Las reformas en materia laboral hacia donde se encamina el Gobierno federal prometen grandes cambios para este 2020. La desintegración de los esquemas de subcontratación (outsourcing) y la apertura de la democracia sindical son temas que desde Palacio Nacional el presidente Andrés Manuel López Obrador ha prometido consolidar durante su sexenio. Sin embargo, dentro del esquema de reestructuración que impulsa su administración, existe un elemento más discreto pero no por ello menos revolucionario para la dinámica empresarial de nuestro país: la entrada en vigor de la Norma Oficial Mexicana 035 (NOM 035).

Esta reglamentación que entró en vigor el 23 de octubre del año anterior, tiene como objetivo establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial en los espacios laborales, así como promover entornos sanos y favorables para las empresas.

Esto quiere decir que a partir de esa fecha, las empresas con más de 15 colaboradores tendrán que poner énfasis en identificar factores como violencia, depresión, ansiedad, acoso o estrés dentro de sus espacios.

Omar Nacib Estefan Fuentes, director general de Previsión Social, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), refirió que la NOM 035 obliga a las empresas a cumplir con las medidas de prevención, la identificación de los trabajadores expuestos a acontecimientos traumáticos severos y la difusión de la información necesaria para solicitar planes de control.


Claro está que, dependiendo del tipo de actividad, los factores se manifiestan de diferente manera. En algunos el problema puede ser la carga de trabajo, en otros el control o las jornadas laborales. En estricto sentido (la NOM 035) trata de cambiar el paradigma de cómo se están realizando las actividades con beneficio compartido, tanto al trabajador como para el centro de trabajo

Omar Nacib Estefan Fuentes

Director general de Previsión Social, de la STPS

De acuerdo con información de la STPS, la NOM 035 rige a todos los centros de trabajo del país. Sin embargo, las disposiciones de esta norma aplican en tres niveles de acuerdo con el número de trabajadores que laboran en el centro de trabajo.

El primero de ellos en centros de trabajo donde laboran hasta 15 personas; el segundo de entre 16 y 50 trabajadores y el tercero en espacios en donde laboran más de 50 empleados. Por lo que será obligación de cada empresa determinar en qué nivel se encuentra.

Verónica Romo González, asesora empresarial, expone que en el caso de la NOM 035 se determinó que la mejor manera para comenzar su incorporación a nuestro país sería en dos etapas.

“Lo que se estableció a nivel gubernamental fue entrar en vigor en dos etapas. La primera, que cubrió hasta el 23 de octubre de 2019, implicaba muchas medidas de prevención: poder identificar a qué estaban expuestos los trabajadores.

“En la segunda etapa (que concluye el 23 de octubre de 2020) se centrará en la identificación y análisis de los factores de riesgo psicosocial; evaluarlos y luego emprender las medidas y acciones de control”, agrega.

Para la asesora empresarial esta norma empezará a generar nuevos lineamientos para los trabajadores y empleadores de México, en apego a los estándares internacionales de salud y justicia laboral.

“La norma va muy encaminada hacia lo que se ha denominado ‘factores de riesgo psicosocial’, que tiene como principio prevenir estos riesgos latentes en cualquier centro de trabajo como son la motivación laboral, los ritmos de trabajo y sobre todo circunstancias importantes a nivel mundial como son el estrés.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que para 2020 la ansiedad será uno de los temas más importantes. Entonces hay que estar atentos sobre qué tanto la ansiedad, la depresión y otros factores pueden alterar la efectividad (en el espacio laboral) pero también la salud de las personas”, comenta.

Romo González considera que a nivel institucional la NOM 035 va a ser muy relevante pues derivará en que las personas puedan desempeñarse en mejores ambientes laborales. Asegura que eso beneficiará no solo el desarrollo económico y profesional del trabajador, sino que tendrá un impacto positivo en la salud de los mexicanos.

“Siempre el cambio genera mucha resistencia, entonces hacia donde va encaminado el coaching es en apoyar de una manera efectiva y eficiente estas transformaciones y esta adaptación tanto para el empleado como para el empleador”, añade.

Informar y difundir la NOM 035

Para Alzira Moisés Kuri, titular de la International Coach Federation (ICF), la entrada en vigor de la NOM 035 abre un espacio para que diversos actores se involucren en el acompañamiento de las empresas y su personal en la vigilancia y atención de las problemáticas psicosociales.

No obstante, es necesario emprender esfuerzos para la difusión de información relacionada con este nuevo paradigma laboral.

“Creo que es un avance desde el punto de vista laboral si lo vemos no como una herramienta de cohesión, sino de desarrollo. Creo que estamos en un momento preliminar y hay algunas dudas. Mi reflexión es que sigamos profundizando en el desarrollo de las personas dentro de las empresas”, detalló.

Desde el punto de vista de su especialidad, Alzira mencionó que si bien el coaching no tiene como propósito la transformación de políticas empresariales o seguimiento de temas administrativos propios de las áreas psicológicas o de recursos humanos, sí mencionó que se abre un espacio importante para la vigilancia y la prevención.

“Como en una parte de la norma se habla de la prevención y nosotros podemos colaborar para generar mejores entornos laborales; apoyar en la gestión de personal o brindar un mejor manejo emocional.


Con la NOM 035 los patrones deberán integrar personal certificado para tratar problemas psicosociales de su plantilla laboral

“Con las empresas y líderes, se puede trabajar en procesos individuales que tome en consideración la gestión de colaboradores, el trabajo en equipo y cómo se anticipan al cambio. Pero definitivamente acompañado de un diseño de emociones y estados de ánimo.

“Porque esto es fundamental para que el personal tenga planes de desarrollo más efectivos y un crecimiento más ambicioso”, menciona.

Por último, la presidenta de la ICF recomendó que si las organizaciones van a atender los lineamientos de la NOM 035, lo hagan con profesionales preparados y certificados que puedan atender temas como violencia, acoso laboral, ansiedad y depresión.

“No es algo que tiene que ver ni con buenas intenciones ni con experiencia como directivos. Para ser coach se estudia en escuelas con programas que cumplen con un modelo de competencia y un código de ética adecuado”.

También puedes leer: Estrés laboral, desafío para el bienestar