Tras el lanzamiento de un nuevo misil por parte de Corea del Norte, el presidente estadounidense Barack Obama prometió colaborar con las Naciones Unidas para endurecer las sanciones sobre el país, pero seguirá abierto al diálogo.

El Presidente de Estados Unidos consideró los recientes lanzamientos como “provocaciones” que violan el derecho internacional y solo sirven para alejar más a Corea del Norte del resto del mundo.

“Vamos a colaborar de manera diligente con las sanciones más recientes de la ONU. Vamos a trabajar juntos para asegurarnos de cerrar las rendijas y volverlas aún más eficaces”, dijo Obama a la prensa tras una reunión con la presidenta surcoreana Park Geun-hye.

Obama acotó que Estados Unidos no ha eliminado la posibilidad de un diálogo con Corea del Norte si ésta modifica el rumbo.

“Si (Pyongyang) está dispuesto a reconocer sus obligaciones internacionales y aplicar la desnuclearización de la península coreana, las oportunidades para que dialoguemos con ellos están vigentes. No nos interesa mantener un enfoque ofensivo hacia Corea del Norte “, dijo el mandatario.

De acuerdo con información de la Agencia AP, Corea del Norte lanzó tres misiles balísticos desde su costa oriental el lunes. El lanzamiento fue visto como una demostración de fuerza para llamar la atención de los mandatarios que visitan la región para una serie de cumbres.

Durante el fin de semana se reunió el Grupo de los 20 en China, y luego Obama viajó a Laos para participar de una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.