A través de este proyecto, los municipios pueden sustituir los sistemas de alumbrado a base de vapor de sodio por unos de alta tecnología

A los municipios mexicanos no les interesa en usar focos ahorradores para el alumbrado público.

Solo 141 municipios de 2 mil 445 que hay en el país se inscribieron en el Proyecto Nacional de Eficiencia Energética impulsado por el Gobierno Federal, de acuerdo con información de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía, dependiente de la Secretaría de Energía.

La entidad que más municipios tiene inscritos en el plan es Jalisco, con 29 de 125 localidades que lo componen. Pero a cuatro de estas alcaldías les fue considerado inviable su proyecto: Ameca, Gómez Farías, La Barca y Mascota.

Solamente hubo cinco casos en el país considerados inviables para su aplicación. El otro caso se reportó en Cajeme, Sonora.

En Michoacán, de 113 localidades, participaron solo 20 ayuntamientos.

Los municipios que consiguieron más ahorro mensual con la estrategia implementada fueron Apodaca, Durango, Aguascalientes, Tultitlán y Toluca.

El informe proporcionado a través de una solicitud de acceso a la información no presenta datos de las delegaciones del Distrito Federal.

Los ayuntamientos y los gobiernos estatales tienen adeudos millonarios por gasto de energía eléctrica. A finales del año pasado se estimaba que los municipios debían alrededor de 5 mil millones de pesos por este concepto a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

A través de este proyecto, los municipios pueden sustituir los sistemas de alumbrado a base de vapor de sodio por unos de alta tecnología, como leds o aditivos metálicos cerámicos.

Los municipios inscritos en la estrategia nacional de ahorro de energía del alumbrado público apenas pasan el 5 por ciento.

Hay nueve estados ausentes en el listado porque a ninguno de sus municipios les interesó el proyecto que promueve el ahorro de energía eléctrica: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Guerrero, Hidalgo, Nayarit, Quintana Roo y Tabasco.

La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) reconoce que en el país sólo hay 12 “casos de éxito” en materia de implementación del programa en el ámbito de gobierno local.

En Aguascalientes, con un incentivo de 6 millones (de 102 millones que costó en total), se logró un ahorro en la factura de luz de 23 por ciento, en beneficio de 797 mil 10 habitantes, a través de la instalación de 31 mil 573 sistemas de  alumbrado. Se sustituyeron las lámparas de vapor de sodio de 150 watts por aditivos metálicos cerámicos que gastan 100 watts.

En Delicias, Chihuahua, la renovación costó casi 38 millones de pesos. El plan federal aportó 4.2 millones de pesos, con lo que se cambiaron 6 mil 117 sistemas de focos de vapor de sodio (100, 150 y 200 watts) que fueron sustituidos por tecnología led que gasta 60 y 70 watts. La estrategia se estima que benefició a casi 138 mil habitantes.

En Durango, el plan total costó 72 millones de pesos, para lo que el proyecto energético aportó 8.5 millones de pesos. Se cambiaron las lámparas de vapor de sodio y luz halógena por aditivos metálicos cerámicos, que ocasionaron una reducción de 42.5 por ciento en el pago del recibo de luz, en beneficio de 582 mil habitantes, con la instalación de 26 mil 321 sistemas.

En Tultitlán, Estado de México, el plan costó 60 millones y se contó con un incentivo federal de 8.5 millones de pesos para el cambio de 24 mil 40 sistemas en beneficio de 486 mil 998 pobladores. Se redujo la factura 44.4 por ciento, según el cálculo oficial.

El plan de renovación de lámparas en Arandas, Jalisco, costó 18 millones de pesos, y contó con un incentivo de 1.8 millones. Se redujo la factura a la mitad y se beneficiaron 72 mil pobladores con el cambio de 4 mil 722 sistemas de tecnología ineficiente por aditivos metálicos cerámicos de menor consumo de energía.

En esa misma entidad, en Ixtlahuacán del Río, la estrategia costó 7.9 millones, y contó con un aporte federal de 698 mil pesos para la renovación de 2 mil 475 sistemas en beneficio de 19 mil pobladores. En Ocotlán el aporte fue de 2.5 millones de los 18.4 que se requirieron para cambiar 4 mil 175 sistemas, con lo que se redujo la factura 21.2 por ciento en beneficio de 92 mil 967 pobladores.

En tanto, en San Miguel El Alto, Jalisco, se cambiaron mil 668 sistemas de alumbrado con un costo de 5.4 millones de pesos, de los cuales se aportaron con este proyecto 481 mil pesos en beneficio de 31 mil 166 pobladores.

En Xochitepec, Morelos, la inversión fue de 14.4 millones de pesos, cuyo incentivo fue de 1.1 millones. Se cambiaron 4 mil 815 sistemas, lo que redujo la factura de energía eléctrica 43.3 por ciento en beneficio de 63 mil 382 personas.

Las estadísticas indican que Apodaca bajó 29.2 por ciento su factura con un programa que costó 117 millones de pesos, que contó con una colaboración federal de 10 millones de pesos en beneficio de 523 mil 370 habitantes en el que se renovaron 28 mil sistemas de iluminación urbana. Se estima que con este plan se dejan de emitir 454 toneladas de CO2 al mes.

Otro caso de éxito del Proyecto Nacional de Eficiencia Energética en Alumbrado Público Municipal es la capital de Oaxaca, ciudad en que se renovaron 20 mil 506 lámparas de tecnología ineficiente por unas de vapor de sodio de alta presión cerámicos de 70, 100 y 150 watts con un costo de 18.5 millones de pesos, de los cuales a través del proyecto se destinaron 1.7 en beneficio de 263 mil 357 oaxaqueños y se redujo el recibo de luz 17.5 por ciento.

Un plan ‘brillante’

El Proyecto Nacional de Eficiencia Energética para el Alumbrado Público Municipal considera la ejecución de proyectos de sustitución de sistemas ineficientes de alumbrado público que se traduzcan en una reducción importante en el consumo de electricidad.

Dicho plan se instrumentó en 2010 con el objetivo de optimizar el uso de la energía eléctrica a través de la sustitución de los sistemas ineficientes de alumbrado público municipal.

El programa ofrece a los gobiernos locales la oportunidad de reducir su consumo de energía eléctrica, la transición del alumbrado implementando tecnologías más eficientes y asesoría para el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas de sistema y producto en alumbrado público.

En la estrategia ahorradora de energía colaboran la Secretaría de Energía (Sener), la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).

Una luz

Requisitos para participar en el proyecto

> Solicitud de Ingreso entregada a Banobras

> Último censo de cargas de los sistemas de iluminación de alumbrado público validado por CFE.

> Solicitud a la CFE del censo de cargas de los sistemas de iluminación de alumbrado público.

> Información mensual de facturación del alumbrado público y, en su caso, de Derecho de Alumbrado Público (DAP) de los últimos tres años.

> Carta de no adeudo vigente del consumo de energía eléctrica, expedida por CFE.

> Destino final de las luminarias remplazadas.

> Proyecto Técnico.