Atender el fenómeno migratorio será el eje de la primera gira del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por Centroamérica, además de dar espaldarazo al gobierno de Cuba que encabeza Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Su cuarta salida al extranjero —después de estar en tres ocasiones en Estados Unidos— se enfocará en atender las causas que originan la migración e impulsar el desarrollo en Guatemala, El Salvador, Honduras y Belice.

Aunque ya era un viaje planeado, fue después de la conversación telefónica con su homólogo estadounidense Joe Biden el 29 de abril que se concretó la visita

En la llamada dialogaron sobre impulsar el desarrollo en Centroamérica y mejorar la infraestructura fronteriza.

Analistas e internacionalistas coinciden en que esa llamada influirá en el viaje del mandatario mexicano.

Del 5 al 8 de mayo se reunirá con sus homólogos de Guatemala, Alejandro Giammattei Falla; de El Salvador, Nayib Bukele; de Honduras, Xiomara Castro, y con el primer ministro de Belice, John Briceño.

Roy Campos, analista político y presidente de Consulta Mitofsky, considera que tras la llamada con Joe Biden se “está exigiendo a México que pare la migración” y es por eso que hablará con los otros países.

Afirma que no hay una estrategia regional para atender de forma integral la migración.

El Salvador está en estado de excepción. De todos los países que visita Honduras es quien tiene más afinidad con López Obrador, por cierto, Xiomara Castro está tratando de quitarle a Honduras la etiqueta de ‘narcotraficante’ que le dejaron los dos periodos de Juan Orlando Hernández. Guatemala con un presidente ya de salida, con una aprobación muy baja donde la sucesión presidencial está lanzada y en Belice siempre ha sido lejano a la región, tiene sus propias agendas”, explica.

Cuba es el eterno vecino incómodo, porque cuando tenemos mejor relación con Cuba peor la tenemos con Estados Unidos, es como un vecino incómodo”, indica.

Desde su punto de vista, será una gira de “requisito” ya que López Obrador solo ha viajado a Estados Unidos y su quinta visita será a California para la Cumbre de las Américas en junio de este año, “es muy de requisito, muy temática, coyuntural por el asunto de la migración”.

Campos señala que será polémica la visita a El Salvador, “(Bukele) hoy tiene el control total, está en su segundo mes de Estado de excepción, aprobación del 80 por ciento, la inseguridad a niveles de cero en varios días, sí está trabajando, pero nada con abrazos, se le olvidan los abrazos, al contrario, es a pura fuerza”.

El entrevistado concluye diciendo que en términos de popularidad la visita a Centroamérica no le rendirá frutos al presidente pero sí en su relación con Estados Unidos.

Reforzando relaciones con Centroamérica

En tanto que para Pía Taracena, analista internacional, la gira “significa un reforzamiento en la relación con los países de Centroamérica. y Cuba es una región que el presidente siempre ha tenido presente, aunque se ha concentrado mucho en Estados Unidos; metió a Cuba para hacer recíproca la visita que en su momento tuvo Díaz Canel”.

Manifiesta que el tema migratorio se ha convertido en electoral en Estados Unidos, “fortalece más que la visita se centre en los temas de migración, y sobre todo Sembrando Vida, aunque puede sonar bien para crear trabajo y reforestar no es suficiente”.

Sin embargo, subraya que en la agenda se incluyeron otros temas como cooperación, desarrollo, incentivar el comercio y destacar las ventajas comerciales entre los países.

También destaca que con Guatemala y Honduras se abordará lo relacionado a mejorar la infraestructura que detona el desarrollo y evita la migración, “urge tener mejor conectividad dentro de cada uno de los países, pero entre los países también, y esto fortalecería la región”.

Resalta que con Guatemala se dialogará sobre la modernización de la infraestructura fronteriza, y no solo hablará del proyecto Sembrando Vida.

Crítica que, aunque en la agenda del presidente no se incluyó el tema de seguridad, llama la atención que la comitiva esté integrada por los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval; y de la Marina, Rafael Ojeda.

“El canciller obviamente es mucho más activo, es el jefe de Estado por decirlo de alguna manera en lo práctico y el presidente sólo se limita a enganchar su propio interés que es Sembrando Vida con el interés de la región”, remarca.

“La presencia de los secretarios de la Defensa y de la Marina significa que sí están dándole un peso, sí están diciendo que el tema es migración y Sembrando Vida, pero también es migración a través de la seguridad”
Pía TaracenaEspecialista en política exterior mexicana

El poder de la imagen

Para el analista político José Antonio Crespo esta gira además de promover el programa Sembrando Vida, López Obrador la aprovechará para promover su imagen en esos países.

“La prioridad desde que llegó ha sido su imagen, le dedica mucho tiempo a defenderla, a criticar a sus críticos, a responderles porque claramente su prioridad es mantener una imagen que eventualmente se convierta en histórica, eso lo ha dicho él, quiere pasar a la historia como el general (Lázaro) Cárdenas”, dice.

De la reunión que tendrá López Obrador con mandatarios polémicos como el de El Salvador y Cuba, considera que es porque forman parte del Foro de Sao Paulo y al cual pertenece Morena.

“No importan los derechos humanos, no importa la democracia. Por eso no le preocupa visitar El Salvador, Cuba, eventualmente Nicaragua, porque son aliados del mismo proyecto en el cual la democracia se considera como burguesa al servicio de los neoliberales”, concluye.

También puedes leer: AMLO tendrá gira relámpago por Centroamérica y Cuba