Los recientes comicios celebrados en Jalisco reconfiguraron el tablero político no solo a nivel estatal, sino también al interior del partido Movimiento Ciudadano (MC), ante el crecimiento que registró la corriente integrada por perfiles empresariales y exdirigentes de Coparmex, con Pablo Lemus Navarro a la cabeza.

Si hasta antes de las elecciones, MC de Jalisco era percibido como un partido con un solo liderazgo, el de Enrique Alfaro Ramírez; ahora, con el poder redistribuido, el grupo de Lemus Navarro se revela fortalecido y en condiciones de disputar la conducción de ese instituto naranja.

En estos momentos hay tres exdirigentes y un consejero de la Coparmex (Confederación Patronal de la República Mexicana) con un peso de importancia en el MC de Jalisco.

El propio Lemus Navarro, alcalde con licencia de Zapopan y futuro alcalde de Guadalajara; Juan José Frangie Saade, el próximo alcalde de Zapopan y “mano derecha” del primero; y Mauro Garza Marín, próximo diputado federal por Jalisco (Distrito 8). Ellos tres fueron presidentes de Coparmex, mientras que Horacio Fernández Castillo, diputado federal electo (Distrito 10), es consejero de dicha organización.

Lemus Navarro señala que él impulsó la integración al partido de Garza Marín, de Fernández Castillo, de Manuel Herrera Vega, también diputado federal electo (Distrito 6) y expresidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), así como de otros perfiles empresariales que ganaron en la elección.


“También personajes que vienen de la iniciativa privada como Sergio Barrera en el Distrito 13 o personas que venían trabajando conmigo desde hace siete años en Zapopan como Mónica Magaña en el Distrito 10 local, o Gabriela Cárdenas en el 6; sí, es correcto, todos esos personajes que se han mencionado son pues perfiles cercanos a nosotros, de nuestra entera confianza y con el mismo pensamiento que nosotros tenemos, y claro que los impulsé y claro que vamos a hacer equipo con ellas y con ellos”

Pablo Lemus Navarro

Futuro alcalde de Guadalajara

Esta corriente al interior del MC Jalisco, al estar al frente de los gobiernos de Guadalajara y Zapopan, controla un presupuesto público municipal que en este 2021 superó los 16 mil 642 millones de pesos.

Relevo del alfarismo

Una lectura de estas elecciones es que el gobernador de Jalisco, Alfaro Ramírez, ganó perdiendo, es decir, que obtuvo un triunfo electoral importante en el Congreso local y en las alcaldías, pero a costa de haber fortalecido al grupo político-empresarial de Lemus Navarro.

El futuro alcalde de Guadalajara, por su parte, sabe que esta elección le ha otorgado un liderazgo político que no tenía antes. Al preguntarle qué opinaba sobre la interpretación que señala que, más que una continuidad del alfarismo, lo que estaría presenciando Jalisco es la consolidación de un nuevo movimiento político que lo tendría a él por cabeza.

“Asumo con mucha responsabilidad política el mensaje lanzado el domingo (6 de junio), primero sin soberbia porque esto también es importante, más bien hacerlo con humildad de que la ciudadanía nos está dando la confianza de trabajar, y que no nos está dando un cheque en blanco.

“Por el contrario, lo que nos está dando es un mandato de que debemos de resolver los problemas que tenemos en Guadalajara, en Zapopan, en Tlaquepaque, etc, pero esa responsabilidad política que ahora se me confiere con un nuevo liderazgo la asumo en ese sentido, la asumo en el sentido de que nos vamos a poner a trabajar y a dar resultados”.

Y agregó: “Sí, asumir un liderazgo, eso es importante y lo debo de aceptar, porque además esto tiene que ser un liderazgo en la ciudad, en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), Guadalajara como capital del estado y con la importancia que tiene en ZMG y en todo Jalisco, pues evidentemente tendré un liderazgo político que debo de acatar y lo asumo como tal; claro, con mucha alegría porque me gusta mucho mi trabajo, pero también lo asumo con humildad y extendiendo la mano a todo mundo para ponernos a trabajar en una lógica de dar resultados”.

Según dijo, al provenir del sector empresarial, no está enfocado en “politiquería” o “grillas”. “Nosotros lo que nos orientamos es a los resultados concretos y ese liderazgo político que la ciudadanía me ha conferido (…) sí, lo reconozco, lo asumo y lo hago con una gran responsabilidad”.

La máscara de Mauro, exdirigente de Coparmex

Mauro Garza Marín, el exdirigente de Coparmex que contendió en esta elección con la bandera del MC y que será diputado federal por Jalisco, fungió como secretario Técnico de la Mesa Ampliada para la Reactivación Económica, el ente que promovió que Jalisco se endeudara por otros 6 mil 200 millones de pesos en mayo de 2020.

En aquel entonces, Garza Marín era presentado por el Gobierno de Jalisco como un actor independiente de la autoridad, lo que supuestamente le daba credibilidad a las determinaciones de la Mesa; sin embargo, un año después portaba ya sin reservas los colores del partido en el poder: MC.

El gobernador de Jalisco obtuvo un triunfo electoral importante en el Congreso local y en las alcaldías a costa de haber fortalecido al grupo de Pablo Lemus Navarro

Dicha Mesa Ampliada llegó a ser cuestionada desde el 2020, pues se le consideraba solo una pantalla ideada por el Gobierno de Jalisco para evitar que fuera el gobernador, Alfaro Ramírez, quien solicitara directamente la nueva deuda por 6 mil 200 millones de pesos, por el desgaste mediático y político que ello le traería.

Cuando se anunció ese nuevo crédito, el 18 de mayo de 2020, el Gobierno de Jalisco señaló que “Garza Marín explicó que el Gobierno del Estado tiene un déficit presupuestal de cinco mil 080 mdp (…). Con la finalidad de subsanar este déficit, se aprobó por la Comisión presentar una propuesta para contratar un crédito de hasta por seis mil 200 mdp”.

También puedes leer: Si hubo corrupción con MC, se castigará, promete Pablo Lemus