https://www.youtube.com/watch?v=w7gksWQVRTc

En Monterrey es peligroso conducir de noche.

Pero no solamente por la inseguridad de los últimos años, sino por la falta de iluminación de calidad, hasta en las principales avenidas.

Con pretextos ambientales y económicos, pero también con licitaciones muy polémicas y cuestionadas, alcaldes del área metropolitana han metido en un hoyo negro a los ciudadanos. 

Mediciones de iluminación en la capital regia confirman que los automovilistas de Monterrey conducen en condiciones peligrosas, debido a que el alumbrado público en la ciudad está por debajo de la Norma Oficial Mexicana.

Una medición realizada en principales calles y colonias de Monterrey por expertos y técnicos consultados por Reporte Indigo, comprueba que el alumbrado público no cumple con las necesidades mínimas.

La NOM tiene por objeto establecer niveles de eficiencia energética en términos de valores máximos de Densidad de la Potencia Eléctrica para Alumbrado (DPEA), así como la iluminancia promedio para alumbrado en vialidades.

Lámparas de vapor de sodio, LED y aditivos metálicos de doble filamento -tecnología que acaba de licitar el Municipio de Monterrey- fueron objeto de medición con el método de los nueve puntos.

Es decir, se miden los niveles de iluminación y su correcta, o mala, distribución de la luz en la vialidad.

El método de los nueve puntos está aprobado por la Norma Oficial Mexicana, la cual pide como mínimo 12 luxes de iluminación en vialidades primarias. 

Un lux es la unidad derivada del Sistema Internacional de Unidades para la iluminancia, o nivel de iluminación. 

Se usa en la fotometría como medida de la luminancia, tomando en cuenta las diferentes longitudes de onda según la función de luminosidad, un modelo estándar de la sensibilidad a la luz del ojo humano.

Las calles

En el Centro de Monterrey, se hicieron mediciones con los tres tipos de tecnologías de alumbrado público que se encuentran en el municipio. 

Se realizaron mediciones en las calles Melchor Ocampo, General Juan Zuazua y Mariano Escobedo. 

En el sector de Mitras Centro se midieron la avenida Simón Bolívar y la calle Jacala. 

Al sur de Monterrey se hicieron mediciones en la calle Isabel la Católica, de la colonia Roma, y la calle José Alvarado, de la colonia Villa Florencia.

El peor resultado fue el de lámparas de aditivo metálico de doble filamento, en la calle Melchor Ocampo, en el Centro de Monterrey.

El nivel de iluminación fue de 2.43 luxes, de los 12 que exige la NOM en vialidades primarias. 

Cabe mencionar que la potencia en esa vialidad es de 150 watts, con un consumo real de 216 watts, lo que además ocasiona una pérdida del 30 por ciento. 

En la calle Mariano Escobedo, entre las calles Juan Ignacio Ramón e Ignacio Allende, también en el Centro de Monterrey, se tomaron mediciones a lámparas de vapor de sodio.

La prueba arrojó un nivel de iluminación de 3.7 luxes, muy por debajo de los 12 que pide la Norma Oficial Mexicana. 

También se efectuó la medición en la calle General Zuazua, entre las calles Ruperto Martínez y Albino Espinosa, donde la tecnología de las lámparas es de LED. 

El nivel de iluminación registrado en esta vialidad fue de 5.40 luxes, con una uniformidad media de 5.38.

Nuevamente muy por debajo de los 12 luxes de la NOM.

En el área de Mitras Centro se realizaron dos mediciones, en Simón Bolívar y calle Jacala, ambas realizadas a lámparas de vapor de sodio. 

La primera dio un nivel de iluminación de 7.16 luxes. Es decir, 4.4 debajo de lo requerido para vialidad primaria.

Y en la calle Jacala, que según la NOM se considera una vialidad secundaria residencial tipo “A”, se midió un nivel de iluminación de 5.38 luxes, de los 9 que establece la norma para ese tipo de calles. 

Al sur de Monterrey se realizó una medición en la calle Isabel la Católica, en la colonia Roma, donde tienen luces de vapor de sodio. 

Al ser una vialidad secundaria residencial tipo “B”, la Norma exige 7 luxes, pero sólo midió 6.13. 

Por último, la única medición que arrojó resultados positivos fue en la calle José Alvarado, entre Nogales y Pirineos, en la colonia Villa Florencia.

Ahí la tecnología tipo LED instalada arrojó un resultado de 8 luxes de iluminación, de los 7 que pide la Norma Oficial Mexicana a una vialidad residencial tipo “B”.

Ninguna de las tecnologías de alumbrado público en vialidades primarias en Monterrey, cumplen con los valores mínimos requeridos por la NOM-013-SENER-2013.