Para México como para el resto del mundo, especialmente para los países en vías de desarrollo, está latente la probabilidad de que la deficiente gestión del agua se convierta en uno de los principales limitadores del desarrollo sostenible durante las próximas décadas.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la carencia del líquido vital afecta múltiples aspectos de los países, las cuales van de lo social hasta lo geopolítico.

“La escasez es frecuente en muchas regiones y aumenta debido a la contaminación y degradación de los cuerpos de agua. Por este recurso se ven enfrentadas las necesidades humanas, económicas y ecológicas, así como las regiones que compiten por la misma cuenca hidrológica lo que, en algunos casos, deriva en una desestabilización geopolítica”, advierte el estudio titulado “Mejora de la gestión del agua: experiencias recientes de la OCDE”.

Crecimiento y contaminación desenfrenadas

En los últimos 50 años, la población mundial se ha casi duplicado, al tiempo que el consumo de agua se ha cuadruplicado y las urbes crecen más rápido que nunca, aumentando las presiones financieras sobre los servicios urbanos de agua.

Ante esta realidad, la OCDE advierte que uno de los retos más importantes a los que se enfrenta el desarrollo sostenible es garantizar el suministro seguro, fiable y a precio razonable del líquido y de los servicios de saneamiento.

“En los albores del siglo XXI, mil 100 millones de personas aún no tienen acceso seguro al agua potable y 2 mil 400 millones carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento”
Mejora de la gestión del agua: experiencias recientes de la OCDEOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Económico

En cuanto a la contaminación de los cuerpos de agua, la organización internacional explica que satisfacer estas necesidades humanas básicas es sólo parte del reto, pues la atención se centra cada vez más en la importancia de asegurar los caudales de agua suficientes para cubrir las necesidades esenciales de los ecosistemas.

“El 90 por ciento de las aguas residuales generadas en los países en vías de desarrollo todavía llega sin ningún tipo de tratamiento a ríos y cauces”, revela la OCDE.

Legislación por el agua a medias 

Respecto a esta realidad que es la que México vive desde hace décadas, Feliciano Anguiano Flores, expresidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento en la Cámara de Diputados, dice en entrevista para Reporte Índigo, que desde hace años legisladores federales han alzado la voz en favor del cuidado del líquido, sin embargo, son pocos los resultados que se han obtenido.

“Se necesita una Ley General de Aguas que no se ha podido sacar adelante, afinar políticas públicas con base a las problemáticas que estamos viviendo como la contaminación de los mares, ríos, lagos y mantos acuíferos, así como crear una cultura de cuidado y aprovechamiento de la misma”.

Sobre el motivo por el cual el presupuesto ha venido disminuyendo radicalmente en los últimos 10 años, Anguiano Flores dice que desconoce el motivo preciso, pero que se puede deber a diversos factores.

“Desconozco por qué los recursos han disminuido, puede ser desconocimiento, desinterés o mal uso del dinero asignado. Siempre comenté estando al frente de la Comisión de Recursos Hidráulicos que los problemas del agua en todos los sentidos cada vez van a ser más agudos en el país”.

Por último, el exlegisldor recomienda pensar en otras soluciones como “aprovechar el agua de lluvia, desalinizar el agua de mar, evitar contaminar los cuerpos de agua y aumentar el presupuesto en la materia”.

Te puede interesar:

Agua de México sin rumbo por mala gestión general

Objetivos en materia de agua rumbo a 2050