boulevard Díaz Ordaz, después de 44 años de permanecer en Fuentes del Valle, pero los padres de familia y el director Ramos se oponen.

Por todo esto es que la alterrnativa que ofrece el Grupo Inmobiliario Monterrey puede ser la mejor manera de concluir con el conflicto. El Club resolverá en un mes si acepta.