http://indigo-video.s3.amazonaws.com/front/front-20130624-df-01.mp4

La fiesta de cumpleaños al estilo Proyecto X que protagonizó el año pasado Luis Armando Reynoso López es sólo un botón de muestra de su estilo de vida.

Viajes a Medio Oriente, ropa de diseñador, propiedades en Texas y un gusto recurrente por el champaña francés Möet & Chandon son algunas de las aficiones del hijo del exgobernador de Aguascalientes.

Las siete propiedades en Texas que Reporte Indigo documentó a nombre de Luis Armando y de tres empresas que también le pertenecen parecen una propina. Contrastan con los viajes a Nueva York, con la ropa y los accesorios.

Su regalo de “Día de Reyes” este año fue asistir al Festival Summerland en Cartagena, Colombia, para ver un concierto del DJ de música electrónica, el francés David Guetta.

En su círculo cercano, algunos explican su fortuna es por la empresa inmobiliaria de su padre. Otros dicen que “es demasiado dinero” para provenir del servicio público.

Fuentes cercanas a la familia Reynoso, consideran que la exposición pública de esta riqueza obedece a una ruptura entre Reynoso Femat, exgobernador de Aguascalientes, con el gobernador actual, Carlos Lozano de la Torre.

La mejor muestra de esta situación, para ellos, es que Luis Armando ya no habla con las hijas del gobernador Lozano de la Torre, conocidas como “las gemelas”.

Las acusaciones no son menores. En los círculos políticos de Aguascalientes se habla de una traición. Lozano de la Torre habría llegado al poder gracias a Reynoso Femat, pero ahora se ha convertido en su mayor persecutor.

“Por eso lo expulsaron del PAN”, dice una de las fuentes confidenciales a Reporte Indigo, mientras insiste en que las propiedades de los Reynoso son “muchas más” de las que se han publicado hasta ahora.

Con el alma en Dubai

“Lewis”, como le dicen sus amigos, mira directamente a la cámara, con una sonrisa breve. Detrás de él se erigen las 57 cúpulas en mármol blanco de la mezquita blanca en Dubai, capital de los Emiratos Árabes.

Usa una playera verde marca Polo, con un enorme caballo sobre su corazón, como la que usó en agosto de 2010 Edgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, cuando fue presentado a la prensa.

“Claro que tiene un departamento en Dubai, se ha llevado como a diez amigos”, afirma una persona que lo conoce y asistió a su fiesta de cumpleaños, aunque pidió el anonimato.

Los meseros, el DJ y el personal que trabajó en la fiesta provino, según la fuente, del club nocturno Jet, favorito del hijo del exgobernador.

Sobre esta fiesta Luis Armando opinó en Facebook: “he tenido que soportar algunas críticas que porque si hago o no hago, sin embargo dicen bien que no que no mata te da fuerza”.

En 2010 ya se hablaba en Aguascalientes sobre el departamento de Dubai. La revista mensual Tribuna Libre publicó una fotografía de Luis Armando con varios amigos en Acapulco. Se consignaba allí que era “unos días antes de partir a Dubai”.

También el hijo del exgobernador tiene afecto por la ciudad de Nueva York. En septiembre del año pasado publicó una fotografía de él en el Pink Elephant Club en Manhattan, a pocas cuadras del Madison Square Garden, donde una botella cuesta entre 400 y 1000 dólares.

“Esta historia comenzó cuando se me ocurrió que mi zapato tocara una shiny disco ball…pffff… error a partir de entonces mis zapatitos bailadores no los puedo controlar….jajaja”, comentó Luis Armando en su Facebook, según la imagen que recibió este diario.

Muestra su lado filántropo

De acuerdo con su presentación pública, “Lewis” estudió en la Universidad de Harvard luego de graduarse del Tec de Monterrey como arquitecto.

Una fuente que contactó a Reporte Indigo dijo que lo de Harvard fue “un diplomado o algo así”.

Ahora está aprendiendo a tocar el saxofón. Comenzó con la canción “I want it that way”, de Backstreet Boys. Sus amigos lo animan a seguir “ese hermoso arte de la música”.

El trabajo público que tiene actualmente es fungir como presidente de la Fundación Emporium. Es una asociación civil con el mismo nombre que su padre reconoció como propiedad de la familia en una entrevista con Joaquín López Dóriga. Frecuentemente Luis Armando pide ayuda a sus amigos para contratar empleados. Aunque es una asociación civil, lo común es que solicite Licenciados en Finanzas, Administración de Empresas y mercadólogos.

Entre sus conocidos es usual que “Lewis” comparta imágenes de las visitas a hospitales, los encuentros con personas de clases bajas, las posadas para niños de bajos recursos.

¿Prestanombres o simples socios?

La versión oficial, contada a López Dóriga por Reynoso Femat la semana pasada, es que a mitad de su sexenio él transfirió el Grupo Emporium para que lo manejara Luis Armando.

El exmandatario aseguró que la vinculación con el amigo de su hijo, Luis Fernando Loperena, para decir que es un prestanombres, se trata solo de un golpeteo electoral.

Pero las fuentes aseguran a Reporte Indigo que no hay manera de que Loperena haya conseguido ese dinero por sí mismo.

Loperena era “estudiante de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, pública, sencillo, siempre andaba en un ‘vocho’ y de repente tiene 500 millones y escoltas”.

Las conexiones más evidentes son que Loperena es amigo de Luis Armando, luego tuvo de repente una fortuna y la invirtió en crear el megacomplejo Capital City, aún en construcción.

Pero Capital City forma parte del Grupo Emporium, según su propio sitio web. Se une a las empresas Cima, Gas One y Residencial Punta del Cielo.

Allí están sus oficinas corporativas, en el penthouse del edificio Emporium One, similar a uno que se erige en Dubai. Allí despacha el “princeso” de Aguascalientes.

En los papeles, Luis Armando es sólo el presidente de la Fundación que comparte nombre con el grupo empresarial de su padre.

En Capital City construyeron también las oficinas centrales de México Emprende. Costaron 33 millones de pesos y participaron Canacintra Aguascalientes, Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial.

La inversión inicial para Capital City, que ascendió a 500 millones de pesos, fue realizada en agosto de 2009, según la revista local Nueva Época.

Fueron los mismos días en que “Lewis” compró tres propiedades en Texas, es decir, los dos terrenos y el lote comercial.

El 28 de mayo de ese año, un mes antes de que Luis Armando comprara las cuatro residencias en Texas, compró en 94 millones de pesos siete predios con 789 mil metros de extensión para el terreno, según documentos notariales publicados por la revista.