Hoy, a 23 años después de aquella iniciativa de zonificación, la actual administración de su sucesor Ugo Ruiz enfrenta una serie de irregularidades en el urbanismo

https://www.youtube.com/watch?v=8eWvxuE456U

Cuando el exalcalde de San Pedro habló de zonificación en su primera administración al frente del Municipio, fue punta de lanza en el tema del desarrollo urbano metropolitano.

Pero hoy, luego de su segunda administración como alcalde de esta próspera municipalidad, el caos urbano que heredó está acabando con el orden en los usos del suelo y con la vialidad en calles y avenidas.

Y es que en 1989, empezó una revolución del urbanismo en San Pedro y fue cuando el panista Fernández Garza tomó la administración sampetrina, luego del último priista que hasta la fecha ha dirigido el Ayuntamiento, Alejandro Chapa Salazar.

Fernández Garza promovió la zonificación urbana para ordenar lo que ya entonces era un caos en usos del suelo.

Incluso, organizó un referéndum, hasta entonces nunca antes realizado en el área metropolitana de Monterrey, para darle popularidad y certeza al ordenamiento urbanístico.

De hecho, el tema del desarrollo urbano fue el más importante de aquella administración de Fernández.

El respeto por la planeación urbana, aún a costa de muchos litigios y pleitos con vecinos de colonias de San Pedro, era la bandera del acalde sampetrino.

Como la apertura de la avenida Alfonso Reyes, que estaba truncada en la colonia El Rosario, para abrir un nuevo corredor entre el oriente y el poniente del municipio, que ya entonces tenía el caos de Vasconcelos.

También, el no permitir multifamiliares en la zona residencial de San Pedro para evitar la saturación de automóviles en las principales avenidas y organizar la densidad del uso del suelo.

Pero ahora, de octubre de 1991, cuando terminó su primera administración municipal, a octubre de 2012, cuando concluyó su segundo mandato municipal, la diferencia en la intención de ordenar cambió radicalmente en los planes de Fernández Garza.

Y hoy, a 23 años después de aquella iniciativa de zonificación, la actual administración de su sucesor Ugo Ruiz enfrenta una serie de irregularidades en el urbanismo.

Empezando por la falta de vialidades, siguiendo con las irregularidades en los desarrollos verticales y enredando todo con el cambio de usos de suelo a la figura de complejos habitacionales.

Figuras de usos de suelo mixtos que Fernández Garza combatía en su primera administración, pero que ahora  heredó al Ayuntamiento actual y que están listas para su aprobación.

Aunque aún estas figuras no están autorizadas y el Reglamento de Desarrollo Urbano 20-30 que las incluye, no ha sido validado oficialmente.

La idea de planeación cambió diametralmente en la cabeza de Fernández Garza, quien incluso ahora no sólo promovió durante su administración 2009-2012 la figura de los multifamiliares, sino que además él y su familia son de los beneficiarios de éstos.

Porque el exalcalde planea construir un desarrollo multifamiliar con usos del suelo mixtos en Carrizalejo, en donde se encuentra todavía el Planetario Alfa, propiedad de su familia.

Esto sobre la avenida Roberto G. Sada, convertida ahora en una avenida para este tipo de desarrollos inmobiliarios, lo que traerá a la zona de Gómez Morín, avenida Margáin, San Agustín, Alfonso Reyes, Roble y Vasconcelos, una nueva carga vehicular que se sumará al caos existente.

Misma área donde están los desarrollos de departamentos y de oficinas IOS Offices, Punto Central, Torre Equus, El Legado, Arboleda, Sofía, Chroma, Levana, Saqqara y Tanarah.

Entre todos estos nuevos inquilinos del área del Campestre suman cerca de 15 mil vehículos nuevos.

Y todavía junto a este sector del Campestre se encuentra el gran conglomerado de desarrollos verticales de Valle Oriente, donde están otros 15 mil cajones de estacionamiento, entre oficinas y departamentos, para ser ocupados. 

Para todo lo que viene y el cambio de idea urbana del exalcalde Mauricio Fernández, entre 1991 y 2012, ahora el Municipio de San Pedro tiene un proyecto de obras viales, pero no cuenta con los recursos para todas ellas. 

Entre ellas está en la etapa de proyecto, con recursos federales, el paso para conectar Lázaro Cárdenas con Morones Prieto.

Y hay otras obras que todavía no están ni es la fase de proyecto, como otro túnel de Loma Larga para conectar San Pedro con las venidas Pino Suárez o Cuauhtémoc.

También está el viaducto subterráneo de Vasconcelos para dejar en vialidad continua en la avenida Margáin.

Y el Ayuntamiento que dirige Ugo Ruiz contempla también en este plan su proyecto de transporte La Gran Vía, también para la movilidad entre el poniente y el oriente de San Pedro.

Por ello, desde Los Tubos de Gómez Morín hasta Ricardo Margáin, los automóviles pasarían por el viaducto deprimido mientras superficialmente habría una gran plazoleta.

En esta área el Municipio contempla la idea de una estación para el tranvía que circularía por Vasconcelos entre el poniente y el oriente de San Pedro.

Y en la plazoleta habría, además de la estación del tranvía, estacionamiento para bicicletas y autos para estimular el transporte por esta vía dentro del municipio, entre los polos oriente y poniente, y desincentivar el uso del vehículo motorizado.

También está el proyecto de abrir la ampliación de la calle Roble a través de los terrenos que pertenecieron a Cemex, a un costado de donde ahora se construye El Legado.

Con toda esta explosión habitacional y caos vial en San Pedro, también está la posibilidad de que el mismo exalcalde Mauricio Fernández Garza busque por tercera ocasión la Alcaldía.

¿Cuál será ahora la idea de Fernández Garza respecto al caos urbano en San Pedro?