En el marco de la misión comercial del gobernador Mauricio Vila Dosal por Europa, en Trieste, Italia, impulsa la reactivación de inversiones y proyectos para Yucatán con la empresa naval Fincantieri, al anunciar que aumentará su multimillonaria inversión para la construcción de un astillero, el más grande de América, en el puerto de Progreso.

Ello detonará una gran generación de empleos y la llegada de más empresas relacionadas con la industria naviera para invertir en el estado, pues la empresa italiana no solamente confirmó que en la primera etapa invertirá no 150 millones de dólares, sino 220 millones de dólares, lo que significa un parteaguas en el desarrollo económico del puerto y Yucatán.

El gobernador visitó el puerto de Trieste, donde conoció y recorrió el gran astillero de Fincantieri, “Arsenale San Marco”, el mayor constructor de buques de Europa, y de donde han salido gigantes de los mares como el “Crown Princess”, de la empresa Carnival Cruise Line.

Durante su estadía, Vila Dosal sostuvo reuniones de trabajo en las oficinas principales de Ficantieri en Trieste, con el con el director administrativo Fabio Gallia y con el director de divisiones de servicio, Giorgio Rizzo; así como con Daniele Fanara y Lawrence Zammit, vicepresidentes de mercadotecnia, estrategias y ventas.

Posteriormente, recorrió el astillero “Arsenale San Marco”, en Trieste, que se dedica al mantenimiento, reparación, reconstrucción y transformación de cruceros y otros buques, ya sea en diques secos o en muelles flotantes. En este recorrido estuvo acompañado de Lawrence Zammit y de Andrew Toso, vicepresidente de la división de conversiones, reparaciones y servicios de barcos.

En esas reuniones, Vila Dosal conversó con el profesor Alberto Marinó, del Departamento de Ingeniería y Arquitectura de la Sección de Ingeniería Naval de la Universidad de Trieste, sobre la formación del personal, de los procesos de capacitación y de cómo los diques secos se planean realizar en Progreso, y que por la dimensión mucho mayor que lo visto en Trieste, permitirá realizar todos los trabajos antes mencionados en los barcos de última generación.

Como se anunció, Fincantieri contempla diseñar y construir un nuevo astillero de reparación, conversión y mantenimiento de barcos, que incluirá la fabricación de dos muelles de mampostería, los más grandes de América.