“La jefa de Gobierno no tiene escoltas”, dijo la mandataria capitalina, Claudia Sheinbaum, ante la presencia de dos escoltas armados que resguardaban a la abogada y defensora de Derechos Humanos, Ana Katiria Suárez Castro, en la manifestación del 8 de Marzo.

La abogada es beneficiaria del Mecanismo de Protección a Defensores de los Derechos Humanos y Periodistas debido a los ataques recibidos por defender casos de violencia y abuso sexual como el de Yakiri Rubio, la joven que asesinó a un hombre en defensa propia mientras él la estaba violando.

Claudia Sheinbaum Pardo acusó a los escoltas de la abogada por portar armas de fuego y, presuntamente, robar escudos de policía para guardarlos en la cajuela de su automóvil.


“La jefa de Gobierno no tiene escoltas, no va conmigo gente armada, nunca, a ningún lugar… y en cambio ayer, no sé qué persona tiene que marchar en una marcha con escoltas armados… Entonces, no se usa gas pimienta, no se usan balas de goma”.

Los escoltas de la abogada, de apellidos Landín y Rocha, fueron detenidos luego de que, tras la marcha, la abogada fuera encañonada cuando se encontraba a bordo de su vehículo.

Presuntamente, alrededor de las 20:00 horas, la defensora y sus escoltas fueron interceptados por dos motocicletas en la esquina de Izazaga y Simón Bolívar y los encañonaron para que bajaran del vehículo.

“Nos patearon, nos empuñaron con la pistola, está muy grave. Estamos resguardadas por un grupo de mujeres que no dejan pasar a los policías”, señaló la abogada.

Los policías desalojaron el automóvil y se llevaron a los dos escoltas, mientras que la abogada y sus acompañantes fueron resguardadas por un grupo de mujeres que se encontraban en la manifestación.

“Landín y Rocha se identificaron, les dijeron que eran federales y en cuanto eso les dijeron bajaron a Rocha, lo desarmaron y empezaron a amedrentarnos y empezaron a llegar más y más y más policías”, dijo la abogada.

“Vinieron camiones con mujeres policías a rodearnos, nos trataron de detener a mi hermana, a mí y a todas. Un grupo de mujeres nos protegió, se llevaron el coche de la escolta”.

Ante ello, la jefa de Gobierno señaló que ella “respeta” el trabajo de Ana Katiria Suárez, pero considera que no fue correcto asistir a la marcha con personas armadas con pistolas nueve milímetros y además hayan robado escudos de la policía.

“¿Eso sí se vale, aunque seas defensora de Derechos Humanos?”, cuestionó Sheinbaum.


“Una cosa es eso y otra cosa es tener un escolta armado en una manifestación pacífica, supuestamente, ¿no?, donde no hay uso de la fuerza por parte de la Policía, y otra cosa muy distinta es robarse escudos de la Policía y guardarlos en la cajuela”.

Sheinbaum apuntó que, aunque se revisará la forma en que ocurrió la detención, la abogada también deberá explicar por qué tenía escudos de la policía al interior de su vehículo y por qué asistieron personas armadas a la manifestación.

“Entonces, claro que respetamos su trabajo, y claro que tiene que revisarse la manera en que hubo la detención de estos escoltas, pero ella tiene que explicar qué hacía con escudos de la Policía en su vehículo, porque una cosa es ser defensora de Derechos Humanos y otra es robarse escudos de la Policía, y también tienen que explicar por qué había gente armada en la manifestación”.

Señaló que será la Fiscalía General de Justicia de la CDMX (FGJCDMX) quien determine si se abre o no una carpeta de investigación por la portación de armas y supuesto robo de escudos.

Te puede interesar: Cesan a jefe de Policía Bancaria e Industrial tras detención de periodistas en marcha 8M