El terreno que la empresa de su familia entregó al Municipio está ocioso, mientras que el proyecto familiar inmobiliario marcha muy bien.
http://youtu.be/O37Lv3is0jA

Hoy Mauricio Fernández está marcado por impulsar desde la Alcaldía de San Pedro un proyecto que benefició a su familia, pero que significa una pesada carga para el Municipio.

Y es que es usual que la opinión pública conozca a Fernández como polémico, visceral o protagónico, sobre todo durante los tres años que estuvo al frente de la pasada administración sampetrina, 2010-2012.

Pero ahora también lo tendrá que conocer por este evidente conflicto de intereses con cargo al erario municipal.

Porque su familia es accionista de la empresa Alfa, que a cambio de conceder al Ayuntamiento un porcentaje del terreno donde quiere levantar un multifamiliar, entregó al Municipio un predio que no tiene uso y que es señalado por contaminación de desechos industriales.

El edificio multifamiliar, que también impulsó desde la Alcaldía para su aprobación, está justo en los terrenos del Centro Cultural Alfa, en la avenida Roberto Garza Sada, en el corazón de San Pedro.

Ahí, Alfa debería ceder por ley 11 mil 374 metros cuadrados al Municipio en el momento en que cierre El Planetario y empiece a construirse el multifamiliar.

Pero Mauricio Fernández impulsó y firmó la permuta para que en lugar de esa área, el Municipio aceptara a cambio 39 mil 035 metros cuadrados donde estaban las filiales de Alfa: Akra y Polikron.

Dos compañías que producían en esos predios, de la avenida Díaz Ordaz, fibras plásticas para la elaboración de textiles y de desechables.

Y aunque Mauricio buscó que esos terrenos tuvieran una supuesta utilidad para el Municipio, es tierra ociosa y podría estar contaminada.

El plan del exalcalde era que ahí estaría un cuartel de seguridad, pero la semana pasada anunció el Ayuntamiento que no construirá la obra por incosteable.

Y el proyecto de Mauricio también era que ahí serían reubicados los campos de futbol americano infantil de Avispones y Pumas, pero la verdad es que ninguno de estos planes será realidad.

Incluso el alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz, explicó la semana pasada que planean abrir en esos terrenos de Akra y Polikron un estacionamiento, pero la verdad es que las compañías establecidas alrededor cuentan con sus propios espacios para vehículos.   

Es decir, el terreno que la empresa de su familia entregó al Ayuntamiento está ocioso e incluso contaminado, mientras que el proyecto familiar para construir un desarrollo inmobiliario de usos mixtos donde está el Planetario Alfa marcha muy bien.

El proyecto del Plan de Desarrollo Urbano Municipal de San Pedro 2030, contempla dotar de usos mixtos este predio ubicado en la avenida Roberto Garza Sada, muy cerca de la avenida Gómez Morín.

Esta clasificación permitirá a la empresa Alfa desarrollar en 15 hectáreas una serie de edificios habitacionales, donde habrá también equipamiento para oficinas, comercios y servicios.

El plan vigente que rige el crecimiento de San Pedro es el Plan de Desarrollo Urbano de San Pedro 2024, que fue aprobado por el Cabildo el 13 de abril del 2011.

En éste, publicado en el Periódico Oficial del Estado el 6 de mayo del año pasado, el uso de suelo que tiene asignado el terreno de Alfa es de servicios.

Esto cambiará si se aprueba el Plan de Desarrollo Urbano Municipal de San Pedro 2030.

Porque éste pretende catalogar el predio como un Distrito de Desarrollo Específico (DDE) o Polígono de Actuación regulado por sus propios lineamientos.

Es el mejor uso de suelo al que puede aspirar un desarrollador en San Pedro.

Con este uso de suelo se puede construir en el mismo lugar proyectos de vivienda multifamiliar, oficinas, comercios y de servicios.

Es un subcentro urbano, regulado con un plan parcial individualizado, pero que sin duda tendrá impacto para los habitantes de San Pedro que residen en esta zona.

El Plan en proceso de aprobación le otorga otra ventaja al terreno de Alfa: el nivel de altura de los edificios que se podrán construir ahí.

De acuerdo al plano de Zonas de Altura Controlada, que forma parte del Plan, al polígono de actuación de Carrizalejo se le está proponiendo una altura máxima de 10 niveles sobre el nivel del terreno natural.

Es el nivel mayor a excepción de los otorgados al distrito de Valle Oriente, donde se propone que no haya límites de altura para los desarrollos.

En cambio, la altura máxima que propone el Ayuntamiento para el terreno que está ubicado frente al Alfa, sobre la misma avenida Roberto Garza Sada, es menor, es de seis niveles.

El Plan propone para el Municipio de San Pedro 8 distritos de Desarrollo Específico, entre los cuales se incluye el llamado Carrizalejo, que comprende principalmente la propiedad de 15 hectáreas de Alfa.

El proyecto fue elaborado por el Instituto Municipal de Planeación Urbana de San Pedro, que encabezó la arquitecta María del Carmen Elosúa.

Ella es hija del desarrollador panista Antonio Elosúa Muguerza y es hermana de Antonio Elosúa, quien el año pasado se desempeñó como presidente de la Canadevi.

Sesión ilegal de Cabildo

A propuesta del exalcalde Mauricio Fernández, el 5 de abril del 2011 el Cabildo de San Pedro aprobó por mayoría La permuta de terrenos entre el Municipio y Alfa.

El síndico Hiram de León votó en contra de este convenio porque consideró que la sesión era ilegal y podría derivar en responsabilidades para los funcionarios.

Eso no le importó al entonces alcalde, quien firmó el convenio por parte del Municipio mientras que Alejandro Elizondo Barragán, director de Desarrollo de Alfa, y Carlos Jiménez, director jurídico de la empresa, lo hicieron representando al consorcio.

Esta sesión podría ser nulificada si el Cabildo actual la revisa, porque la firma de Mauricio Fernández está estampada en la permuta, cuando él y su familia eran parte interesada en el acuerdo.