La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) ha gastado recursos públicos en lujos como bares móviles o pantallas gigantes que no tienen relación con la pandemia de COVID-19 ni con sus funciones.

Durante 2020 y 2021, la comisión ha realizado compras con cargo al presupuesto público de cocinetas, pantallas de LED y muebles que alcanzan precios de casi 100 mil pesos

Estos gastos fueron realizados durante la etapa de la pandemia de COVID-19, marcada por la austeridad para combatir la contingencia y la crisis económica que ocasionó.


En mayo de 2020, el Gobierno de la Ciudad de México anunció que se iban a recortar 20 mil millones de pesos del presupuesto de la administración central

Este es otro caso que demuestra que una de las características de la comisión local es no respetar las medidas austeridad y de racionalidad del gasto que ha buscado implementar el gobierno de la ciudad.

Reporte Índigo publicó el pasado 4 de septiembre de 2020 en el texto “La Comisionada Viajera”, que la titular de la CDHCM, Nashieli Ramírez, ha erogado desde el inicio de su gestión en 2017 hasta 2020, más de 104 mil pesos en viajes internacionales a Suiza, Colombia, Ecuador, Estados Unidos y Brasil.

Compras lujosas sin cumplir con Derechos Humanos

Durante 2020 y 2021, la comisión ha gastado 393 mil 876 pesos, provenientes de los recursos públicos, en 6 bienes sin relación ni con la pandemia de COVID-19 que azota al país desde el año pasado, ni con su función de garantizar los derechos humanos.

El primero –según información disponible en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) sobre el inventario de bienes del órgano autónomo local–, es un bar móvil de 57 mil pesos, que tiene el número de inventario 1 y aparece que fue adquirido en el primer trimestre de este año.

Según una búsqueda de productos similares en portales de ventas y mueblerías, los bares móviles son muebles con ruedas que sirven para transportar bebidas y sus precios al público oscilan entre los 2 mil 500 y 9 mil pesos.

Después está una barra de autoservicio sin número de inventario que costó a la comisión un total de 85 mil 100 pesos.

Este producto fue comprado durante el primer trimestre de 2021 y se desconocen sus especificaciones técnicas.

Sin embargo, en la tienda electrónica del proveedor especializado Restaurant Equipment World, se detalla que las barras de autoservicio se utilizan en banquetes o eventos para que los asistentes se sirvan de diversos platillos y sus precios llegan hasta los 80 mil pesos.

Posteriormente está un congelador de 23 pies que costó a la comisión 48 mil 758 pesos, tiene el número de inventario 2 y se adquirió en el año 2020.

Bienes similares en tiendas electrónicas especializadas, como FoxSteel o El Lugar del Chef, tienen un precio que va desde los 13 mil pesos los más baratos, hasta los 45 mil, los más caros.

Por lo cual, el valor de compra que aparece en el inventario de bienes de la comisión, indica que el congelador fue adquirido a un precio mayor de su costo comercial.

En quinto lugar está una cocineta que fue adquirida por la CDHCM en 2020 a un valor de 79 mil 18 pesos y que tampoco tiene número de inventario.

Al igual que en casos anteriores, las especificaciones del bien comprado por la comisión no se detallan.

Aunque en tiendas como Coppel, Muebles Dico o Sears, las cocinetas de mayor precio no rebasan los 50 mil pesos, el órgano garante de los derechos humanos pagó aproximadamente 29 mil pesos más por un bien similar a los que se ofrecen en el mercado.

Después está una pantalla LED de 80 pulgadas que fue comprada en el primer trimestre de 2021 a un costo de 63 mil pesos.

Aunque la información disponible en la PNT no detalla la marca del producto, pantallas LED de marcas como Sony, LG o Phillips tienen valores comerciales que van desde los 33 mil hasta los 40 mil pesos, pero la CDHCM pagó 23 mil pesos más.

Por último está un carro termo para banquetes, que tampoco tiene número de inventario, por el que el órgano autónomo pagó 61 mil pesos en los primeros tres meses de 2021.

Los carros termo sirven para transportar comida sin que pierda temperatura y se utilizan durante eventos sociales, proveedores de productos de línea blanca industrial como Kitchen Max o Chefstoys los venden al público en valores que oscilan entre los 40 mil y los 100 mil pesos.

Gastos en medio de pandemia

Los 6 bienes mencionados fueron comprados en el periodo de la pandemia de COVID-19 que inició el 23 de marzo de 2020, lapso que también ha sido de crisis económica y recortes al gasto público para atender la contingencia sanitaria.

Desde entonces, el gasto en medidas de contención de la pandemia se volvió prioritario y las autoridades locales tuvieron que hacer recortes.


Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, el gasto en medidas para contenerla se volvió prioritario y se aplicaron medidas de austeridad

En mayo de 2020, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que se iban a recortar 20 mil millones de pesos del presupuesto de la administración central, debido a que había una reducción en la captación de impuestos y se necesitan recursos para atender la contingencia sanitaria por COVID-19.

Además, desde que entró la actual administración del gobierno capitalino en 2018 se ha buscado acabar con los lujos y racionalizar el gasto público.

También puedes leer: Sin credenciales, directivos de la CDHCDMX