¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

‘No habrá rencor ni venganza’

Jonathan Villanueva

Tras casi un año de enfrentamientos, el conflicto en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM)  parece llegar a su fin. Así lo asegura el nuevo rector, Enrique Dussel,  que el pasado martes tomó posesión oficial de su cargo.

Mientras la exrectora de esa casa de estudios, Esther Orozco, y su equipo jurídico anuncian que el pleito ahora es con el Gobierno del Distrito Federal, que los sacó de la universidad, las nuevas autoridades de la UACM miran hacia el futuro.


Mar 20, 2013
Lectura 7 min

"La institución tendrá que hacer un recuento y pedir cuentas, pero eso no es la función de un rector que fue llamado para reorganizar la universidad”

- Enrique Dussel

Rector de la UACM

La rectoría asegura que las investigaciones seguirán su curso y que los 15 estudiantes expulsados volverán antes 
de finales de año

Los orozquistas acusan al jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, de violentar la autonomía universitaria al respaldar un consejo ilegal

Tras casi un año de enfrentamientos, el conflicto en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM)  parece llegar a su fin. Así lo asegura el nuevo rector, Enrique Dussel,  que el pasado martes tomó posesión oficial de su cargo.

Mientras la exrectora de esa casa de estudios, Esther Orozco, y su equipo jurídico anuncian que el pleito ahora es con el Gobierno del Distrito Federal, que los sacó de la universidad, las nuevas autoridades de la UACM miran hacia el futuro.

“En esta etapa no cabe espacio para la persecución ni la venganza. El personal docente y de investigación tiene cabida en esta universidad” afirma Dussel en entrevista con Reporte Indigo.

Las nuevas autoridades están preparando la vuelta de los 15 estudiantes expulsados, cuya regularización esperan tener antes de finales de año, y  Dussel asegura que todas las investigaciones, de cualquier índole –penal, civil o administrativa– tendrán que seguir su curso y será tarea de las áreas específicas defender a la institución.

“De mi parte, como rector y como no tengo pasado en ello, yo miro para el futuro. La institución tendrá que hacer un recuento y pedir cuentas, pero eso no es la función de un rector que fue llamado para reorganizar la universidad”.

Incluso, detalla que ya está en comunicación con el GDF para que el sueldo de los profesores sea pagado de manera puntual.

Reconoce que la contraloría está analizando la situación en que se recibió la rectoría y los planteles educativos como parte de un proceso natural, pero que, a partir de este momento, se concentra en resarcir el tejido de la institución.

Tras la confirmación de Dussel y el reconocimiento por parte del GDF, la Asamblea Legislativa del DF y la Comisión de Derechos Humanos del DF, los orozquistas enfilan su lucha contra las autoridades.

Como ya no se permite al antiguo equipo entrar a las oficinas de la UACM, su argumento es acusar al jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, de violentar la autonomía universitaria por respaldar un consejo ilegal.

“No podemos permitir que el gobierno interfiera en las decisiones de los universitarios”, fue la advertencia de la contralora orozquista, antes de recalcar que agotarán todas las instancias legales para regresar a la institución.

Y en eso están. La administración de Esther Orozco ya solicitó un amparo para que la Secretaría de Finanzas del GDF no pueda entregar los recursos de la UACM a otros funcionarios.

Es precisamente este tema el que centró las reuniones de la Comisión Tripartita hace un par de semanas. La Consejería Jurídica advirtió que se podría incurrir en responsabilidades, si un fallo judicial decidiese que Orozco sí es la rectora.

Por eso, toda la estructura legal de la exrectora se está concentrando en este punto y ella ha viajado a Francia para recibir un premio con el permiso de los consejeros afines a su mandato.

Mientras tanto, la sede administrativa de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) fue entregada la tarde del martes pasado a Enrique Dussel Ambrosini. 

Alrededor de las seis de la mañana de ayer, integrantes del Consejo Universitario (CU), instalado el pasado 29 de noviembre, y funcionarios administrativos de la universidad tomaron posesión del edificio ubicado en la calle García Diego, en la colonia Doctores, donde anteriormente despachaban Esther Orozco Orozco y sus colaboradores más cercanos.

Argentino y filósofo

El rector interino de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), Enrique Dussel, estará en el cargo hasta 2014, fecha en la que concluía el mandato de Esther Orozco.

De acuerdo con los 26 integrantes del Tercer Consejo Universitario que avaló su nombramiento, el año próximo se convocarán elecciones para designar al nuevo titular de esa institución académica, siempre y cuando un tribunal no revoque su nombramiento.

Argentino como el nuevo papa Francisco, este filósofo, nacido el 24 de diciembre de 1934 en La Paz, Mendoza, y residente en México desde 1975, está considerado como uno  de los máximos exponentes de la Filosofía de la Liberación y del Pensamiento.

Pertenece a una corriente de pensadores críticos y su campo de trabajo está en  la Ética, la Filosofía Política y la Filosofía Latinoamericana.

Dussel ha recibido dos doctorados honoris causa: por la Universidad de Friburgo de Suiza en Teología, en 1981, y por la Universidad Mayor de San Andrés, Bolivia, en 1995. 

De acuerdo con su curricula, fundó asociaciones como la Comisión de Estudios de Historia de la Iglesia en Latinoamérica, la Ecumenical Association of Third World Theologians y la Asociación de Filosofía y Liberación. También ha impartido cátedra en la Universidad Autónoma Metropolitana.

Con ese historial, Dussel asume el cargo de la UACM, institución que ha sido utilizada como un brazo político de las tribus perredistas y las ambiciones de grupos de poder.

Blindan autonomía

El respaldo a la era Dussel es claro. Tanto que los diputados locales acordaron acabar de tajo, al menos mediáticamente, con el conflicto de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

Por eso ayer la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD) hizo valer su mayoría respecto a las pretensiones de los demás partidos políticos.

Y en consecuencia, sepultaron cualquier posibilidad de atizar el fuego entre los orozquisitas y los disidentes. Por el contrario, el acuerdo es coadyuvar con la institución para resarcir el tejido en la UACM.

Como ha sido costumbre en los últimos meses, la bancada panista ha sacado ventaja de las diferencias entre las tribus perredistas y el Gobierno del Distrito Federal (GDF), emprendiendo una campaña de acusaciones.

Ayer, el Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) intentaron hacer lo mismo, solo que se toparon con la muralla amarilla.En sesión ordinaria,presentaron un punto de acuerdo mediante el cual pretendían que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) auditara las finanzas y los inmuebles de la institución.

Pero el bloque mayoritario se negó. Los asambleístas promotores abrieron el debate que duró más de una hora y media. Al final se desechó el punto de acuerdo con 33 votos en contra, 20 a favor y una abstención.

Ahí se planteaban tres auditorías: una por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), otra a través de la Contraloría General del DF y una tercera vía a través de un despacho externo. El argumento de los perredistas consistió en que la Contaduría Mayor de Hacienda se encuentra en un proceso de revisión de las finanzas de ese y otros órganos autónomos. Y por ello, la dirección de Dussel está intacta.

Comentarios