El alcalde de San Pedro, Mauricio Fernández, vino a darle a las elecciones de Nuevo León el ingrediente que le faltaba: confrontación y algo de lenguaje florido.

El proceso electoral en Nuevo León estaba a punto de concluir y perfilaba para que pasara sin pena ni gloria por el bajo perfil que manejan los candidatos a puestos de elección popular.

Pero irrumpió Mauricio Fernández como sabe hacerlo: dando de patadas y denunciando una campaña política por parte del gobierno del Estado en contra suya.

Lo menos que ha hecho el Edil sampetrino en las últimas horas es retar a “madrazos” al procurador Adrián de la Garza y llamar “mamelucos” e “inútiles” a los funcionarios del Estado, incluyendo al gobernador Rodrigo Medina.

El asunto que confrontó a Fernández con el Estado fue la detención que realizó esta semana el Estado de dos policías municipales  de San Pedro acusados de dejar libres a unos asaltantes de autos.

Se trata de los policías, Héctor Eduardo Balleza Vázquez, de 24 años de edad, y Jorge Eduardo Garza Castillo, de 29, quienes fueron detenidos por ministeriales.

La captura provocó la ira de Fernández, quien denunció que los policías municipales fueron torturados en la Agencia Estatal de Investigaciones.

“Reto al procurador a madrazos. A ver cuántos aguanta, a que me afirma lo que yo quiera”.

Fernández denunció que los uniformados de San Pedro fueron golpeados por los agentes ministeriales para obligarlos a confesar el presunto encubrimiento.

“A mí me deja evidenciada la absoluta incompetencia del gobernador y toda la bola de burros que tiene en el tema de seguridad, exceptuando a (general) Javier del Real.

“Son una bola de mamelucos, incompetentes y buenos para nada”.

Pero ni el gobernador del Estado, ni el procurador, se dejaron intimidar por las declaraciones incendiarias de Fernández y contestaron al alcalde.

“La Procuraduría no se amedrenta ni se va a echar para atrás. Si el mismo acecho de la delincuencia organizada no nos doblega, las declaraciones del alcalde tampoco lo van a hacer”, afirmó De la Garza.

Ayer por la mañana el procurador Adrián de la Garza aseguró que los policías municipales detenidos confesaron colaborar con la delincuencia organizada y el cártel de Sinaloa.

Por su parte, el gobernador Rodrigo Medina afirmó que las autoridades estatales no se dejarán amedrentar por Fernández.

“Esas declaraciones ni nos asustan, ni nos amedrentan”, afirmó el mandatario estatal.