Si se le pregunta a los mexicanos si hablan inglés, solamente alrededor de 500 mil de más de 130 millones de habitantes responderán: Yes, I do. De acuerdo con el “Índice del Dominio del Inglés de Education First. Clasificación de 112 países y regiones según su dominio de inglés”, México aparece en el lugar 92 de los 112 países calificados.

Con un nivel de competitividadMuy Bajo”, México sacó 436 puntos, un descenso de cuatro puntos respecto al año anterior pese a compartir más de tres mil kilómetros de frontera con Estados Unidos.

Si se compara el ranking de Latinoamérica, la situación de México es todavía más crítica, ya que se colocó en el penúltimo lugar de 20 países, sólo por encima de Haití, una nación sumida en una crisis política y social desde hace varios años.

En contraparte, el país con el dominio más alto de inglés en el mundo es Países Bajos, con 663 puntos, y de América Latina Argentina, con 556 puntos.

De acuerdo con Education First (EF), durante la última década casi todos los países de América Latina han mejorado su nivel de inglés, y aunque el progreso no ha sido siempre espectacular, sí ha sido constante.

La recomendación de la escuela de idiomas para la mayoría de países es invertir para que más mujeres tengan acceso al idioma y alcancen el mismo nivel de los hombres.

La enseñanza del inglés en las escuelas, de acuerdo con profesores, tiene que estar apoyada por una medida oficial

“La brecha de habilidades cada vez mayor entre los géneros en la región no es sostenible”, informa el documento.

Respecto a México, Education First encendió las alertas debido al descenso de puntaje que ha sido constante desde hace una década.

“La disminución constante del dominio del inglés en México, con una caída de 69 puntos desde 2011, merece atención e inversión”, señala.

Además Tannia Domenzain, directora de Marketing y Desarrollo de Negocios de AF, comenta que en México hace falta una estrategia transexenal.

“En México no hemos avanzado a diferencia de lo que marca la tendencia en la región. Si nos comparamos con América Latina, ellos han tenido un avance muy grande en los últimos cinco años y por eso han ganado posiciones en este índice, con México la tendencia es a la baja.

“Lo que pasa es que México no ha avanzado en ningún plan de inglés, varios planes han estado sobre la mesa, pero no ha habido un seguimiento. Esta deficiencia que tenemos es porque los gobiernos no siguen una estretegia, no hay un plan de continuidad y eso hace que se lleven al país entre las patas”
Tannia DomenzainDirectora de Marketing y Desarrollo de Negocios de AF

Casos de éxito

De acuerdo con el ranking, los estados mejor calificados de la República son Jalisco, con 513 puntos; Querétaro, con 511; Baja California, con 505; Nuevo León, con 503 y Michoacán con 486.

Respecto al ranking de ciudades, Guadalajara encabeza la lista con 528 puntos, seguida por Monterrey con 512, la Ciudad de México con 475, Tijuana con 464 y Puebla con 463.

El éxito de estas entidades y ciudades, comenta la especialista, radica en que, además de ser localidades expulsoras de migrantes o fronterizas, son regiones industrializadas en las que operan empresas transnacionales.

Tannia Domenzain recomienda a México seguir el ejemplo de algunos países latinoamericanos, como Argentina, el cual literalmente modificó la ley para hacer obligatorio el acceso a todas las personas al idioma desde la primera edad.

En Uruguay, la estrategia fue distinta, el Estado se encargó de capacitar a unos cuantos docentes para ofrecer a todos los estudiantes clases online, mucho antes de la pandemia.

“Le invirtieron a equipar y ponerle internet a las aulas y con menos profesores pudieron impactar a más estudiantes. También lograron que el plan fuera continuo y por eso hemos visto cómo en los últimos años han avanzado.

“Necesitamos gente que entienda por qué es importante el inglés. Es lamentable que no todos tengamos la misma oportunidad y el mismo acceso al aprendizaje. Tener un plan en todo el país, bien desarrollado, con acciones claras y etapas, no es tan complicado, solo los gobiernos deben de tomárselo en serio”, concluye.

Las fallas de la enseñanza del ingles

Jorge Arturo Reyes Vera es profesor de inglés desde hace más de 20 años. Ha trabajado de la mano con la Secretaría de Educación Pública (SEP), en la iniciativa privada con empresas y universidades de alto nivel.

Comenta que no le sorprende para nada el lugar tan bajo que tiene México en el ranking, ya que es un problema que lleva años gestándose, como cuando trabajó en la evaluación de los profesores inglés de la SEP.

“Te podrías imaginar que un maestro de inglés por lo menos va a sacar un nivel intermedio alto o avanzado (B2 y C1 en el Marco Común Europeo de Referencia). Más del 50 por ciento de maestros que entrevistamos a nivel nacional no tenían ni siquiera B1, estaban por debajo en A1 (Principiantes) y A2 (Elemental), o sea, que no hablaban inglés.

“Con el tiempo y con la Reforma Educativa, los maestros se quejaron y los sindicatos comenzaron a secuestrar al país. Se dio la apertura para que los maestros se prepararan y certificaran, pero nadie quería, todos querían sus certificados sin estudiar”, recuerda.

“Estamos en un país en el que pretendemos todo y mucha gente dice ‘mi hijo está aprendiendo inglés en la escuela’, pero realmente muchos alumnos apagan su cámara y se echan a dormir”, comenta.

Para combatir esta mala actitud entre estudiantes, profesores y escuelas, Reyes Vera propone crear una estrategia nacional sobre las ventajas de saber el idioma.

“En las escuelas les importan más los negocios y la economía que la educación. Llegué a tener alumnos que por no tener el nivel los reprobaba, hablaban con el administrador y le decían que no iban a continuar en la escuela y automáticamente los pasaban”, comenta.

“Hay que promover las oportunidades que puedes tener si hablas inglés, en vez de estar diciendo que hablar inglés es fifí”
Jorge Arturo Reyes VeraProfesor de inglés desde hace dos décadas

“Esas campañas de hablar inglés para que obtengas el idioma se deben de hacer a nivel educación y a nivel gobierno. La solución estaría en promover las ventajas del inglés y dejar de permitir el secuestro del país en el tema de la educación”, finaliza.

También puedes leer: Inglés pa’l barrio, educación popular