El retiro de lujo que el exgobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, tuvo en la Embajada de México en España, al final del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, incluyó una pequeña fortuna de 3.2 millones de pesos que obtuvo como percepciones totales de su breve encomienda. 

Aunque Ramírez Acuña fungió como embajador de México en España únicamente del 12 de mayo de 2012 al 15 de octubre de 2013, la paga que recibió por el cargo ascendió a 189 mil 486 euros, equivalentes a esos más de 3 millones de pesos, según registros proporcionados por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El jalisciense pasó los últimos momentos de su excursión a la política nacional de altos vuelos, en un palacete que la SRE describe con 10 habitaciones y tres más de servicio; con sótano, planta baja y tres pisos: es la residencia oficial. 


El exgobernador tuvo siempre como activo a su favor el haber ‘destapado’ a Felipe Calderón como aspirante a la candidatura presidencial en mayo de 2004

Ese inmueble que habitó Ramírez Acuña, y cuyo domicilio está clasificado como información confidencial, “es propiedad del Gobierno de México, fue adquirido el 14 de marzo de 1978 y su valor comercial es de 17 millones 772 mil 723 euros, de acuerdo al último avalúo de fecha 29 de enero de 2010”, señaló la SRE en respuesta al folio de transparencia 0000500097417.

Si ese valor comercial que alcanzó la propiedad en 2010 se traslada a moneda nacional, según el tipo de cambio promedio de aquel año, entonces el originario de Jamay dispuso de una residencia oficial que bien podría superar los 297 millones de pesos en su costo.

El exgobernador tuvo siempre como activo a su favor el haber “destapado” a Calderón Hinojosa como aspirante a la candidatura presidencial en mayo de 2004, lo que le valió incluso la cartera de  Gobernación en esa administración federal, un cargo que pudo mantener solo de diciembre de 2006 a enero de 2008, para luego, en 2009, llegar a la Cámara de Diputados. 

Entre seda

Los registros de la SRE muestran que el exmandatario jalisciense arribó decidido a llevar una buena vida en su aventura por tierras ibéricas, apuntalándola en el presupuesto público de la Embajada que le había concedido Calderón Hinojosa, pese a no tener ninguna experiencia diplomática.


Francisco Ramírez Acuña fungió como embajador de México en España únicamente del 12 de mayo de 2012 al 15 de octubre de 2013

Según información generada por esa representación en España, el novel embajador Ramírez Acuña solicitó que se le compraran blancos para ocho recámaras y ocho baños de su residencia oficial, que tuvieron un cargo al erario mexicano de 2 mil 909.6 euros: unos 49 mil pesos en artículos tales como sábanas y toallas, con el tipo de cambio que predominaba.

De igual forma, Ramírez Acuña pidió la adquisición de una vajilla “para recepciones oficiales” y utensilios de cocina que les costaron a los mexicanos, sin saberlo, otros mil 448.85 euros, poco más de 24 mil pesos de aquel momento para platos y copas.

La Dirección General de Programación, Organización y Presupuesto (DGPOP) de la SRE, indica que los gastos totales de instalación del jalisciense ascendieron a 85 mil 060 pesos, no obstante que el sueldo mensual asignado para ese cargo federal en España es de 9 mil 810.89 euros mensuales, según el tabulador que proporcionó la dependencia en su respuesta.

Con gastos pagados

Francisco Ramírez Acuña percibió 6 mil 777 euros por viáticos y pasajes para diversos viajes en su labor en la Embajada, entre ellos:

[table id=94 /]

Viajes ibéricos

A pesar del nivel de ingreso que tuvo el exgobernador de Jalisco en la Embajada de España –más de 3 millones de pesos en toda su estadía-, este cobró además otros 6 mil 777 euros por viáticos y pasajes para los viajes que realizó en ese país, esto es, cerca de 114 mil pesos en ese momento.

Ramírez Acuña cobró viáticos para ocho viajes dentro de España en el 2012, y también por otros siete en 2013 a destinos como el País Vasco, Cádiz, La Coruña, Gijón, Santander, Oviedo, Valencia, Sevilla, La Rioja, Galicia, Bilbao, Extremadura y Tenerife.

Sus viajes tuvieron distintas finalidades, desde reuniones con funcionarios, empresarios y políticos de aquel país, o con miembros de la comunidad mexicana, la recepción de comitivas oficiales mexicanas, y hasta actos de develación de bustos, “galas líricas”  y conciertos.

El 15 de julio de 2012, por ejemplo, cobró viáticos por 700 euros porque “se develó el busto de José Miguel Ramos Arizpe en la ciudad de Cádiz”; el 15 de agosto de 2012 cobró 437.5 euros para “asistir a la Feria Internacional de la Cámara de Comercio de Asturias”.

Tour de medios

Parte fundamental del trabajo que se le encomendó al jalisciense en España fue intentar atemperar la imagen de México reproducida por los medios de comunicación de aquel país, manchada por la violencia y la inseguridad desatada en la guerra contra el crimen organizado.

En el informe que emitió la Embajada de Ramírez Acuña en 2013, dice:

“La situación por la que atraviesa nuestro país debido a la violencia y al combate contra la delincuencia de los últimos años ha provocado que los medios españoles dediquen y en muchas ocasiones destaquen los  hechos violentos ocurridos en México”.

Y advierte: “Aunque gran parte del crimen se concentra en unos cuantos estados de la República, es indudable que la percepción en el extranjero sobre lo que acontece en México es de inseguridad y violencia generalizada en todo el territorio nacional”.

Por si fuera poco, “en fechas recientes también han dedicado amplios espacios a los recientes desastres ocasionados por los huracanes, así como las reformas propuestas  por el gobierno de Enrique Peña Nieto, su aprobación y las constantes manifestaciones en contra de las mismas”.


“(La Embajada) este año ha dedicado una parte importante de sus esfuerzos a posicionar mensajes positivos sobre México, así como a la difusión de la labor de su gobierno”

Francisco Ramírez Acuña

Informe 2013, Embajada de México en España