¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

CETEG

Maestros ‘extremos’

Carolina Hernández

Tal parece que el viejo adagio de que “la letra con sangre entra”, se mantiene vigente para algunos de los maestros disidentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y miembros del Movimiento Popular de Guerrero.

Armados con palos y piedras, ayer los cetegistas rompieron vidrios, computadoras y equipos de las instalaciones del PAN, incluso hasta una motocicleta salió volando al interior de las oficinas del blanquiazul. 


Abr 24, 2013
Lectura 5 min
portada post

26,000 instituciones educativas en Guerrero

La reforma educativa federal pone fin a la práctica sindical de cubrir con sus afiliados plazas vacantes en las escuelas públicas y establece un sistema de evaluación obligatorio según los méritos de los docentes

Tal parece que el viejo adagio de que “la letra con sangre entra”, se mantiene vigente para algunos de los maestros disidentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y miembros del Movimiento Popular de Guerrero.

Armados con palos y piedras, ayer los cetegistas rompieron vidrios, computadoras y equipos de las instalaciones del PAN, incluso hasta una motocicleta salió volando al interior de las oficinas del blanquiazul. 

Pero eso sí, los manifestantes fueron democráticos, pues también se hicieron presente en las instalaciones del PAN y del PRD, en donde rociaron gasolina en las fachadas y les prendieron fuego.

Ni los de Movimiento Ciudadano se salvaron, pues los docentes  prendieron fuego a rollos de tela gruesa que lanzaban a las oficinas para causar el incendio.

Luego, los manifestantes marcharon hasta la Contraloría Interna de la Secretaría Estatal de Educación, donde también prendieron fuego al edificio.

Durante horas, los disidentes, con los rostros tapados por pañuelos y pasamontañas, cometieron actos de vandalismo en las sedes estatales de los partidos políticos en la capital Chilpancingo, sin la intervención de las fuerzas federales o estatales del gobierno encabezado por Ángel Aguirre.

Mientras los profesores tomaban la capital de estado, el gobernador entregaba apoyos en una escuela en el puerto de Acapulco, donde decía que iba a retomar el diálogo con los profesores.

Gonzalo Juárez, dirigente de la CETEG, afirmó que sus movilizaciones ahora sí serán extremas y habrá sorpresas para las autoridades del gobierno del estado.

Los integrantes de la CETEG iniciaron la marcha alrededor de las 14:00 horas en el centro de Chilpancingo y desalojaron a cerca de 200 empleados del Congreso estatal, donde no había legisladores.

“Nos pidieron salir, sin violencia, y nosotros, a medida de prevención decidimos salir de las oficinas. Eso fue después del medio día”, dijo el director de Comunicación Social del Congreso, Antonio Jiménez.

El vocero de la CETEG, Minervino Morán, dijo que avalan las acciones realizadas por maestros inconformes contra sedes partidistas y de gobierno.

Morán mencionó que estas protestas obedecieron por “el coraje” de los profesores ante la decisión del Congreso de estado de desechar  algunas de sus propuestas para reformar la Ley estatal de Educación, informó Notimex.

Los docentes no buscan la desestabilización del estado, ni “derrocar” al gobernador, agregó Morán.

Se agotó el diálogo

“Vamos a actuar con todo el peso de la ley”, dijo el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre.

El mandatario estatal aseguró que en los profesores inconformes ha prevalecido una “actitud irracional, intransigente”, por lo que el camino del diálogo se ha agotado.

“Se están perfeccionando algunas averiguaciones y ordenes de aprehensión”, agregó respecto a los disturbios en Chilpancingo.

Aguirre aseguró que los disturbios no rebasaron la capacidad de respuesta de las autoridades.

“Lo que hicimos fue actuar con mucha prudencia”, comentó, “porque los inconformes querían que hubiera muertos o lesionados, mártires,  para que la policía entrara en un terreno de confrontación directa”.

El gobernador insistió en que se agotó el camino del diálogo, porque los manifestantes han utilizando un discurso en las negociaciones, y luego han hecho “exactamente lo contrario”.

La policía federal informó que contaban con mil 800 elementos, pero que no intervendrían por tratarse de un asunto estatal y no federal.

Por su parte, el alcalde de Chilpancingo, el priísta Mario Moreno, aseguró que no puede dar respuesta de seguridad contra los manifestantes ya que en el municipio sólo cuenta con 400 policías y no son suficientes como para detener a los cerca de dos mil maestros.

‘Que no nos amenacen’

Ante la advertencia que lanzó la Secretaría de Educación en Guerrero de contratar a docentes para que cubran a algunos de los maestros disidentes que se mantienen en paro laboral, el vocero de la CETEG pidió al gobierno del estado no incurrir en amenazas.

 “Que no nos amenacen, todo este asunto nos ha hecho tomar nuevas decisiones de lucha que vamos a ir informando poco a poco. La magnitud del problema nos ha llevado a una discusión intensa y hasta hoy no se ha decidido el retorno a clases”, sostuvo Morán.

El gobernador del estado había condicionado el martes en Chilpancingo que no se contratarían maestros para cubrir a los que se mantienen en paro si terminan con el conflicto y regresan a sus aulas.

“Vamos a ver cómo se da el comportamiento en los próximos días. Todo está en función de cómo se da el comportamiento”, dijo Aguirre.

El 22 de abril la secretaria de educación en Guerrero informó de un plan para contratar a maestros jubilados y que no cuenten con plaza para sustituir a los docentes que se mantienen en paro laboral desde hace ya 58 días.

“Esta medida se tomará porque los padres y las autoridades están ya decididos a que los niños no pierdan un día más de clases”, dijo Silvia Romero, secretaria de Educación en el estado, el lunes.

Comentarios