Mujeres, en busca de preliberación con Defensoría Pública

Decenas de mujeres que se encuentran encarceladas buscan el beneficio de la preliberación contemplada en la ley; la Defensoría Pública indica que hay casos de mujeres acusadas de robo y delitos no graves en situación vulnerable que buscan salir de prisión para tener una nueva oportunidad

Más de medio millar de mujeres sentenciadas buscan una preliberación, de acuerdo con el Instituto Federal de la Defensoría Pública

Más de medio millar de mujeres sentenciadas buscan una preliberación, de acuerdo con el Instituto Federal de la Defensoría Pública

Comparte esta nota

Más de medio millar de mujeres sentenciadas buscan una preliberación, de acuerdo con el Instituto Federal de la Defensoría Pública (IFDP).

Las mujeres que buscan este beneficio ya purgaron más de la mitad de su condena y se encuentran en prisión por delitos como robo y fraude y no por delitos graves, como delincuencia organizada o secuestro, afirma la abogada Alma Delia González, defensora pública federal

“Los abogados y abogadas del Instituto Federal de Defensoría Pública hemos recibido hasta el momento la representación para 577 mujeres privadas de la libertad, de las cuales tenemos que 489 están en el contexto de que son madres, 23 que pertenecen a población de comunidades indígenas , tres personas extranjeras, 80 personas de comunidad LGTB, 71 personas en pobreza extrema, 23 adultas mayores y 68 personas con salud precaria”, explica la litigante.

El caso más reciente de una preliberación es el de “Alicia”, quien estaba interna en Santa Martha Acatitla. En la prisión tuvo a su hijo quien jamás había estado en el exterior del centro penitenciario.

“Alicia es una mujer de 37 años, joven, que salió del centro de reinserción social de Santa Marta Acatitla acompañada de su hijo menor, de tres años. A Alicia se le concedió un beneficio preliberacional bajo la modalidad de supervisión sin monitoreo electrónico”, cuenta la abogada.

Alma Delia González explica que el Instituto entrevistó a “Alicia”, quien cumplía con los requisitos para obtener la preliberación porque había cubierto más del 50 por ciento de la pena impuesta, que era de seis años y ocho meses de prisión.

“Una de las características de este beneficio preliberacional bajo la modalidad de supervisión sin monitoreo electrónico es destinada a personas, hombres o mujeres, que cumplan más del 50 por ciento de la pena que les haya impuesto el órgano jurisdiccional, pero uno de los requisitos más importantes es que tengan cubierto un plan de actividades”, explica la abogada.

Este plan de actividades considera algunas ocupaciones y terminación de estudios que contribuyan a la readaptación social.

“Este plan de actividades cubre varios rubros o varios temas que ellos tienen que realizar, capacitaciones, capacitación para el trabajo, capacitación escolar, trabajo dentro del centro penitenciario. Tienen que acudir a cursos en materia de psicología, de trabajo social, tienen que demostrar una verdadera reinserción a la sociedad”, indica la funcionaria del IFDP.

“Se supervisa este cumplimiento de este plan de actividades al momento de solicitar la concesión de este beneficio. Otro requisito es que se haya cubierto 50 o más del 50 por ciento de la pena a imponer, y en el caso de ‘Alicia’ ya estaba sobrepasado ese límite de tiempo porque eran seis años ocho meses de su pena, entonces ya tenía más de un año que podía haber accedido a este beneficio”, apunta.

En este caso específico, se argumentó que “Alicia” tenía un hijo quien era su dependiente económico.

“Este beneficio preliberacional es para hombres y mujeres y, en el caso específico de ‘Alicia’, se buscó también darle un giro o solicitarlo bajo esta proyección de perspectiva de género, al ser ella una cuidadora única, madre soltera, con un hijo menor de edad, y también se alegó el interés superior del menor (de edad), en este caso, por su pequeñito de tres años”, asegura la litigante.

Otro de los requisitos para la preliberación es que el interno haya cumplido con un plan de actividades y terminación de estudios que contribuyan a la readaptación social

Los requisitos para la preliberación

Las personas en prisión que busquen acceder a este beneficio tienen que cumplir los requisitos de la Ley Nacional de Ejecución Penal, que detalla que debe estar cubierta la reparación del daño, que no sea un riesgo para la sociedad o para la víctima, que esté cubierta la multa y se cumpla con el mencionado plan de actividades, además de que la sentencia esté cumplida en un 50 por ciento o más.

“Es para cualquier tipo de delitos, solamente exentos de estas circunstancias delitos como delincuencia organizada, secuestro, trata de personas, estos delitos que se consideran como más gravosos no entran dentro de estos beneficios liberacionales”, indica la abogada Alma Delia González.

Menciona que “Alicia” tiene actualmente incluso algunas ofertas de trabajo una vez que salió de prisión.

“Ya tiene propuestas de trabajo, ofertas laborales, como recepcionista en un despacho y también dentro del centro penitenciario estaba recibiendo capacitación de celdas solares y se dio la oportunidad de que también le ofrecieran trabajo una vez que estuviera excarcelada”, dice la abogada en entrevista.

Te puede interesar: Se ‘dispara’ el gasto penitenciario con prisión preventiva

Salir de la versión móvil