La liturgia priista terminó, el Partido Revolucionario Institucional ya tiene quien será su candidato presidencial para las próximas elecciones de 2018, José Antonio Meade Kuribreña.

Sin sorpresas y tras un largo trabajo de la cúpula del tricolor y de presidencia, el abanderado será un no militante que incluso ha trabajado en gobiernos de otros partidos como el PAN.

“Voy a solicitar mi registro como precandidato a la presidencia de la república por el partido Revolucionario Institucional. Lo hago tras 20 años de servir a mi país de manera interrumpida, con integridad y honradez”, dijo hoy Meade en la conferencia de prensa donde se confirmó su salida de la SHCP.

Es la primera vez que José Antonio Meade contendrá por un puesto de elección popular. Desde 1991 comenzó a trabajar en el sector público, y desde el 2011 se ha mantenido al frente de diversas secretarías.
Por eso los halagos del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, quien lo comparó con Plutarco Elías Calles, expresidente y fundador del PRI, ambos han ocupado cuatro secretarías de Estado en dos gobiernos distintos y “las han conducido con inteligencia y disciplina”, dijo el canciller frente a varios diplomáticos extranjeros la semana pasada.

Meade tiene 48 años, nació el 27 de febrero de 1969 en la Ciudad de México, nieto del abogado y escultor José Kuri Breña e hijo del abogado Dionisio Meade. Estudió economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), lugar de dónde egresó su compañero de gabinete Luis Videgaray y el Presidente del Senado, Ernesto Cordero, con quienes mantiene una estrecha amistad.

También, es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de México y en 1997 obtuvo un doctorado en Economía por la Universidad de Yale, semillero de presidentes estadounidenses y alma máter del expresidente Ernesto Zedillo.

La primer secretaría que dirigió fue la de Energía, en sustitución de Georgina Kessel, de enero a septiembre del 2011, se realizaron las primeras adjudicaciones de contratos integrales para exploración y producción de Pemex y comenzó la sustitución en todo el país de más de 47 millones de focos incandescentes bajo el programa “Luz Sustentable.

Meses después, en septiembre del 2011, fue nombrado por Felipe Calderón como secretario de Hacienda y Crédito Público, durante su gestión, México alcanzó el máximo nivel de recaudación tributaria.

Aún con un cambio de gobierno y de partido político en los Pinos, Meade siguió al frente de una secretaría, fue nombrado por Enrique Peña Nieto como Secretario de Relaciones Exteriores, cargo que ocupó hasta finales de agosto de 2015 y que le valió ser considerado como una de las 500 personas más influyentes en el mundo, según la revista Foreign Policy.

En la Secretaría de Desarrollo Social duró menos de un año, de agosto de 2015 a septiembre del 2016 y se centró en realizar acuerdos para combatir la pobreza.

En 2016 regresó a la Secretaría de Hacienda y su imagen comenzó a ganar más notoriedad, desde ese balcón fue elogiado por priistas y no militantes quienes veían en él la mejor opción para que fuera el candidato del tricolor.