El silencio en la salida de José Antonio González por parte del gobernador, es realmente una losa sobre el exrector de la UANL
https://www.youtube.com/watch?v=YYUQ5Nnc4G8

José Antonio González “El Tigre Toño” tomó su decisión en su momento, apoyar desde la Secretaría de Educación a la senadora Cristina Díaz.

Pero el gobernador también tomó su postura, impulsar al ahora secretario de Desarrollo Social y desconocido para el electorado, Federico Vargas, para que sea el candidato del PRI a la Gubernatura de Nuevo León.

El resultado de ambas decisiones puso a González, primero en septiembre fuera de Educación y este martes fuera de Desarrollo Económico, en medio de un frío silencio por su salida del Gabinete.

Y también puso a un amigo y exsubordinado de Federico Vargas, a Rolando Zubirán, como nuevo titular de la Secretaría de Desarrollo Económico.

Un hombre que estuvo en la empresa Alfa y que entre otras tareas, es el responsable de la implementación de la reforma energética en el estado.

Con este cambio en su Gabinete, Rodrigo Medina no sólo apuntala el equipo de su candidato predilecto para el 2015, sino que también envía una clara señal al resto de los priistas.

Que no permitirá que alguien más del Gabinete apoye a un candidato que no está en sus planes del 2015.

Y si hay alguien con el apoyo, no del mandatario estatal pero sí del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, es la senadora Cristina Díaz, quien aún con su origen cetemista fue apoyada por el senador Emilio Gamboa Patrón para convertirse en la dirigente nacional de la CNOP.

Medina tiene a Vargas como su favorito, pero no ha desairado al diputado federal Pedro Pablo Treviño y a la senadora priista y exalcaldesa de Guadalupe, Ivonne Álvarez, quien podría ser la opción, en caso de que la alcaldesa regia Margarita Arellanes vaya por el PAN.

El silencio en la salida del “Tigre Toño” por parte del gobernador es realmente una losa sobre el exrector de la UANL.

Incluso, es una especie de advertencia para el exsecretario de Educación y luego de Desarrollo Económico. 

El aislamiento de González estaba marcado desde septiembre de 2013.

Fue entonces el primer movimiento del gobernador para definir el adiós de González y el arranque de precampaña de Federico Vargas.

En esos enroques, el mandatario estatal pasó de la Secretaría de Desarrollo Económico a la Secretaría de Desarrollo Social a su favorito.

Porque desarrollo Social concentra el presupuesto para el reparto de apoyos sociales en el estado.

La estrategia de Medina llamó la atención del medio político desde entonces, cuando además de pasar a Vargas a Desarrollo Social y sacar a “El Tigre Toño” de Educación, colocó a Juana Aurora Cavazos en esta última secretaría.

Aunque desde aquel mes Medina aisló a González en Desarrollo Económico, tardó cuatro meses y 20 días en decidir su salida definitiva del Gabinete.

Desde entonces, en los círculos políticos del Palacio de Cantera se dice que el nuevo titular de Desarrollo Económico, Rolando Zubirán, es quien realmente se encargaba de operar esa dependencia, porque González solamente hacía acto de presencia en contadas ocasiones en su despacho.

También desde la salida de “El Tigre Toño” de Educación en septiembre, Cavazos inició una limpia en la secretaría para desactivar la estructura que González armaba para Cristina Díaz.

De hecho, Educación es una piedra angular electoral por la estrecha relación con los maestros, que tradicionalmente promueven que su voto es en gremio.

Por ello Cavazos, desde su llegada, ha cultivado la relación con el magisterio para tenerlo del lado tricolor al llegar al 2015.

Además de que la secretaria de Educación también tiene sus aspiraciones personales en busca de la candidatura priista a la Alcaldía de Monterrey.

Con Federico Vargas, Medina quiere impulsar una designación directa, es decir, el viejo dedazo.

Así lo hizo con él su padrino político en 2009, el exgobernador Natividad González Parás.

Pero a diferencia del 2009 y con las reservas de cómo llegará la imagen de Medina a su último año, en la elección del 2015 el tema de la sucesión en Nuevo León tendrá un voto de calidad en la Ciudad de México, la opinión del presidente priista Enrique Peña Nieto.

Por lo pronto, el gobernador Rodrigo Medina está limpiando el camino para el proyecto que lleva el nombre Federico Vargas, no sólo ayudándolo a posicionar su estructura electoral, sino también quitándole del camino a quienes apoyen a otro aspirante.

Como el gobernador actual, Federico Vargas le debe su carrera como servidor público y político al exmandatario González Parás, porque fue secretario particular de éste hasta 2005, cuando fue designado director de Comercio Exterior de la Secretaría de Desarrollo Económico del Estado.

Luego, ya en este sexenio de Medina, éste lo nombró subsecretario de Industria, Comercio y Servicios del Estado.

Además, Federico es esposo de Alejandra Elizondo, quien trabajó como responsable de relaciones públicas de la Casa de Gobierno durante el sexenio de González Parás. 

Su padre, Salvador Vargas, es consejero jurídico del Grupo Maseca.

La salida de José Antonio González del Gabinete y el nombramiento en su lugar de Rolando Zubirán pone en evidencia que Medina no está perdiendo el tiempo para la sucesión en 2015.