¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

DESARROLLOSOCIAL

Mancera tendrá su propia cruzada

Jonathan Villanueva

En la Ciudad de México hay una alianza de facto para contener las exigencias de las jefaturas delegacionales de Álvaro Obregón, Gustavo A. Madero, Iztapalapa y Tlalpan: detener la Cruzada Nacional contra el Hambre. Mientras los titulares de las demarcaciones exigen una y otra vez una reunión con la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles, los programas sociales del gobierno federal operan en el DF.


May 29, 2013
Lectura 6 min

Leonel Luna y Nora Arias aseguraron que apoyos como el de 60 y Más ingresan a diario a sus demarcaciones, donde se duplican programas sociales con fines electorales

Mancera minimizó la plantada de Robles a los delegados perredistas, pero el tema de fondo es la operación del PRI en el DF

"Los jefes de las delegaciones actúan como virreyes; no solo quieren poner de rodillas al gobierno federal, sino que también están mandando señales de desobediencia al jefe de gobierno”

- Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre

Líder del PRI-DF

En la Ciudad de México hay una alianza de facto para contener las exigencias de las jefaturas delegacionales de Álvaro Obregón, Gustavo A. Madero, Iztapalapa y Tlalpan: detener la Cruzada Nacional contra el Hambre. Mientras los titulares de las demarcaciones exigen una y otra vez una reunión con la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles, los programas sociales del gobierno federal operan en el DF.

Al menos así lo aseguran los titulares de esas demarcaciones, quienes consideran que programas como el de 60 y Más ingresan diariamente a las colonias populares. Por eso, ya hay una respuesta de la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se trata de otra contraofensiva contra los jefes delegacionales que insisten en detener los programas federales en territorio chilango.

En una conferencia de prensa, el presidente del tricolor en el DF, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, arremetió contra ellos y exigió al GDF limitar los excesos que tienen los delegados en materia de programas sociales.

Mientras tanto, el jefe de gobierno minimizó la plantada de Rosario Robles a los delegados Leonel Luna (Álvaro Obregón), Nora Arias (GAM), Jesús Valencia (Iztapalapa) y Maricela Contreras (Tlalpan).

Su propuesta fue crear su propio programa para combatir el hambre de los capitalinos, cuando el fondo del asunto es la molestia de los perredistas porque el PRI opere en sus zonas territoriales.

El plantón 

La reunión del lunes pasado, a la que convocó el gobierno de la ciudad y en la que supuestamente participaría la titular de la Sedesol, Rosario Robles, simplemente no se concretó. 

Por eso los delegados determinaron reagendarla para hoy. En la edición de ayer, Reporte Indigo informó que los perredistas ya tienen una carpeta informativa lista para entregar a la exjefa de gobierno.

El asunto está claro. Ellos no bajarán de la mesa de discusión sus intenciones de dialogar con ella. La titular de Sedesol no asistirá y el gobierno del DF continuará  insistiendo en una mesa de trabajo, mientras los programas federales siguen operando.

Por eso Leonel Luna, titular de Álvaro Obregón, afirmó que esperarán a que se pueda realizar una reunión con Rosario Robles esta semana o la próxima para tratar el tema.

Y los demás delegados cerraron filas sobre la no entrada de la Cruzada Nacional contra el Hambre al Distrito Federal, mientras no exista un acuerdo entre el Ejecutivo, el GDF y las delegaciones.

En entrevista, afirmaron a Reporte Indigo que el problema mayor radica en la forma en que se operan los programas sociales y las verdaderas intenciones del PRI en la capital del país.

Leonel Luna y Nora Arias aseguraron que apoyos como el de 60 y Más ingresan diariamente a sus demarcaciones, donde se duplican programas sociales con fines electorales. Consideran que crear una programa paralelo al de la Cruzada Nacional contra el Hambre –como propuso el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera– no resuelve el problema.

