El expolicía que en 2011 fue fotografiado apuntándole con un rifle R-15 a los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Rey David Hernández Flores, murió ayer tras ser atacado con un arma de fuego en la entrada de la Fiscalía de Guerrero.

En el sitio, donde el acto sucedió a las 11:00 horas, una trabajadora de la oficina también resultó herida, pero fue trasladada a un hospital.

Tras el incidente, la Policía del estado acordonó el lugar de los hechos para que los peritos de la Fiscalía comenzaran a trabajar. Minutos después, la Policía Militar se hizo presente.

Hasta el momento no se ha detectado quién pudo haber actuado en contra de Hernández Flores.

El expolicía estuvo preso casi dos años, hasta que en abril de 2013 fue liberado debido a que faltaron elementos en su contra. Hernández fue señalado de presuntamente haberle quitado la vida a los jóvenes Alexis Herrera Pino y a Gabriel Echeverría de Jesús

Tras salir de prisión, el ahora difunto había hecho un llamado a los familiares de los normalistas para que exigieran que las investigaciones sobre la desaparición de sus hijos llegaran a los verdaderos responsables.