¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

SEGURIDAD757

Marcha por los caídos

Indigo Staff

Aunque algunos están en la mira de distintas organizaciones civiles nacionales e internacionales por supuestas violaciones de los derechos humanos, el papel de las fuerzas armadas en el combate al crimen es digno de reconocimiento.

Al menos así lo manifestaron cerca de mil personas que marcharon ayer en Ciudad de México para apoyar a policías y militares que han fallecido en servicio.


Jun 1, 2015
Lectura 2 min

Isabel Miranda de Wallace reprobó las violaciones a los derechos humanos pero subrayó la importancia de apoyar a las instituciones que ‘nos defienden de los delincuentes’

Aunque algunos están en la mira de distintas organizaciones civiles nacionales e internacionales por supuestas violaciones de los derechos humanos, el papel de las fuerzas armadas en el combate al crimen es digno de reconocimiento.

Al menos así lo manifestaron cerca de mil personas que marcharon ayer en Ciudad de México para apoyar a policías y militares que han fallecido en servicio.

Los participantes, la mayoría vestidos de blanco, portaron pancartas en las que se leía “Solidaridad con los familiares de los militares que perdieron la vida por la paz y por México”. Marcharon del Monumento a la Independencia al Campo Marte.

Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto el Secuestro, uno de los colectivos convocantes que también pidió salir a la calle en Jalisco, instó a los mexicanos a no ser “mezquinos” y “apoyar a las fuerzas que nos defienden de los delincuentes” porque “lo único que hacemos es decir lo que hacen mal pero nunca nos preocupamos por los caídos”.

Dijo reprobar “cuando hay violaciones de los derechos humanos” pero subrayó la importancia de agradecerles su labor.

Varias organizaciones, como el Movimiento por la Paz, lamentaron la convocatoria del domingo porque, en su opinión, tiene un mensaje contrario a los derechos humanos.

Fuerzas en la mira

En menos de un año, tres acciones de fuerzas federales han sido especialmente cuestionadas. La primera, en junio de 2014, fue la muerte de 22 presuntos delincuentes en Tlatlaya en lo que después se comprobó que fueron ejecuciones extrajudiciales por parte del ejército y que conllevó el encarcelamiento de siete soldados.

Los otros dos operativos polémicos, ambos en investigación en estos momentos, ocurrieron en Michoacán: la muerte de al menos nueve civiles en Apatzingán el 6 de enero y la de 43 personas (un policía y 42 presuntos criminales) el pasado día 22 en la localidad también michoacana de Tanhuato. (Fuente: AP)

Comentarios