Reporte Indigo

Muchos autos, pocas placas

2.5 millones

de vehículos en el DF y su zona conurbada


La Setravi entrega a los ciudadanos placas de papel con la promesa de sustituirlas por las de metal


Este problema también es una herencia de la administración de Marcelo Ebrard que se mantiene con Mancera


La empresa Comisa, concesionaria del servicio, incumple lo pactado con las autoridades una y otra vez

El incumplimiento del contrato por parte de la empresa Corporación Mexicana de Impresión (Comisa) propicia que el Gobierno del Distrito Federal (GDF) se enfrente al desabastecimiento de placas y engomados que permitan la circulación ordenada de vehículos en la capital.

El problema del déficit es una herencia de la pasada administración de Marcelo Ebrard Casaubón que se mantiene en la nueva etapa de Miguel Ángel Mancera.

La Secretaría de Transportes y Vialidad (Setravi) que encabeza Rufino H. León Tovar, está en un cuello de botella que le impide atender la demanda ciudadana de placas y engomados vehiculares.

El problema enfrenta incluso a funcionarios de la propia Setravi, que se responsabilizan mutuamente para presionar a Cominsa a que cumpla con las entregas pactadas en los contratos firmados.

A través de un documento interno al que Reporte Indigo tuvo acceso, la directora de Regulación al Transporte de la Setravi, la exdiputada local Rocío Barrera, expone los incumplimientos y anomalías cometidas por Comisa.

En dicho reporte se detallan las fallas en las entregas de placas metálicas, engomados y tarjetas de circulación de alta seguridad.

Dicha descripción refiere que urge la entrega de 2 mil 600 juegos de placas para vehículos del servicio público con itinerario fijo como el Metrobús y los corredores viales, que se desprenden del compromiso plasmado en el contrato GDF-STV-CS-090/2012.

Mediante oficios fechados desde el 19 de abril al 8 de mayo de 2013, se le exigió a Comisa el cumplimiento de dicho contrato.

“A la fecha, Comisa no ha remitido la minuta correspondiente con los compromisos asumidos, misma que fue instruida por el Oficial Mayor, ni ha dado respuesta a los oficios en comento”, dice el documento.

Además de las placas, la Setravi urge la entrega de 139 mil 146 piezas de engomado para la revista vehicular taxi 2013, cuyos plazos de entrega pactados comprendían desde el 20 de mayo hasta el 17 de junio y que tampoco se han cumplido, lo que ha provocado el desabasto.

En la misma situación están 370 mil tarjetas de circulación vehicular de PVC de alta seguridad, que, dicho sea de paso y con el reconocimiento de las propias autoridades, registraron un incremento excesivo en sus precios, así como tiempos de entrega demasiados largos que profundizan la inexistencia del material.

Para Setravi, la empresa Comisa incumple lo pactado con las autoridades una y otra vez, haciendo caso omiso a los requerimientos.

En la lista de materiales urgentes pendientes de entregar por Comisa también se detallan 340 mil tarjetas para licencia de conducir tipo “A” y 75 mil piezas de engomado en etiqueta holográfica para la revista vehicular 2013.

Los faltantes reconocidos por las autoridades colocan a la Setravi en un déficit que heredó el antiguo titular de la dependencia, Armando Quintero, y que no se ha logrado remontar.

Paraestatal cuestionada

Corporación Mexicana de Impresión S.A fue creada durante la administración de Marcelo Ebrard, en 2008, como una empresa paraestatal que está a cargo de las licitaciones para la adquisición de nuevas placas y engomados.

De hecho, Comisa es uno de los 24 organismos creados por Ebrard , cuyo desempeño ha sido cuestionado debido a la duplicidad de funciones con otras secretarías o direcciones de la administración pública local.

Desde la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) algunos diputados de oposición, fundamentalmente del PAN, han puesto el dedo en la llaga al señalar que este tipo de organismos y empresas paraestatales, creados por Ebrard y que Miguel Ángel Mancera mantiene, representan un alto costo para el erario,  sobre todo ante la escasez de resultados.

En este caso, la empresa Comisa ha mostrado su inoperancia en el abastecimiento de materiales, argumentando que los trabajos se han retrasado por la falta de recursos presupuestales, pero también por el cambio de diseño en las placas en la presente administración.

Ese cambio se sometió a diversas instancias del gobierno capitalino e incluso del federal, como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y su aprobación prolongó los tiempos de entrega.

El problema se agudizó cuando el déficit de placas y engomados se hizo perceptible ante la ciudadanía que comenzó a manifestar su inconformidad por la falta de estos instrumentos.

Como empresa paraestatal, Comisa aprobó en abril de este año la adjudicación directa del contrato a la empresa Grupo Industrial DLV, para la producción de placas y engomados. El monto del contrato fue por poco más de 17 millones.

Debido a los incumplimientos arriba mencionados en la entrega de dicho material, la Setravi entregó a los ciudadanos placas de papel con la promesa de sustituirlas por las de metal una vez que las empresas comprometidas cumplieran con las entregas pactadas.

“Agradeceremos su intervención y apoyo a fin de que Comisa cumpla con la normatividad establecida, los compromisos contractuales y agilice la adquisición de los materiales pendientes de entregar, de tal forma que esta dependencia pueda atender con la debida oportunidad la demanda ciudadana”, apremia a través de un oficio la directora general de Regulación al Transporte, Rocío Barrera, a su jefe, el titular de Setravi, Rufino H. León Tovar.

Exit mobile version