En FoCo14 participarán como ponentes ‘mujeres extraordinarias’ que hablarán de sus experiencias de cómo han superado los retos que han enfrentado

Con una experiencia de 25 años realizando labores en pro de la mujer en América Latina, Angélica Fuentes ha detectado patrones o situaciones que no operan a favor de su empoderamiento.

Aun con la posibilidad de salir adelante con un negocio propio, la presidenta de Grupo Omnilife Angelissima, considera a las mujeres les faltan herramientas de capacitación para verdaderamente crecer y también les falta elevar su autoestima, entender que también tienen que despertar su liderazgo”.

Esas son algunas de las razones que la motivaron a cristalizar, a través de la fundación que lleva su nombre, el Foro para la Cooperación Unidos por la Mujer (FoCo). 

Este tendrá lugar el próximo 20 de mayo en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México y, posteriormente, en ciudades de Perú, Colombia y Ecuador.

Foco14 se plantea el reto de gestar “un cambio cultural, de consciencia e incidir en la generación del liderazgo que la mujer requiere”. Darle herramientas con las cuales incursionar óptimamente en el mercado laboral del sector público o empresarial.

Fuentes –que en 2013 fue nombrada por la Fundación de la ONU como defensora de la campaña Girl Up, un proyecto para que las mujeres cambien su entorno a través de su liderazgo– plantea que hace falta que sus congéneres tengan acceso crediticio.

“No nada más al microcrédito, que tenga realmente acceso al crédito” puesto solo poco más del 20 por ciento de las féminas que forman parte de la vida laboral tiene una cuenta bancaria. Desconocen que tienen derecho a una propiedad y que con ello pueden accesar a un crédito.

También considera deben ampliar su acceso a la mercadotecnia, la tecnología, a un “networking” que les posibilete entrar en contacto con otras mujeres y empresas proveedoras de, por ejemplo, cadenas de suministro de los grandes corporativos. Esto en lo relativo al emprendimiento en la base de la pirámide laboral. 

Con respecto a la parte corporativa Fuentes –a quien la lista de Forbes ubicó en el sitio 4 entre las mujeres más poderosas de México– dice que las empresas requieren preguntarse qué les falta.

Que cuenten con esquemas de rectoría y capacitación, que den paso a aquellas que cuentan con negocios propios y buscan ser parte de la cadena de proveeduría.

Si en el pasado las empresas fueron creadas por y para los hombres hoy, sostiene, vivimos en un siglo 21 donde “tenemos que crear las empresas para hombres y mujeres”. En beneficio de ambos.

Hoy, indica, hay más mujeres que hombres que se están preparando, que cuentan con maestrías y doctorados en México pero “la gran mayoría no está en el mercado laboral”. Al respecto, precisa:

“Yo no creo en la cuota de género pero sí creo en la cuota de talento; y hay un gran talento femenino desperdiciado porque no hay oportunidades dentro de los mismos corporativos donde puedan insertarse las mujeres y seguir subiendo”.

El impacto de la labor femenina

A inicios de este año Fuentes asistió al Foro Económico Mundial que se abocó al tema de la Reconfiguración Global y los retos que enfrentan las 136 economías del mundo. Colaboró aportando ideas para emprender acciones que respondan a los desafíos actuales y emergentes en el tema de género.

En la entrevista con Reporte Indigo apunta que hay estudios que muestran que cuando los equipos se conforman por hombres y mujeres los resultados financieros se incrementan en un 26 por ciento respecto a los que solo integran hombres.

Por ello estima que “no es solo correcto sino inteligente” insertar a las féminas en diversos proyectos. 

Alude al estudio 2000-2010 del Banco Mundial en donde la mujer incursionó en un 15 por ciento al mercado laboral y así contribuyó a reducir la pobreza extrema en un 30 por ciento en regiones de América Latina y El Caribe. 

“Esto sin apoyo del sector público y privado”, explica. 

Si eso fue así, añade, “imaginemos qué sucedería si a la mujer le brindamos capacitación en educación, acceso a la tecnología, crédito, rectoría, proveeduría… imaginemos lo qué puede suceder como región cuando incluyamos a la mujer y la apoyemos con todas estas herramientas para que desarrolle todo su talento”.