Luego de más de 18 meses de cierre debido a la pandemia causada por COVID-19, Estados Unidos reabrió este lunes sus fronteras terrestres con México y Canadá.

Los viajeros que cuentan con un esquema de vacunación completo contra COVID-19 podrán entrar a Estados Unidos para actividades no esenciales como el turismo y las visitas familiares.

Cabe señalar que solo pueden ingresar quienes hayan sido vacunados con biológicos aprobados por la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), así como por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Desde la madrugada del domingo se registraron colas de automovilistas de varios kilómetros en algunos pasos fronterizos terrestres con México y Estados Unidos.

En ciudades como Nogales y Reynosa se observó el aumento de los patrullajes en la frontera, así como largas filas de vehículos, incluso se reportó que automovilistas esperan hasta dos horas para pasar la garita. Mientras que en el puente internacional Juárez-Lincoln, la carretera Monterrey-Laredo lució despejada.

Lee: Ebrard: Reapertura de frontera con EU para viajes no esenciales será el 8 de noviembre

También fueron abiertas las fronteras aéreas y marítimas por lo que se espera mucho movimiento ante la demanda de tránsito.

La reapertura ocurre a semanas de que inicie la temporada de vacaciones, lo que podría impulsar las compras en ambos países.

Las restricciones se impusieron por primera vez en marzo de 2020 como medida para frenar los contagios de COVID-19, a partir de esa fecha solo se permitió el paso a trabajadores y por motivos médicos.

La reapertura fronteriza pretende contribuir a la normalización de las actividades comerciales y turísticas entre Estados Unidos y el resto del mundo.