Alejandro Moreno se convirtió ayer en el nuevo dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Durante su toma de protesta dijo que el instituto político no solapará a ninguno de sus militantes pero que tampoco permitirá venganzas.

“El PRI no solapará a nadie, pues cada caso tiene nombre y apellido, pero tampoco permitirá persecuciones derivadas de vendettas políticas. No se puede judicializar la política, ni politizar la justicia, el respeto al Estado de Derecho es fundamental para la estabilidad de la política nacional”, dijo el exgobernador de Campeche.

Moreno, además ofreció a los militantes liberar al partido de quienes lo “secuestraron” para repartirse las candidaturas y tener control total del tricolor.

“La fortaleza de nuestros adversarios es muchas veces la consecuencia de los errores de quienes desconocieron y traicionaron a la militancia. El partido no puede asumir los costos de quienes tomaron decisiones equivocadas. Quiero que mi presidencia marque el inicio de una nueva etapa en el partido”, agregó.

Durante su primer discurso con presidente nacional “Alito” llamó a reivindicar a la militancia y prometió que jamás el PRI volverá a hacer alianzas que no los beneficien.

“Somos una dirigencia libre, legitimada por más de un millón 600 mil votos y no por una designación desde el poder. Por primera vez, el PRI no va recibir instrucciones de nadie. Nuestra única deuda es con nosotros.

“Haremos las alianzas siempre y cuando ayuden a ganar, se acabaron las alianzas que no benefician al partido. En defensa de la nación, defenderemos el Estado de derecho, la división de poderes, la independencia de los jueces y la soberanía de los estados”, agregó.

Te puede interesar:El PRI le ofreció a Ivonne Ortega una larga carrera política: Alejandro Moreno