La reciente modificación reglamentaria en el municipio de Guadalajara, sobre faltas administrativas a parejas que sostengan relaciones sexuales en la vía pública, ha causado polémica en la sociedad tapatía.

No obstante que las modificaciones no aprueban o legalizan los gestos amorosos en los espacios públicos, como se ha difundido entre la población. Al contrario, estas modificaciones sólo proceden en lo concerniente al quehacer de la autoridad de seguridad cuando deba haber una sanción.

Esta modificación surgió desde la Comisión Edilicia de Derechos Humanos, pues uno de los argumentos para aprobarla fue que estas faltas administrativas eran utilizadas por los cuerpos policíacos como medida de extorsión en la población.


“En Guadalajara sigue siendo falta administrativa contra la dignidad y la convivencia el sostener relaciones sexuales en la vía o lugares públicos pero, la intervención policial, se hará por petición ciudadana, lo que permitirá elevar a mejores estándares el actuar de la policial”, ha señalado el ayuntamiento frente a la polémica que se creó.

En ese sentido, las modificaciones buscan que las faltas administrativas estén fundadas en reportes de terceros que se vean afectados por las expresiones sexuales.

De acuerdo con cifras de quejas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco, la Policía de Guadalajara es una de las corporaciones de seguridad que más quejas recibe ante este organismo, al mismo tiempo que las detenciones arbitrarias son las causas de que la gente se acerque como quejosa.

De tal modo que las modificaciones al reglamento buscan salvaguardar los derechos humanos de las personas que pudieran verse presionadas por la autoridad policial, y no una legalización de los actos sexuales en la vía pública.