La reforma laboral se topó con pared. El coordinador de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones, ya le puso peros y anunció que se tomarán el tiempo que sea necesario para analizarla.

No es una negativa rotunda pero sí un aviso de que la van a revisar y no la dejarán como llegó del Senado. Son los peros que uno de los políticos más avezados le pone a un proyecto en el que todos los partidos coincidieron, urgía una reforma, pues la ley esperó más de 40 años.

Darle el sí a la minuta que mandó el Senado, donde el PRI aceptó la transparencia sindical, según Beltrones generará inestabilidad laboral. 

“El PRI vuelve a manifestar que buscará armonizar en esta nueva Ley Federal del Trabajo cuatro principios fundamentales, que son las cuatros patas de una mesa: El primero, transparencia; democracia; derechos sindicales y estabilidad laboral.

“Una Ley que no cumpla con esos cuatro requisitos, no es una Ley que vaya a permanecer mucho tiempo, ni que dé la seguridad y la estabilidad que todos estamos buscando”, presumió .

Justificó la postura del PRI al asegurar que garantizar que se elijan a los dirigentes sindicales mediante un solo método de elección no es garantizar la democracia en estas organizaciones de trabajadores.

“Nadie se vuelve más demócrata poniendo una sola fórmula de elección de sus dirigentes. Algunos partidos políticos no dejan de ser demócratas si no eligen directamente a sus dirigentes en una urna, con voto libre y secreto, o a su coordinadores parlamentarios.

“Tampoco se vuelve un partido completamente demócrata si elige a sus dirigentes o a sus coordinadores parlamentarios con voto libre, directo y secreto”, detalló Beltrones.

Cuestiona también al artículo 388 relativo a los contratos colectivos de trabajo.

“Hay un artículo de los que envía la Cámara de Senadores y que adicionó, y que está en duda, si es que la colegisladora tiene derecho a adicionar un artículo a una iniciativa preferente, porque el derecho de la iniciativa preferente lo tiene el presidente de la República. No lo tienen los legisladores.

“Pero hay un artículo que se adicionó, que es artículo 388 bis, con el cual estamos completamente en desacuerdo, porque esto es poner a subasta los contratos colectivos de trabajo, y eso no gira alrededor de la transparencia, de la democracia y estabilidad laboral” insistió.

Adelantó que también el articulo 371 en materia de transparencia de los sindicatos tiene que ser modificado porque realmente atenta contra la autonomía sindical y el PRI no puede permitirlo. 

“Estamos a favor de la democracia y estamos a favor de la transparencia, por eso es que buscamos que también el articulado completo del 371, en donde venía la obligación de los sindicatos a transparentar sus cuentas y a ver en sus estatutos las sanciones que serán sujetos aquellos que hagan mal uso de sus recursos, buscaremos nuevamente que regresen.

“Pero también, haremos lo necesario para que la autonomía sindical consagrada en el 123 Constitucional, y también resuelta en todos los tratados internacionales, sea respetada. De lo contrario estaríamos sujetos a una controversia constitucional, y buscaremos estabilidad laboral para el País, que es lo más importante”, dijo.

Beltrones le puso pero también al estatus de preferente que el PAN le quiere seguir dando a la reforma Laboral, así como a los tiempos, pues le concedió a la Comisión del Trabajo la facultad para definir los tiempos en que se habrá de atender.

“La Comisión del Trabajo nos dirá cuándo está preparada para poder concluir estas negociaciones; esperemos que emita sus primeras conclusiones al respecto. 

“No soy el único que ya resuelve el tema de que la iniciativa pierde su carácter de preferente. Varios grupos parlamentarios, sobre todo apoyados por los mejores constitucionalistas, sabemos que la iniciativa preferente tiene dos etapas hasta ahora, mientras no esté reglamentada, los 30 días en la Cámara de origen y los 30 días de la Cámara revisora”, señaló.