En la administración de Santiago Taboada, alcalde de Benito Juárez, las irregularidades en contratos no dejan de ocurrir. En el primer trimestre de 2021, la demarcación contrató para bacheo y mantenimiento de vialidades a una compañía que en 2019 fue investigada por la Contraloría General de la Ciudad de México por cometer irregularidades.

Se trata de Green Patcher empresa que, según la contraloría, incurrió en prácticas que van desde cobros duplicados hasta no realizar trabajos acordados.

Pese a esto, la administración panista de Benito Juárez la premió con un contrato de un millón y medio de pesos.

En 2019, Green Patcher fue investigada por la Contraloría local por cobros duplicados, contrataciones sin documentación y sin evidencia de haber realizado trabajos

El contrato millonario por mantenimiento de vialidades

De acuerdo con la información de los contratos celebrados por la alcaldía Benito Juárez en el primer trimestre de 2021, que se puede consultar en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), la demarcación territorial le otorgó un acuerdo comercial a Green Patcher S. de R.L. de C.V. por un monto de un millón 500 mil pesos.

El objeto del contrato que se puede identificar con el número de folio ABJ-AD-028-20 fue el “Bacheo en vialidades secundarias” y se concretó por adjudicación directa. Lo anterior quiere decir que no hubo un concurso de licitación pública entre varias empresas.

La vigencia del acuerdo se estipuló del 4 de enero pasado al 30 de abril de 2021. Los funcionarios de la alcaldía que autorizaron el documento son Adelaida García González, directora de obras y desarrollo urbano, y Armando Ramírez Solórzano, director de jurídico, mientras que como gerente único de la empresa firmó Esperanza Corona Juárez.

Las irregularidades

En 2019, la Secretaría de la Contraloría General de la Ciudad de México investigó los contratos celebrados en 2018 por la extinta Agencia de Gestión Urbana (AGU) para el bacheo, balizamiento y reencarpetamiento de vialidades primarias de la capital del país.

Según la auditoría A-1/2019, practicada a la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse), la AGU firmó en 2018 el contrato AGULPN-F-1-251-18 con Green Patcher por un monto de 40 millones de pesos para realizar los trabajos referidos.

Sin embargo, detalla la investigación, la compañía cometió diversas irregularidades en la ejecución de los trabajos y en el proceso de adjudicación. La primera anomalía encontrada es que la AGU no contaba con evidencia de realizar los estudios necesarios para la contratación del servicio.

“No se encontró documentación referente a los estudios previos con los que debió contar la entonces Agencia de Gestión Urbana para la contratación de los trabajos”, menciona la contraloría.

A su vez, la segunda anomalía es que ni la alcaldía ni el contratista cumplieron con la Ley de Obras y hubo irregularidades como no tener bitácoras de obras acordes, por lo que hubo deficiencias en el seguimiento de los servicios.

Posteriormente, la Contraloría no encontró evidencias de trabajos concluidos por un importe de dos millones 312 mil pesos.

El documento de auditoría consultado por Reporte Índigo, también revela que el órgano fiscalizador halló que la empresa realizó cobros duplicados que alcanzan un monto de dos millones 778 mil pesos.

Lo que quiere decir que Green Patcher llevó a cabo conceptos de obra y los cobró dos veces. Por último, la compañía realizó trabajos deficientes y que provocaron una afectación al erario público de 9 millones de pesos.

1.5
millones de pesos adjudicó la BJ a una empresa con un historial dudoso

“Se detectó que los trabajos presentaban agrietamientos (acocodrilamiento) y desprendimiento de material”, menciona la investigación.

La contraloría local recomendó a la Sobse fundamentar por qué la extinta AGU (que ahora forma parte de obras) contrató a Green Patcher, pidió aclarar las omisiones detectadas en el cumplimiento de la normativa, reintegrar los montos cobrados al doble y de las obras que no se ejecutaron o no existe evidencia y remitir pruebas de su realización.

Sin embargo, se desconoce si las recomendaciones hechas por la controlaría local, que se pueden consultar en el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) de la Sobse, fueron atendidas, pues no existe información al respecto.

A pesar del historial gris descrito, Benito Juárez le otorgó un contrato de un millón y medio de pesos en este 2021 para el mantenimiento de sus vialidades y avenidas.

Irregularidades en obras, una constante

Contratar empresas con historial de irregularidades no es la única práctica con rastro de anomalías que se ha llevado a cabo en la alcaldía Benito Juárez.

La demarcación también adjudica millones a obras que no acaban y, a pesar de su costo, no representan un beneficio para la población.

El 9 de abril de 2021, Reporte Índigo publicó el texto “Clínica veterinaria, elefante blanco en Benito Juárez” en el que se revela que un hospital para animales de compañía ha costado más de 12 millones de pesos, lleva más de dos años en obras y no hay fecha para su apertura.

Habitantes de la alcaldía denuncian que este tipo de situaciones han sido una constante durante la gestión actual de Santiago Taboada y las anteriores que también han sido de militancia en el Partido Acción Nacional (PAN).

También puedes leer: Fantasmas de la corrupción inmobiliaria en Benito Juárez