Autoridades y especialistas en movilidad y seguridad subrayaron la importancia de enfrentar y prevenir la violencia contra las usuarias de transporte, particularmente el privado, por el uso de las aplicaciones digitales.

En el panel Políticas públicas y tecnología para frenar las violencias contra mujeres, del Foro Ciudades en Movimiento, las participantes señalaron que la colaboración entre autoridades judiciales, organismos gubernamentales y la iniciativa privada es relevante para desarrollar políticas que brinden protección a las mujeres, así como la garantía de que sus derechos de acceso a la justicia serán respetados.

Parte de las acciones implementadas para combatir la inseguridad de las pasajeras de transporte público y privado en estados como Jalisco es la identificación de las violencias y de las zonas de mayor riesgo, así como las características de las usuarias, de acuerdo con Paola Lazo Corvera, titular de la Secretaría de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres jalisciense.

Además, destacó la creación de Puntos Púrpura, donde se puede cargar la batería de un teléfono celular, pues se tiene registro de que algunas de las violencias reportadas por usuarias no pueden ser denunciadas ni monitoreadas al momento, debido a que están incomunicadas.

“La participación de las mujeres es importante en todos los estratos de discusión, desde tener más representación en puestos de poder, en el Congreso, opinando, apareciendo en medios, así como en la investigación”
Katherine AguirreInvestigadora del Instituto Igarapé

Datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2022, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), estiman que durante 2021 se cometió una tasa de delitos asociados al dominio urbano de 35 mil 240 por cada 100 mil habitantes. De esta cifra, siete mil 788 representan robo o asalto en la calle o en el transporte público.

Mientras que, según el “Diagnóstico sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en el transporte público de la Ciudad de México”, de la Secretaría de Movilidad y Vialidad (Semovi), las formas de agresión sexual más relevantes en espacios de tránsito tienen altas tasas de agresores desconocidos: calle (43.57 por ciento), casa (22.28 por ciento) y transporte público (11.44 por ciento).

Dentro del Centro Cultural Estación Indianilla, en la Ciudad de México, Cecilia Román, encargada de Comunicación y Alianzas para Seguridad en Uber México, señaló que desde la plataforma se han implementado estrategias de acompañamiento y sensibilización para proteger a las usuarias, repartidoras y conductoras, quienes representan el menor porcentaje de personas adscritas a la empresa, debido a que acusan un mayor temor para conducir en horarios nocturnos.

Detalló que, de manera preventiva, Uber ha recurrido al uso de certificación psicométrica y de reconocimiento facial para que las pasajeras pueda conocer la identidad del conductor.

Mujeres en la toma de decisiones de la movilidad segura

En su participación, Katherine Aguirre, investigadora del Instituto Igarapé, mencionó que la manera más viable para que cualquier estrategia de seguridad sea replicable, medible y evaluable es que se lleve a cabo bajo una teoría de cambio, “donde tenemos claridad de la intervención, qué impactos quiere generar y qué resultados se esperan a largo plazo”.

Agregó que otro factor es el papel de las mujeres en los espacios de toma de decisiones al referir los campos del urbanismo feminista o el urbanismo con perspectiva de género.

Además, enfatizó que se requiere una estrategia integral, pues un botón de pánico como elemento de seguridad aislado no es suficiente.

Te puede interesar: Conductores de Uber, sin filtros ni capacitación