Este jueves, el gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, ordenó la suspensión del rastro municipal de la ciudad al detectar durante un operativo de inspección que se estaban robando el agua de la ciudad desde hace 20 años.

Lo anterior lo comunicó por medio de varios videos, en los que García Sepúlveda reiteró su estrategia durante la presentación del Plan Maestro para garantizar agua potable para la zona metropolitana hasta el año 2050.

En ese sentido, el mandatario se justificó por llegar con retraso al evento pues comentó que venía del Rastro Municipal, que fue suspendido, porque en sus instalaciones se tienen que matar diariamente 600 reses y gastar mil litros de agua en cada uno de ellas.

“No tienen ni idea del negociazo, la corrupción y la cantidad de agua que nos robaron por décadas en este rastro, la cantidad de agua gigante bestial que consume con pozos ilegales”, expresó.

“Todo para darles de tomar a miles de reses y luego cuando las matan limpiar el sangrerío, el cochinerío, el canal, el rastro y todos los días sacando agua, litros y litros que, en lugar de llegar a tu casa, se usan para el bolsillo, para el negocio de una empresa”, añadió.

García Sepúlveda hizo alusión al negocio de gran magnitud y la corrupción por parte de los administradores que por décadas robaron agua.

A su vez, el rastro de Monterrey es operado por una empresa particular desde el 2002 y de acuerdo con Samuel García, se enteraron de que acudirían y taparon los pozos con cemento y tinacos, pero fueron descubiertos por personal del estado, el cual prepara una denuncia contra los operadores del lugar.

En los últimos días, el estado ha descubierto pozos ilegales, en lo que se ha denominado el huachicoleo de agua.

Puedes leer: Inicia alcalde de Monterrey programa “Barrios de Lluvia” para captar agua pluvial

A través de historias en Instagram, el mandatario advirtió que contemplan sanciones penales contra quienes resulten responsables de este robo del vital líquido, al señalar que por más de 30 años los anteriores gobiernos “corruptos” permitieron este saqueo.

“Esto se acabó, muy pronto toda el agua de esas presas ilegales a la ciudad para consumo humano. Hoy empezamos con empresas y predios dentro de la ciudad, hoy vamos por uno de 600 mil litros y cárcel, obvio”, dijo.