La iniciativa presidencial para crear el Mando Único Policial, que implica la desaparición de las policías municipales, enfrenta el rechazo del PAN…curiosamente el partido político que intentó impulsar este modelo policiaco en el sexenio pasado con Felipe Calderón.

De todas las iniciativas propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto, en su plan de seguridad lanzado por la tragedia de Iguala, la eliminación de las corporaciones municipales ha sido el que mayor resistencia ha encontrado el gobierno federal.

Uno de los principales opositores ha sido el PAN, que en el 2011 intentó durante el gobierno calderonista implementar el Mando Único Policial y en consecuencia disolver por decreto presidencial la seguridad municipal.

El presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, ha adelantado que la bancada panista en el Congreso federal no apoyará la propuesta de crear una Policía Única en los estados en lugar de las corporaciones municipales.

“La desaparición de todas las policías municipales, de manera indiscriminada, es inaceptable desde la perspectiva municipalista del Partido Acción Nacional”, ha advertido el líder blanquiazul.

“Reconociendo que no todos los municipios tienen las capacidades requeridas para contar con una policía profesional, la generalización no es la solución. Deben establecerse, con toda precisión, los requisitos y las condiciones que los municipios tendrían que cumplir para poder contar con policía propia”.

Esta iniciativa forma parte del decálogo de acciones que el presidente Peña Nieto envió al Congreso el pasado 1 de diciembre buscando que sea aprobada antes de que concluya este año.

Sin embargo, la desaparición de las policías municipales es el tema donde hasta ayer no existía consensos entre las fuerzas políticas del Poder Legislativo para aprobarse en los próximos días.

La idea de eliminar las policías municipales fue planteada por primera vez en el sexenio pasado que encabezó el entonces presidente Felipe Calderón.

La tesis del exsecretario de Seguridad federal, Genaro García Luna, era que la mayoría de las corporaciones estaban infiltradas por el crimen organizado.

El plan nunca prosperó por la falta de apoyos políticos del PRI y del grupo de gobernadores tricolores.

La crisis social provocada por la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa obligó hoy al presidente Enrique Peña Nieto a retomar la iniciativa del Mando Único Policial y pretender que sea aprobada de manera express en las próximas semanas en el Congreso federal.

El presidente propuso comenzar el Mando Único Policial en los estados de Guerrero, Tamaulipas, Jalisco y Michoacán, azotados por la violencia del narcotráfico.

El PAN también ha expresado sus reservas a la iniciativa para crear la Ley Contra la Infiltración del Crimen Organizado en las Autoridades Municipales, que permitirá al Gobierno federal disolver un municipio en caso de que se compruebe que existen vínculos con el crimen organizado.

La falta de coordinación entre las diferentes corporaciones de seguridad que existen en México es un problema añejo y reconocido incluso desde hace 20 años en el Programa Nacional de Seguridad Pública 1995-2000, publicado el 18 de julio de 1996 durante el sexenio del entonces presidente, Ernesto Zedillo.

El domingo un grupo de organismos de la sociedad civil y los ciudadanos integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública solicitaron llevar a cabo un debate para analizar la iniciativa presidencial que pretende desaparecer las policías municipales en México.