[kaltura-widget uiconfid=”38045831″ entryid=”0_8kbes253″ responsive=”true” hoveringControls=”true” width=”100%” height=”75%” /] Seis meses después y el 19S no se olvida. Y nunca se olvidará para los padres de los niños que fallecieron en el derrumbe del Colegio Rébsamen ni para los damnificados que perdieron su casa con el terremoto del 19 de septiembre.

Este lunes se cumplirán 6 meses del terremoto más fuerte que haya golpeado la Ciudad de México en tres décadas. Es un recuerdo imborrable que a diario se le aparece a Rita Cerón, a quien el sismo le dejó inhabitable su casa y que ha sufrido un viacrucis desde entonces. Rita Cerón ha buscado apoyo por todas partes para demoler su casa y retirar el material; pero ni siquiera aparece en el censo federal de damnificados a pesar de que hizo todos los trámites correspondientes

Una situación similar viven los padres de los niños del Colegio Rébsamen, que siguen exigiendo justicia por la muerte de sus hijos sin encontrar respuesta por parte de las autoridades a pesar de que éstas les han prometido ayuda en múltiples ocasiones.

Colegio Rébsamen, olvidado por la justicia

Padres de familia no dan tregua a la exigencia de justicia por la muerte de sus hijos después de que el Colegio Rébsamen, donde los menores estudiaban, colapsara por el movimiento telúrico del 19 de septiembre pasado.

La falta de acción por parte de las autoridades ha provocado roces que han ido aumentando después de que documentación importante fuera desclasificada, ya que en un principio, la exdelegada de Tlalpan y ahora candidata de Morena por la Jefatura de Gobierno, Claudia Sheinbaum, había solicitado su resguardo.

La esperanza de que se haga justicia por parte de los padres de los alumnos que perdieron la vida en el Colegio Rébsamen no se desvanece a pesar de que las autoridades los han ignorado

Con un saldo de 19 niños y 7 adultos fallecidos, el colapso del Colegio Rébsamen, que a la fecha permanece en ruinas, fue una de las mayores tragedias que dejó el sismo.

El camino en busca de justicia de los padres afectados no ha sido fácil en ninguno de los frentes: el legal y el sentimental, aunque el Gobierno capitalino ofrezca reportes diarios sobre “acciones emprendidas ante el sismo”.

Ángeles Contra la Impunidad es una asociación que congrega a las personas que reclaman conocer la verdad.

En entrevista, Mireya Rodríguez y Alejandro Jurado, padres de Paola Jurado Rodríguez, niña de 7 años que perdió la vida tras quedar sepultada entre los escombros de la escuela, recuerdan a su hija como una niña tierna y amorosa que no dudaba en expresar sus sentimientos, que gustaba del deporte y aspiraba a dedicarse a la medicina, como su mamá.

“El 26 de septiembre nos reunimos con la delegada con licencia, Claudia Sheinbaum, y ella prometió entregarnos la documentación, la cual sí nos entregó en una carpeta pero únicamente hasta el 2014 y era lo mismo que lo publicado en su portal de transparencia.

Afortunadamente y gracias al InfoDF se tuvo que abrir y entregar esa documentación que la hoy candidata de Morena a la Jefatura de Gobierno había reservado por más de 20 años; de ahí en fuera no hemos tenido comunicación ella.

Paola era una niña que no debió haber perdido la vida por irresponsabilidades e irregularidades, al igual que sus 18 compañeros, porque este Colegio debió haber estado cerrado, debió haber sido clausurado por la delegada y no lo hizo”, explica Jurado.

La principal exigencia va dirigida a la áreas correspondientes de Protección Civil, de la Delegación Tlalpan, el Invea, Seduvi, el Instituto para la Seguridad de las Construcciones en la capital y los servidores públicos involucrados “porque así como yo tuve que ir a identificar a mi hija, ellos también deben dar la cara”, indica Jurado.

Gracias al Info DF se tuvo que abrir y entregar la documentación que Claudia Sheinbaum había reservado por más de 20 años

in embargo, también el reclamo consiste en “invitar a todas las autoridades a que ayuden a que se esclarezca el caso y que reconozcan que se cometieron errores que les costó la vida a 26 personas, 19 niños y 17 adultos.

El colegio fue su segunda casa y se convirtió en la tumba de nuestros niños.

Eso es lo que exigimos: que otros papás no vuelvan a tener esta mala experiencia, porque todos pusimos nuestro granito de arena para formar ciudadanos, buenos ciudadanos, y en este caso las autoridades nos defraudan, porque no hicieron su trabajo”, sostiene Mireya entre lágrimas.

