La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la Ciudad de México inicia una nueva etapa en medio de la crisis económica más grave de los últimos años y la pandemia por COVID-19.

La nueva gestión, nombrada el pasado 6 de agosto, está a cargo de Armando Zúñiga, quien tiene el reto de ayudar a los aproximadamente 2 mil agremiados de la confederación y a los empresarios en general a sortear la situación de la ciudad, principal motor económico del país.

El 12 de julio pasado, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que de abril a julio se perdieron un millón 181 mil empleos. En el mismo periodo, según cifras de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE), hubo 197 mil puestos de trabajo menos a nivel local.

Zúñiga, quien también es socio del Grupo IPS de seguridad privada, sustituye a Jesús Padilla, uno de los más importantes actores en el ramo del transporte, cuya compañía CISA opera tres líneas de Metrobús.

A nivel nacional, Coparmex ha sido una voz crítica del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.


Pero Armando Zúñiga dice que su gestión buscará el diálogo con la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, para que brinde los apoyos que hasta el momento no ha otorgado al sector empresarial

“No estamos pidiendo que se nos condonen los impuestos, solo que los difieran”, señala.

El nuevo líder gremial dice que buscará crear conciencia de las medidas sanitarias entre los socios de Coparmex para ayudar a combatir la contingencia sanitaria.

“Tal vez aún no hay los suficientes cuidados y tenemos que concientizar a la población, porque la salud tiene que ver mucho con la parte económica y la reactivación de las actividades”, menciona.

Recuperación económica, el objetivo

En el contexto económico adverso, Zúñiga plantea tres propuestas para el mediano y largo plazo: salario solidario, el apoyo mutuo y la creación de una comisión de emprendedores.

La primera propuesta, dice el representante de Coparmex, se basa en buscar el apoyo gubernamental para la implementación del salario solidario, iniciativa que a nivel nacional la confederación ha impulsado durante la contingencia sanitaria.

El salario solidario se compone de una aportación gubernamental, una del patrón y —en los rangos medios y altos de sueldos— de una contribución pasiva por el trabajador con el objetivo de que las empresas no pierdan liquidez y mantengan su plantilla laboral completa.

La segunda es la creación de una red de apoyo mutuo para que las compañías chicas, medianas y las que registran más pérdidas y sean integrantes de Coparmex puedan sostenerse en la emergencia por el COVID-19.

“Esta red busca que los que estamos en la capacidad de apoyarlas compremos sus productos y se vuelvan nuestras proveedoras con la intención de que su negocio detone”, menciona Zúñiga.

La última propuesta es crear una comisión de emprendedores dentro de Coparmex Ciudad de México con el objetivo de fomentar el establecimiento de nuevas compañías.

“Hablamos de un club de negocios, una asociación de inversionistas hacia la innovación y la tecnología”, señala.

Argumenta que existe un área de oportunidad en los sectores económicos de la innovación para fortalecer una industria que no genera más contaminación e incentiva el desarrollo económico.

“Queremos que esta comisión sea una incubadora de empresas con empleos bien pagados”, declara.

Si este proyecto tiene éxito, afirma que buscará que se replique en las otras 35 delegaciones estatales de Coparmex en el país.

“Creo que es un modelo que se puede llevar a cabo en México y también en otras organizaciones como la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo y la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos”, refiere.

Zúñiga espera que la colaboración de los empresarios y el gobierno comience a dar resultados en este 2020 y éstos se vean reflejados en la recuperación económica de la ciudad.

La gestión de Jesús Padilla en la Coparmex

El último informe de gestión de Jesús Padilla Zenteno al frente de Coparmex Ciudad de México destaca el diálogo con la administración gubernamental de Claudia Sheinbaum para el diseño de políticas públicas.

Según el documento, se lograron establecer mesas de trabajo con la STyFE para la creación del Programa Trabajo Decente.

También, Coparmex dialogó con la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) para la entrega de créditos a empresarios por motivo de la contingencia sanitaria.

De acuerdo con el documento, mantuvo vínculos con el Consejo Económico, Social y Ambiental de la CDMX, la Agencia de Protección Sanitaria, la Agencia Digital de Innovación Pública, el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y el Instituto de Verificación Administrativa.

El informe detalla que pese a la emergencia sanitaria, Coparmex añadió 70 miembros a sus filas durante 2019 y 2020.

Armando Zúñiga afirma que seguirá la ruta de su antecesor y optará por el diálogo con las autoridades capitalinas durante su presidencia que culmina en 2024.

“La confrontación no nos ayuda mucho y se pierde tiempo”, declara.

También puedes leer: Coparmex: 90% de los contratos son por adjudicación directa