Las condenas al discurso de Trump se han registrado principalmente en la comunidad mexicana que vive en los Estados Unidos
"...Y haré que México lo pague"
Donald Trumpaspirante republicano
a la presidencia de EU
Donovan hizo su sacrilegio que lo puso a la altura de los enemigos de la Patria e incendió un país entero
https://www.youtube.com/watch?v=UTgetw_1iZo

El magnate millonario Donald Trump –aspirante a la Casa Blanca- se ha esforzado mucho en los últimos días con su ataque visceral en contra de México, pero este empresario convertido a político ahora no pasará a la historia como el principal enemigo de los mexicanos.

La relación de animadversión que marca la historia entre México y Estados Unidos tiene a su villano favorito y casi inamovible: Landon Donovan, el delantero de la selección de Estados Unidos, responsable con sus goles de varias derrotas del Tri.

(Entre ellas la eliminación de México para ir al Mundial de Futbol de Japón y Corea en el 2002)

Lo hecho por Donovan en su carrera haría que la ofensiva racista y xenófoba de Trump pareciera un juego de niños. 

Él es el autor del insulto que más ha exacerbado al pueblo mexicano… quizás desde la invasión norteamericana.

“El Capitán America” profanó como ningún otro norteamericano ha hecho en los últimos años el orgullo nacional hace 15 años: se orinó en la sagrada cancha del Estadio Jalisco.

Ocurrió en el año del 2004. La selección de México de futbol se jugaba su pase a los Juegos Olímpicos de Atenas en contra de su similar de los Estados Unidos. 

El día en que el equipo gringo salió a reconocer la cancha, Donovan hizo su sacrilegio que lo puso a la altura de los enemigos de la Patria e incendió un país entero.

La indignación y el enojo de los mexicanos no se hizo esperar ante la ofensa extranjera.

El día del juego la afición mexicana que llenó el Estadio Jalisco no sólo abucheó y silbó durante la entonación de “The Star Spangled Banner”, el himno nacional norteamericano, sino que gritó consignas a favor de Osama Bin Laden, líder de la organización terrorista Al Qaeda y autor de los atentados del 11 de septiembre en las Torres Gemelas de Nueva York.

“¡Osama, Osama!”, fue el grito de los mexicanos en la tribuna del Estadio Jalisco, buscando cobrar venganza por la agresión sufrida por el futbolista.

Lo ocurrido en la tribuna durante ese partido –que finalmente ganó México 4 goles por cero- pasó a formar parte de la historia de confrontaciones y encontronazos que define la relación de amor y odio que existe entre los países vecinos divididos por una frontera de más de 3 mil kilómetros.

Un nuevo ‘Masiosare’

Trump no ha llegado todavía a los excesos de Donovan, pero el magnate multimillonario sí ha protagonizado como parte de su estrategia por la candidatura presidencial del Partido Republicano el ataque más lacerante y provocador que ha recibido México en los últimos años.

Un discurso que ha sido calificado por la comunidad hispana y latina en Estados Unidos como racista, xenófobo y discriminatorio.

“Está enviando gente (México) que tiene muchos problemas, nos están enviando sus problemas. Traen drogas, son violadores, y algunos supongo que serán buena gente, pero yo hablo con agentes de la frontera y me cuentan lo que hay”, vociferó Trump hace dos semanas cuando anunció su postulación a la Casa Blanca.

Entre las barbaridades que ha dicho este empresario de bienes raíces originario de Nueva York está la de construir un muro a lo largo de la frontera mexicana para evitar el paso de los inmigrantes.

“Y haré que México lo pague”, remató el exconductor del reality show “El Principiante”.

Trump quiere ganar el voto de la derecha norteamericana, que históricamente tienen una postura en contra de la inmigración y de los latinos.

Lo que ha despertado con sus palabras es el chauvinismo que todo mexicano lleva adentro. 

Está convertido hoy en una especie de “Masiosare”. Sí, el extraño enemigo que ha profonado –como lo hizo Donovan con sus goles y su irreverencia en el Estadio Jalisco- el orgullo nacional.

