Hace poco más de un año Fátima Cecilia Aldrighett Antón fue arrebatada de su madre. La pequeña de tan solo siete años se convirtió en una más en la larga lista de mujeres y niñas que perdieron la vida gracias a la violencia de género que no ha podido erradicarse en el país.

En México mueren asesinadas 10 mujeres al día y, en total, hay más de 90 homicidios en 24 horas.

La historia de su trágico asesinato comenzó el 11 de febrero de 2020 cuando fue sustraida por una mujer al salir de la escuela. La pequeña estuvo en calidad de desaparecida por cuatro días hasta que encontraron su cuerpo en un terreno baldío en la alcaldía Tláhuac, Ciudad de México.

Tras el terrible hallazgo, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México dio a conocer un video de una cámara de seguridad donde se muestra cómo una mujer se lleva de la mano a Fátima a la salida de su escuela en la alcaldía Xochimilco. Esa fue la última vez que se le vio con vida.

Con el video como prueba, las autoridades difundieron un retrato hablado en el que ofrecían una recompensa de dos millones de pesos a quien brindara información para dar con el paradero de la presunta responsable.

Hasta ese momento aquella mujer de cara redonda y cuerpo robusto, era la única señalada por el feminicido de la pequeña Fátima, sin embargo, esta versión no tardó en cambiar, pues tras el allanamiento a su domicilio, la Fiscalía dio con otro responsable: su pareja sentimental.

Fue así como Gladis Giovana “N” y Mario Alberto “N” se convirtieron en las personas más buscadas de la capital del país. Sus rostros aparecían en todos los medios de comunicación y en redes sociales sus caras eran compartidas para reclamar justicia.

El impacto del caso fue tal, que al poco tiempo las autoridades lograron dar con el paradero de Mario y Gladis; los dos se encontraban en la casa de un familiar dentro de un poblado en el Estado de México.

En medio de un fuerte operativo de seguridad los presuntos asesinos de Fátima fueron detenidos y trasladados a la Fiscalía Antisecuestros (FAS), en la alcaldía Azcapotzalco.

¿QUÉ HA SIDO DE LOS RESPONSABLES?

Tras su detención por el delito de privación ilegal de la libertad con la finalidad de hacer daño, Gladis Giovana “N” y Mario Alberto “N fueron vinculados a proceso.

Durante su primera audiencia, el juez de control Agustín Moreno Gaspar determinó que la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJCDMX) aportó los suficientes datos de prueba para acusar que ambos son, probablemente, los responsables del crimen contra la menor de 7 años, Fátima Cecilia.

TE PUEDE INTERESAR: Los feminicidios que no olvidamos en el 8M: Fátima Quintana

El juez ordenó que, como medida cautelar, Giovana y Mario deberán permanecer en prisión preventiva oficiosa en el Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla y el Reclusorio Preventivo Oriente, en espera de su juicio.

La abogada de la familia de Fátima, Alejandra Cacho, señaló que los responsables podrían alcanzar una pena mayor a los 80 años de prisión por los delitos de feminicidio y secuestro agravado.

FUNCIONARIOS DE LA FGJ CDMX, LOS OTROS RESPONSABLES

En noviembre del año 2020 ante las irregularidades en la investigación denunciadas por la familia de Fátima, también se detuvo y vinculó a proceso a cinco funcionarios por la probable comisión de los delitos de ejercicio ilegal del servicio público y negación del servicio, en agravio de familiares de la menor.