Ocurrió otra desgracia con menores de edad en el Caribe Mexicano, ahora un niño de siete años de edad, de nacionalidad estadounidense, falleció este martes, en una clínica privada, a la que fue llevado tras ahogarse en una alberca del hotel Barceló Maya Palace, ubicado en la Riviera Maya.

De acuerdo con los reportes, el menor de iniciales M. C., se había lanzado en un tobogán a esta alberca; luego de varios minutos se percataron que el niño no emergió; y fue sacado de la alberca, ya sin respirar.

El personal del hotel llamó a una ambulancia particular para trasladar al niño a una clínica particular, sin dar aviso a las autoridades, evitando así que se marcara el deceso como ocurrido en sus instalaciones.

Al arribar el infante a la clínica, el personal comprobó que ya había fallecido, pero de todas formas admitieron su ingreso y dejaron pasar casi una hora para hacer la llamada al 911 informando de ello a Seguridad Pública.

Padres del niño demandaran al hotel Barceló Maya Palace

Los padres del menor, de nacionalidad cubana, aunque residentes de Florida, Estados Unidos, anunciaron que demandarán al hotel.

Apenas hace una semana, un niño de 8 años de edad, recibió una descarga eléctrica en una alberca del parque acuático Ventura Park, localizado en la zona hotelera de Cancún, hechos que fueron denunciados por la madre de este menor, luego de que la empresa se negó a llamar a una ambulancia.

Lee: Se derrumba el paraíso de la Riviera Maya por violencia

Detalló que el miércoles 20 de julio acudió con su menor hijo a ese centro recreativo, y a las 15.30 horas, cuando su hijo estaba adentro de una alberca, al momento de intentar salir se agarró de un barandal, y fue cuando recibió una descarga eléctrica.

Cabe recordar que, en abril del año pasado, Leonardo, un niño de 13 años fue succionado por un sistema de filtración mientras nadaba en una atracción acuática del Parque Xenses de Grupo Xcaret, en Playa del Carmen.

La familia exigió que los responsables del parque asumieran su responsabilidad por la muerte de Leonardo, el padre del menor denunció que la empresa impidió el traslado del menor a otra clínica fuera del estado, además de que la Fiscalía General del Estado lo presionó para que firmara el perdón a la empresa, como condición para recibir el cuerpo de su hijo.