“No fue obra de la naturaleza”

Miriam Rodríguez Guise, madre de José Eduardo Huerta Rodríguez, menor de 7 años que murió en el colapso del colegio, recuerda que él se caracterizaba por ser un niño alegre al que le encantaba su escuela.

“Al día de hoy lo extraño demasiado, porque a cada segundo lo recordamos y a cada segundo sufrimos porque ya no está con nosotros”.

“Fue un niño feliz y me queda esa satisfacción porque yo di todo por él: nunca escatimé en nada, ni en su educación, ni en el amor. También le di mucho tiempo de calidad, no de cantidad, y eso a mí como madre me deja muy satisfecha”, sostiene.

Al principio los padres que perdieron a sus hijos pensaron que el derrumbe del Rébsamen fue por el desastre natural, sin embargo, se dieron cuenta que se debió a las irregularidades del colegio

Tras el sismo, Miriam relata que Sheinbaum se acercó para brindar apoyo y que incluso tenía la intención de establecer una mesa trabajo con los padres de familia, la cual nunca se concretó.

Luego salieron a relucir las irregularidades y si bien ella entregó una carpeta relacionada, ésta está incompleta, porque no venían todos los permisos regulados por la delegación.

“Al principio nos ofreció ayuda y ya después nos cambió y empezó a ocultar la información, nos queda muy claro que la señora no quiere trasparentar nada y quiere hacer caso omiso de todo esto que está pasando”, acusa.

Algo inaceptable es que a seis meses ninguna persona implicada está en la cárcel, sobre todo la dueña de este Colegio (Mónica García Villegas). Para nosotros es importante que las autoridades den con el paradero de esta persona y que dé la cara, así como también estamos pidiendo a nuestra delegada de Tlalpan que también dé la cara, que entregue la información, que transparente todo y que demuestren si es que existen esos permisos que fueron avalados por ellos”, señala.

“La gente piensa que uno está con su dolor, que ve fantasmas y no es así. Es una realidad lo que nos está pasando y es un hecho que mi hijo hoy en día no está conmigo, y eso me duele y creo que también le duele al pueblo mexicano.

Porque no nada más fue mi hijo, fueron otros 18 niños más 7 adultos y no es posible que esto quede así como si nada y los funcionarios escondiéndose; lo que busco es que toda la gente se dé cuenta de que es verdad lo que nosotros estamos diciendo y que aparte nuestros funcionarios y dependencias respondan, porque ellos hablan de transparencia y eso es lo que busco, porque la justicia se exige, no se ruega”

Eduardo Díaz Velázquez, otra víctima del Colegio, es recordado por su madre, Ana Velázquez, como “un niño obediente, sensible, maduro y consciente de las cosas que pasaban a su alrededor”, porque cuando fue el sismo del 7 septiembre él quiso donar juguetes a los damnificados.

“Este medio año ha sido de altibajos bastante fuertes. Empezamos como papás pensando que esto había sido obra de la naturaleza, pero al irnos enterando de todas las irregularidades que había entorno al colegio, entendimos que no era simplemente obra de la naturaleza: que la muerte de nuestro hijo no había sido algo fortuito, sino resultado de una serie de irregularidades sumadas por personas que desafortunadamente desencadenaron este incidente”.

De acuerdo con Ana Velázquez, los reclamos no tienen fines políticos.

4
Órdenes de aprehensión en contra de involucrados

“Nosotros no estamos buscando dar una tendencia política a nuestra causa, porque nuestra causa es meramente encontrar justicia para nuestros niños que es lo menos que se merecen […] Nos gustaría que se haga un llamado a las autoridades y a todas las personas que tienen en sus manos la toma de desiciones éticas y que quede muy claro que la forma en que está operando nuestro sistema, envuelto de corrupción, puede llegar a matar y ese fue el caso”.

El bufete de abogados Fuentes León, quien asesora a los padres de las víctimas y demás involucrados que sufrieron algún tipo de afectación, aseguró a Reporte Índigo que el tema continúa siendo estudiado y que debido a la circulación de nueva información es imposible emitir una opinión actualizada respecto al caso.

Hasta el momento, se han girado 4 órdenes de aprehensión en contra de involucrados, tres en contra de Directores Responsables de Obra (DRO) y otra en contra de la dueña y directora del Colegio, Mónica García Villegas.

Continúa leyendo:

El viacrucis de los damnificados del 19s por Imelda García