“Tenemos a un ejército priista operando en la ciudad. La gente nos dice que les condicionan los apoyos, por eso exigimos una revisión a la Cruzada Nacional contra el Hambre”, sostiene Luna Estrada.

 La respuesta tricolor

En una conferencia de prensa, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre salió en defensa del proyecto que tiene el Ejecutivo federal para combatir la hambruna en el Distrito Federal.

“Los cuatro jefes delegacionales donde se prevé implementar la Cruzada Nacional Contra el Hambre están actuando con excesiva  soberbia y pretenden someter a su voluntad  al Gobierno Federal para que ellos sean los que controlen la ayuda a las personas que viven en condiciones paupérrimas”.

De acuerdo con el líder del tricolor, la aplicación de este programa no está sujeta a negociación “ya que hay mucha gente que hoy no tiene para comer y esa postura impide que les llegue la ayuda alimentaria. 

“Los jefes delegacionales no actúan apegados al Estatuto de Gobierno sino como virreyes; no solo quieren poner de rodillas al gobierno federal sino también están mandado señales de desobediencia al jefe de Gobierno”.

En su discurso, afirmó que los delegados simplemente son administradores  públicos y que su deber es dotar de servicios a los habitantes de sus demarcaciones.

Y sobre la invitación del GDF para firmar este mediodía una “Alianza por la Ciudad”, declaró estar dispuesto a contribuir con el gobierno local, pero que ésta debe tener otros alcances.

En concreto, hizo referencia a inhibir la corrupción en las delegaciones y en el gobierno central ya que los delegados se dedican a cuidar sus territorios como si fueran parcelas de poder.

¿Alianza de facto?

El anuncio lo hizo el propio titular del Ejecutivo local, Miguel Ángel Mancera. Se trata de una cruzada contra el hambre, paralela a la que pretende implementar el Gobierno federal en territorio chilango.

Tras una serie de cuestionamientos de la prensa local sobre la falta de acuerdos con Rosario Robles para coordinar los apoyos alimentarios en la capital del país, hizo una propuesta alterna.

El mensaje del inquilino del Antiguo Palacio del Ayuntamiento fue claro y va en este sentido: si lo que les preocupa a los delegados es apoyar a la ciudadanía, el GDF reforzará el proyecto de la Sedesol en beneficio de los capitalinos.

“Estamos a punto de anunciar nuestro propio plan, es decir, el Plan de Atención Alimentario de colonias, con los recursos propios de la ciudad”.

Y luego dio un “espaldarazo” a los delegados: 

“No avanzó (la reunión), no hay avance. Pero yo he reiterado que voy a acompañar los planteamientos de los jefes y jefas delegacionales, y así vamos a seguir, entiendo que no hay prisa.

“Entonces, nosotros vamos a seguir con nuestro trabajo. Y en el momento que se pueda aplicar este programa y que estén los consensos dados, pues así será. Mientras tanto, pues continuamos igual.

“La prioridad de mi Gobierno es la atención de toda la ciudad, de la ciudadanía, en el tema alimentario, en el tema de pobreza, es algo en el que estamos trabajando todos los días. Tenemos nuestros propios programas, vamos a estar reforzando, vamos a estar trabajando”.

Mientras tanto, el reclamo es el mismo: el PRI  opera en las delegaciones y las reuniones se siguen posponiendo.


Notas relacionadas

May 28, 2013
Lectura 5 min

DESARROLLOSOCIAL

Que esperen los hambrientos

Icela Lagunas


May 28, 2013 Lectura 5 min

Abr 26, 2013
Lectura 5 min

DESARROLLOSOCIAL

Las guerras del hambre

Icela Lagunas


Abr 26, 2013 Lectura 5 min

May 7, 2012
Lectura 3 min

DESARROLLOSOCIAL

Cosas malas que parecen buenas

Eduardo Flores


May 7, 2012 Lectura 3 min

Comentarios