Los mexicanos pueden tolerar casi todo de sus vecinos del Norte: ser el patio trasero, que sus armas maten acá, que sus universitarios celebren sus springbreaks en las playas nacionales. 

Incluso se puede aceptar la americanización de la vida mexicana con el consumo de televisión, cultura y estilo de vida. 

Pero lo que no se permitirá nunca es que un “pinche gringo” insulte a los mexicanos en público. 

Eso o una violación a la sobernanía nacional es casi lo mismo.

Es entonces cuando esa estrofa del Himno Nacional de que “un soldado en cada hijo te dio” tiene sentido.

‘Fuck Mister Trump’

Las reacciones que han provocado los insultos de Trump se han registrado en todos los frentes incluso desde el Gobierno mexicano.

Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, condenó la ofensiva verbal de Trump calificándola de discriminatoria.

“Se ve que busca más generar una nota que un proyecto, y que por supuesto no sabe y no conoce seguramente la aportación de todos los migrantes, de prácticamente todas las naciones del mundo, que han llegado a apoyar, a respaldar el desarrollo de los Estados Unidos”, señaló Osorio Chong.

La empresa Univisión fue la primera cadena de televisión en los Estados Unidos que anunció la terminación de su relación comercial con las empresas de Trump por los insultos a la comunidad mexicana.

El día de ayer la cadena NBC –que transmite los concursos de Miss Universo y Miss USA relacionados con Trump- también dio a conocer la terminación de su relación comercial con el empresario de 70 años.

La cadena mexicana Televisa se sumó ayer también a este boicot de negocios en contra del certamen Miss Universo que está relacionado con Trump.

“Para Grupo Televisa es inaceptable cualquier forma de relación comercial con el certamen Miss Universo y con las empresas que forman la organización Trump”, informó en un comunicado la cadena. 

Las condenas al discurso de Trump se han registrado principalmente en la comunidad mexicana que vive en los Estados Unidos, a través de redes sociales y el canal de videos You Tube.

Don Jesse Cantú, un comediante que reside en la ciudad de Brownsville, Texas, publicó en You Tube un video para responderle en el mismo a Trump.

“Eres un hijo de tu chingada madre”, le dijo don Jesse Cantú al empresario en el video.

“Tienes más cara tu de malandrín pinche viejo hijo de tu chingada madre. ¿Sabes qué? Vas y chingas a tu madre”.

“¿No me entiendes?  You´re a son a bitch mother fucker. Eres hasta mojado hijo de tu chingada madre. Si te excarvan de dónde eres haz de ser de Arabia, hijo de tu chingada madre”.

En el mismo tono la cantante mexicana Erika Vidrio, que reside también en los Estados Unidos, aprovechó y compuso un rap para contestarle al empresario.

“Hoy el racismo tiene peluquín, viste de corbata, un magnate al fin”, canta la mujer que hasta ayer tenía su video 100 mil vistas en You Tube.

“Chingas a tu madre, voy a repetir, que chingue a su madre ese Donald Trump, viejo tan racista y tan hocicón”.

Es cierto que la mayoría de las respuestas que ha recibido Trump de la comunidad mexicana son mucho más agresivas que las palabras dichas por el aspirante presidencial a la Casa Blanca. 

Es por eso que sobresale la argumentación que preparó Alejandra Arias – una mujer mexicana que vive y trabaja en los Estados Unidos- para contestar lo dicho por Trump en el video que tituló “Mexican woman response to Donald Trump” y que publicó en redes sociales.

La mujer recurre a información sobre las inversiones y las contribuciones que ha hecho la comunidad mexicana y latina en la vida económica de este país.

 “Alrededor de 570 mil empresas en Estados Unidos, una de cada 25 son propiedad de inmigrantes mexicanos y generan anualmente 17 mil millones de dólares en ingresos”, le informa Alejandra en su mensaje.

Durante 8 minutos la mujer hace una gran réplica y prácticamente refuta cada una de los insultos dichos por el magnate norteamericano.

Pero al finalizar su mensaje la chica no puede resistirse: “Fuck Mister Trump. You are shit”.

Y termina con un ¡Viva México!

Sigue leyendo

> El ‘show’ republicano Por Pedro Pablo Cortés