Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, diputado federal y senadora de Morena, respectivamente, hicieron un llamado a impedir una mayor centralización del poder y exigir respeto a la división de poderes, al federalismo y a los órganos constitucionales autónomos.

Para ello, ambos legisladores convocaron a un “diálogo incluyente sobre la República”, pues indicaron que “una gran nación, como la nuestra no debe ser secuestrada por caudillismo alguno que nos despojaría de nuestros derechos humanos y políticos”.

A través de un documento de diez puntos dado a conocer a través de las redes sociales, los dos legisladores que forman parte del Movimiento por la República convocan a impedir una mayor centralización del poder.


“Un llamado de Ifigenia Martínez y un servidor para un diálogo incluyente sobre el futuro de la república que impida una mayor centralización del poder y respete tanto la división de poderes, como el federalismo y los órganos constitucionales autónomos”.

En el documento, señalan que el Movimiento por la República no pretende convertirse en partido político ni suplantar a los existentes, sino aspira a reflejar el estado de la conciencia ciudadana que exige un cambio democrático profundo por la vía pacífica e institucional.

Señalaron que durante la segunda parte del periodo presidencial de Andrés Manuel López Obrador debiera consumarse el movimiento libertario que iniciaron en 1988.

“Se definirá además el futuro del país para el siglo XXI. Vivimos tiempos cruciales de la historia de México. Estamos obligados a proponer ideas claras y objetivos asequibles para la renovación del proyecto nacional”, indicaron.

En su convocatoria piden el respeto a la división de poderes y el fin de la supeditación de las cámaras del Congreso a las imposiciones del Ejecutivo, así como el respeto al sistema federal y un alto a las tendencias centralistas, encarnadas en “súperdelegados omnímodos”.

Lee también: Muñoz Ledo se reúne con presidente del INE para defender a instituciones autónomas

También demandan “respeto escrupuloso” a la independencia del Poder Judicial y abstención de violentar el texto constitucional respecto a la duración del mandato del presidente de la Suprema Corte de Justicia.


Asimismo, respeto a los órganos constitucionales autónomos como fruto de nuestras luchas históricas por la democracia, así como a su papel irrenunciable de limitar el poder absoluto.

Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez reclamaron el mismo respeto para la sociedad civil y sus organizaciones, a los derechos inalienables de los pueblos originarios y las comunidades indígenas, a la pluralidad esencial del país, la libertad de opinión, crítica, creación, innovación y disenso.

Demandan también respeto a la opinión informada sobre la situación económica y social del país, “nuestra realidad objetiva en materia de crecimiento, inversión, empleo, salario, distribución de la riqueza y capacidad efectiva de autodeterminación.