Para el académico  es posible que se discuta el tema de la reelección pese a la oposición al tema porque quita a los partidos el control de las candidaturas

La discusión en torno a una nueva reforma electoral está en camino. El tema será debatido en el Congreso de la Unión en cuanto se apruebe la reforma relativa a la rendición de cuentas y transparencia propuesta por el Ejecutivo federal.

Se proyecta revisar la forma en que el sistema electoral está organizado hasta el momento y las nuevas regulaciones que se requieren implementar.

Reporte Indigo consultó con el académico Gustavo López Montiel del Departamento de Estudios Jurídicos y Sociales del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, sobre lo que discutirán los legisladores mexicanos en torno a esta temática.

El profesor e investigador comienza hablando de la iniciativa de reducir el número de diputados y senadores de representación proporcional para reducir los costos del Congreso.

“Me parece ésa no es la causa. Menos diputados y menos senadores no hacen necesariamente el Congreso más barato y más eficiente”, dice el analista.

Explica que en nuestro sistema electoral de representación híbrida, más que la elección, pesa la dinámica al interior de los partidos y de los grupos de poder que “preestablecen la forma en la que estos representantes llegan al Congreso y la forma en que entre ellos negocian”. En temas controvertidos, los acuerdos suelen ser menores respecto a los grandes cambios anunciados.

En lo relativo al tema de la relección, que vuelven a plantear varios actores, el experto recuerda que la anterior reforma no pasó por el candado que puso el PRI. Y que de todos modos, como está planteada, la relección no tendría mucho efecto, al igual que las candidaturas independientes.

“La relección por sí misma no resuelve el problema si no va aparejada de un sistema de incentivos”, señala. Y agrega que habría que modificar la forma de aterrizar la representación e instituir la relección a través de ese mecanismo y mediante la revocación de mandato.

En lo que toca a las campañas electorales destaca la forma en que se han estado financiando a las estructuras partidarias.

Apunta que la forma como ahora los partidos contratan tiempos en radio y televisión ha repercutido en cómo trasladan ese dinero a sus estructuras, tanto para defender como para promover el voto.

La polémica que provocó la forma en que el tricolor lo hizo, a través de tarjetas, fue fuertemente criticado por el Frente Progresista (PRD-PT-MC).

Lo consideraron un mecanismo de inducción del voto. “Todos estos mecanismos no están regulados”, afirma el académico.

En conclusión, López Montiel estima que la reforma electoral será limitada por la forma en que está conformado el Congreso.