La Secretaría de la Función Pública (SFP) informó que a partir del próximo 1 de agosto, todos los trabajadores del gobierno federal que hayan completado el esquema de vacunación contra COVID-19 podrán regresar a trabajar a las oficinas.

En una publicación del Diario Oficial de la Federación (DOF), se especifica que las personas ya inmunizadas deberán realizarse una prueba de detección del coronavirus SARS-CoV-2 para minimizar el riesgo de contagios.

Esto no implica que terminará el trabajo en casa, pues la SFP especificó que esta modalidad podrá ser mantenida por las y los trabajadores cuyas funciones plenas no necesiten estar físicamente en una oficina.

El llamado home office también seguirá aplicándose para personas servidoras públicas que están en lista de espera para concluir el proceso de inmunización; así como a aquellas con discapacidad, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, y con enfermedades crónicas.

El acuerdo también señala que se podrán establecer esquemas de trabajo mixtos con días de trabajo presencial y a distancia, siempre procurando asegurar en todo tiempo las medidas sanitarias recomendadas por la Secretaría de Salud.

“Para el caso de los días de trabajo presencial, se podrán establecer horarios escalonados para la asistencia a los centros de trabajo, procurando asegurar las medidas sanitarias recomendadas por la Secretaría de Salud”, se lee en el DOF.

Lee también: ‘No me importa que la mayoría no quiera, es indispensable regresar a clases’: AMLO

Además que los centros de trabajo deberán de cumplir con todas las medidas sanitarias y de sana distancia para evitar contagios.

“La disponibilidad en el horario laboral de servicios preventivos de salud, medidas de higiene, filtros de supervisión y sana distancia, así como los insumos necesarios acordes con los “Lineamientos Técnicos de Seguridad Sanitaria en el Entorno Laboral” y el “Lineamiento general para la mitigación y prevención de COVID-19 en espacios públicos cerrados”, señala el acuerdo.