Nuevo León no aprende la lección y se encuentra ante una seria crisis de agua.

El estado históricamente semidesértico ha comenzado a sufrir la falta de agua en poblados al sur así como el corte en el suministro en las colonias del área metropolitana.

Lo anterior solo exhibe el mal manejo del vital líquido por parte de autoridades estatales y la propia ciudadanía además de los sectores empresariales.

Este desabasto de agua se viene arrastrando desde hace 14 años, pese a ello la falta de sensibilidad, de políticas públicas y la inexistente cultura de cuidar el agua tiene hoy al estado ante una crisis.

En 2014, una investigación de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) advirtió que las sequías, cada vez más prolongadas, en el sector metropolitano serían una amenaza real para agotar las aguas subterráneas y superficiales así como las presas de la Boca, Cerro Prieto y el Cuchillo.


Las presas en el estado han comenzado a perder sus niveles del vital líquido

Tras casi 4 años de esa advertencia, el escenario se volvió realidad. Hoy las presas en Nuevo León están por debajo de su nivel óptimo de almacenamiento.

En 2016, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) reportó que bajó en un 24 por ciento el nivel de tres embalses, mismo caso ocurrió en 2017 cuando se informó que las presas Cierro Prieto y La Boca perdieron un 18 por ciento de su capacidad mientras que la de El Cuchillo perdió un 10 por ciento.

Alfredo González, exdirector de Estudios de Programa y Proyectos de la Conagua, dijo que la crisis de agua en Nuevo León es un problema muy serio que ha sido minimizado no solo por el actual gobierno independiente encabezado por Jaime Rodríguez, también por las administraciones anteriores.

“Si esta temporada no llueve un huracán tipo Alex, el próximo año estamos aquí en Monterrey prácticamente trayendo pipas. Un problema muy serio porque las autoridades no han hecho prácticamente nada de la gestión del plan hídrico para traer agua de la presa Libertad”, agregó.

“El problema en el sur del estado que son partes áridas lo resuelven muy fácil si quieren las autoridades, pero estamos hablando que Agua y Drenaje se ha desentendido”, señaló el experto, quien participó en el proyecto hídrico de almacenamiento Cutzamala en el centro del país.

En Nuevo León existe un proyecto que podría permitir amortiguar alguna futura sequía de agua. Se trata del proyecto Monterrey VI, el cual ha sido criticado porque tiene supuestamente enfoque de negocio y un alto costo.

El plan aún está parado, a pesar de que el convenio modificatorio fue publicado en el Diario Oficial de la Federación que abre la puerta a su construcción, luego de que el gobierno estatal busca cancelarlo.

Plan hídrico, un negocio

El biólogo Antonio Hernández considera que la crisis de agua que pasa en Nuevo León tiene dos factores importantes: uno el alto consumo del elemento y el otro el desperdicio de volúmenes del vital líquido.

“Uno es la cultura del alto índice de consumo del agua y el otro, de lo crónico, hay un tema importante de la pérdida de volúmenes de agua por la mala condición de las tuberías, del sistema de distribución, ahí se pierde mucha agua”, dijo el experto.

Asegura que el Plan Hídrico 2050, hecho por el Consejo Nuevo León, que plantea traer agua del río Pánuco a través del Monterrey VI tiene un enfoque de beneficio para organismos privados.

“El planteamiento del plan hídrico dice: vamos a abrir más fuentes del agua y lo pone como prioridad, vamos a sacar pozos en la zona del Obispado, en la zona de la Huasteca y una nueva presa. No está mal, pero creo que está enfocado para negocio”, señaló Hernández.

Por su parte, el ecologista Guillermo Martínez Berlanga dijo que el problema de la crisis de agua se debe a la falta de capacidad de los encargados de Agua y Drenaje de Monterrey.


El plan Monterrey VI ha causado polémica por presuntamente tener enfoque de negocios

“El error que cometen los gobernadores en Nuevo León, empezando por ‘El Bronco’, es que en Agua y Drenaje ponen improvisados, que no tienen experiencia además de que esta dependencia se maneja con los pies”, indicó.

“No le quieren entrar a corregir las fugas que se pierde hasta en un 30 por ciento de agua potable en las tuberías obsoletas en el área metropolitana, hay unas de hace 70 años”, criticó Martínez Berlanga.

Concretar presa Libertad

El coordinador de la bancada del PRI en el Congreso local, Marco González, buscará concretar el proyecto de la presa Libertad, embalse que está contemplado en el Plan Hídrico 2050.

“Hasta el momento no hemos recibido respuestas satisfactorias a ninguno de estos temas, pese a que la crisis de abasto de agua se agrava cada vez más, en especial en cientos de comunidades del sur del estado”, indicó.

“Esperamos en este encuentro del viernes con el titular de AyD, se demuestre la visión y la voluntad de dar solución pronta y real a todos estos problemas, pues mientras tanto son miles de familias de toda la entidad y en especial del sur las que están padeciendo esta inoperancia”, dijo el diputado.

González volverá a plantear estos temas a Agua y Drenaje sobre los que, desde hace meses y a través de oficios dirigidos ha venido exigiendo explicaciones, todos relacionados con la crisis de agua en Nuevo León.