El Consejo de Notarios del Estado de Quintana Roo, aclaró que ninguno de ellos ha sido inhabilitado, como trascendió en algunos medios de comunicación, por lo que continúan en el pleno ejercicio de sus funciones.

A través de un comunicado de prensa también señalaron que la inhabilitación de los notarios públicos es una competencia exclusiva de los gobiernos de las entidades federativas y no del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“El SAT de manera unilateral, dio de baja a notarios fallecidos, notarios que ya no están en ejercicio, notarios que no les interesó tramitar la renovación, a quienes realizaron el trámite y el SAT no verificó el domicilio fiscal y, a quienes no hayan integrado los expedientes de altas. Pero, de ninguna manera por haber realizado actos indebidos, como parecen sugerir algunas publicaciones.

“El Consejo de Notarios del Estado de Quintana Roo, rechaza se atribuyan conductas indebidas a los notarios del Estado, como causales de baja del “sistema”, como sugieren algunas publicaciones, sin mayor evidencia. La decisión del SAT, vulnera y afecta el derecho de los contribuyentes, que ahora tendrá que hacer presencialmente los trámites de inscripción, con el inconveniente de que, por la contingencia sanitaria, no hay citas presenciales próximas”, reclamaron.

‘Seguimos en funciones’

Al respecto, Guillermo Escamilla Narváez, presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano, señaló que la cancelación del registro no es un impedimento para que los notarios puedan seguir desempeñando sus funciones.

“La cancelación de los registros que ha realizado el SAT referente a varias notarias y notarios del país, en nada impide que continúen en el pleno ejercicio de su función notarial y que los servicios que ellos otorguen tengan plena validez, como la constitución de empresas y la transmisión de propiedad”, dijo.

Escamilla Nárvaez explicó que la estrategia del Gobierno federal es combatir las empresas fantasma al momento de la constitución de las mismas, afectando el trabajo de los notarios.

“En el paquete económico del próximo año la posibilidad de hacer inscripciones a través de fedatarios públicos se elimina a partir del 1 de enero (…) pero la responsabilidad de un fedatario, al constituir una empresa, no puede hacerse extensiva al uso que de la misma pretenda darle sus accionistas”, aclaró.